“La Argentina no tiene destino si no construimos una política común con los sectores ligados a la agroindustria y agropecuaria. El debate del pequeño y mediano productor y el debate por la descentralización productiva y urbanística trasciende lo económico”.

Esas fueron las palabras de Fernando “Chino” Navarro, secretario de Relaciones Parlamentarias de la Jefatura de Gabinete y líder del Movimiento Evita, durante su exposición en el último día del congreso anual que lleva adelante la Asociación Argentina de Productores en Siembra Directa (Aapresid) bajo el lema “Siempre verde, siempre diverso”.

En un panel, donde distintos referentes contaron cómo se gestó el programa Argentina Armónica, el dirigente social dijo estar convencido que no se tiene futuro “si no nos abrazamos a la Argentina productiva, federal y del interior, que no es el interior sino el centro”.

Argentina Armónica promueve un diálogo entre sectores como “iniciativa conjunta de las universidades nacionales de Córdoba y de Tres de Febrero y la Fundación Educar para un Mundo Mejor, con el apoyo y el impulso de la Secretaria de Relaciones Parlamentarias, Instituciones y con la Sociedad Civil de Jefatura de Gabinete de Ministros y la Secretaría de Asuntos Estratégicos de Presidencia de la Nación”.

“Hay una cuestión que va más allá que es el dolor de un padre porque continuó la tarea de su abuelo en 30 o 50 hectáreas, con las dificultades que tienen y tiene a su hijo, no quiere continuar en el pueblo o trabajando en ese campo y no porque no le guste, sino porque no hay caminos, no hay conectividad, porque se sienten que siempre pierden y que la política o el Estado no los consideran”, señaló.

Durante el encuentro, Navarro recordó sus tiempos de estudiante cuando ya de grande decidió retomar la carrera de abogacía en la Universidad del Salvador, donde cursaba con chicos del interior del país. “Lo que yo creía del conflicto de la 125 no tenía nada que ver. Yo estaba totalmente confundido, ahí me di cuenta que habíamos cometido errores y me empecé a interesar mucho por el tema agroindustrial, tratando de escuchar y fui construyendo relaciones muy buenas, hasta el punto de que he visitado a muchos de ellos”, relató.

Construir en la diversidad, en la pluralidad, con debates y consensos fértiles y creando puentes. Ese fue el espíritu de la iniciativa multisectorial Argentina Armónica que tuvo como objetivo generar un marco de diálogo con actores sociales, políticos y técnicos de distintas banderas políticas que aporten una mirada diversa para construir políticas de desarrollo con equilibrio territorial y arraigo en distintas regiones del país. Para Navarro, “había que construir puentes porque no se podía seguir peleando, echándonos la culpa de los problemas del país, que cada vez eran peores”.

En este sentido, Gustavo Béliz, secretario de Asuntos Estratégicos de Presidencia y uno de los mentores junto a Navarro, contó detalles del proyecto multisectorial. “Es una gran diagonal que debemos construir y consolidar para la Argentina, así como los sectores productivos ya no se pueden clasificar en términos clásicos como agro, industria y servicios porque hoy lo tecnológico atraviesa todos los sectores incluida la producción primaria”, indicó.

Entrada anterior El Gobierno salteño busca fortalecer el desarrollo estratégico productivo en la Provincia
Entrada siguiente ¿Por qué está enojado el Presidente?