La vicepresidenta protagonizó el acto de cierre de campaña del Frente de Todos. Sus cinco frases más resonantes.

Con su habitual verborragia, Cristina Kirchner protagonizó este jueves el acto de cierre de campaña del Frente de Todos antes de las PASO. Aunque la última palabra la tuvo el Presidente, la vice marcó el tono del discurso. Reveló enojos con el PJ, con Máximo Kirchner y con Alberto Fernández, se definió como una «groncha peronista» y hasta cometió un desliz sobre los Reyes Magos.

El Presidente fue el último en ingresar al escenario, en Tecnópolis. Ya lo esperaban Cristina y los precandidatos, que habían entrado con anuncios pomposos de los locutores. Casi sin descanso, la expresidenta rompió filas y tomó el micrófono para despacharse con un discurso de casi una hora.

«Qué rápido todo. Acostumbrada a los actos y discursos kilométricos, acá estamos», avisó mientras se acomodaba al frente del escenario. Y después, durante más de 50 minutos, apenas tomó respiro.

«Groncha peronista»

Uno de los momentos más encendidos fue cuando criticó a María Eugenia Vidal por la adquisición de un departamento en una lujosa zona de Recoleta. Entonces dejó una frase llamativa y se definió como una «groncha peronista».

«Pónganle que yo soy una groncha peronista, una morocha peronista, pero esto que estoy diciendo me lo enteré por una rubia, que no es peronista, no es groncha y que si esto fuera una monarquía no sería menos que duquesa», dijo Cristina.

Los Reyes Magos y un curioso pedido

En otro tramo volvió a señalar a la oposición por el pedido para modificar el régimen de indemnización ante despidos laborales. Apuntó contra Juntos por el Cambio y también contra el periodismo, antes de dejarse llevar por la exaltación.

«Somos todos grandes; basta, viejo. Los Reyes Magos son los papás, no jorobemos más», aseguró, convencida. Pero rápidamente reculó, atenta al público más joven que pudiera estar escuchándola.

«Ay, me van a matar los padres, ¿no? Ay, me di cuenta, me di cuenta, esta cosa que se me sale… Helena me está mirando«, lamentó Cristina, dirigiéndose -casi sotto voce— a los precandidatos y haciendo referencia a su pequeña nieta (5 años), hija de Florencia Kirchner.

Y, en tono jocoso, realizó un insólito pedido: «Por favor, corten esa parte, que los padres me van a matar y con mucha razón. Yo con mis nietos… ¡por favor!».

El enojo de Máximo y de Alberto

En otro tramo, reveló un motivo de molestias con su hijo Máximo Kirchner y con Alberto Fernández. Un enojo que se centra en el manejo del control remoto del televisor.

«Anoche prendo la TV. Máximo se enoja y Alberto también, porque dicen que yo miro TN y LN+. Pero bueno, yo los miro, eh», comenzó Cristina. Provocó una sonrisa del mandatario nacional y un «cabeceo» de sorpresa de Máximo.

Rápidamente aprovechó para apuntar otra vez contra la oposición y su afinidad con algunos medios: «Estaba el expresidente (Macri) en su canal, en LN+». Una ocurrencia que desató una carcajada de Alberto Fernández y una ola de aplausos de los precandidatos y los funcionarios que siguieron in situ el acto.

Críticas al PJ

Después de la polémica por su exclusión de un afiche electoral del PJ, Cristina volvió a cuestionar al aparato peronista. Lo hizo al desmentir que el partido no haya «dejado gobernar» a Mauricio Macri.

«Amigo, lo llevaste a Pichetto de vicepresidente que fue presidente de bloque y te votaba hasta el café con leche y decís que no te dejamos gobernar», expresó la vicepresidenta.

«En el Senado, mi partido votó los tres allanamientos en mi casa. Le votaron todo: los fondos buitres, la reforma provisional», recordó.

Cepo a la carne

Volvió a hablar sobre el cepo a la exportación de carne. Ya lo había hecho hace dos días, cuando cruzó a un carnicero que cuestionó la medida. «Lo dice un carnicero, y encima lo dice en TN», minimizó en esa oportunidad.

Este jueves pidió «dejar de mentirle a la gente» e impulsar un debate sobre la exportación y la balanza comercial.

«Obvio que si yo tengo vacas quiero poder venderlas al precio dólar. El problema es qué hacemos. Te dejamos que vendas al precio que quieras y que la gente no coma carne. Y eso es lo que tenemos que discutir. No hay que mentirle más a la gente», dijo Cristina.

Y lanzó una pregunta casi retórica: «¿Están dispuesto los argentinos a no comer carne para que la Argentina tenga más ingresos y que los producen tengan más plata? Eso es lo que hay que discutir».

Entrada anterior En unos días, se reabrirían las negociaciones con las autoridades brasileñas para la apertura de la frontera
Entrada siguiente Victoria Tolosa Paz: más allá del garche y la astrología