El Gobierno nacional acepta una apertura como corredor seguro, esto quiere decir, que solo se permitirá que ingresen nacionales y extranjeros residentes, pero hasta el momento, no se permitirá el ingreso de extranjeros para hacer turismo. Las gestiones para la apertura de la frontera entre Foz Iguazú (Brasil) y Puerto Iguazú (Argentina) como corredor turístico se encuentran paralizadas.

Las autoridades del Estado de Paraná (Brasil) no comparten la necesidad de implementar estas estrictas medidas de control, ni entre los que cruzarían hacia Foz y tampoco entre los que ingresarían a Puerto Iguazú a través del Puente Internacional Tancredo Neves.

Para los funcionarios de salud de Brasil, el pasaporte sanitario no es necesario porque el 92 por ciento de los brasileños ya están vacunados, al menos con una dosis. De igual manera, el Gobierno de Misiones ratificó la necesidad del pasaporte sanitario que, además de la vacuna contra el Covid-19, incluso un test de antígeno o PCR negativo realizado en las últimas 72 horas, como requisito para un paso seguro.

Ante esto, se rechazó el borrador de protocolo presentado por las autoridades del Estado de Paraná en una reunión virtual que se realizó días tras. Por el momento esperan reunirse en forma virtual otra vez y lograr un protocolo de consenso. “Nosotros hicimos todos los deberes”, aseguraron desde el Ministerio de Salud Pública, incluso ya está dispuesto el centro de testeo en la frontera para poder recibir a los brasileños.

“Queremos reactivar el turismo”

La gestión con el Gobierno nacional tampoco fue fructífera, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, ratificó que están abiertos a implementar nuevos corredores seguros como los dos que desde ayer fueron autorizados en Mendoza, pero estos se ajustarán a la normativa nacional vigente en materia de ingreso de personas al país. La normativa nacional vigente autoriza el ingreso de extranjeros, no contempla el turismo como razón para hacerlo.

Aunque para el Gobierno nacional, la habilitación de los dos pasos fronterizos en Mendoza por ahora es sólo para que crucen argentinos y extranjeros residentes en Argentina, no descarta para más adelante una “prueba piloto de turismo internacional”.

Según remarcaron desde el Gobierno de Misiones, “no queremos abrir la frontera sólo para recibir a los argentinos varados, sino principalmente para poder reactivar el turismo en la ciudad que tiene una de las siete maravillas naturales del mundo”.

Entrada anterior «Ficha limpia va a impedir que los corruptos ocupen cargos públicos»
Entrada siguiente Massa y Máximo Kirchner desembarcan en municipios opositores del interior bonaerense