La comitiva argentina llevó más gente de lo esperado, incluyendo dirigentes sin vinculación alguna con los países a los que visitaron. Además de Rusia, China y Barbados, el grupo se detuvo en la capital española, donde aprovecharon para pasear por el Paseo de los Recoletos.

A pesar de las incontables veces que los asesores del gobernador de la provincia de Buenos Aires buscaron aclarar los pormenores de la gira oficial, lo cierto es que la gruesa comitiva argentina llevó adelante un extenso viaje por el mundo en medio de una de las crisis más graves de la historia contemporánea argentina.

Como suele suceder en los viajes organizados por gobernantes argentinos, la cantidad de dirigentes que participaron de la gira fue, por lo menos, excesiva. Mientras los países más desarrollados llevan apenas al presidente, uno de los ministros y sus respectivos asistentes, la argentina fue conformada por Alberto Fernández; los gobernadores Axel Kicillof (Buenos Aires), Raúl Jalil (Catamarca), Arabela Carreras (Río Negro); el intendente de José C. Paz, Mario Ishii, quien mantiene una estrecha relación con el gobierno ruso; entre otros funcionarios como Julio VitobelloGabriela CerrutiSantiago CafieroCecilia NicoliniCecilia Todesca e Inés Arredondo, el senador Adolfo Rodríguez Saá y el diputado Eduardo Valdés. Cada uno, además, con su respectivo asistente.

Desde el punto de vista turístico, el viaje fue por demás pintoresco y a un costo astronómico. De la China de Xi Jinping a la Rusia de Vladimir Putin, y de ahí sin escalas al Caribe para visitar Barbados, una de las principales cunas de las empresas off shore, donde el presidente Alberto Fernández.

En el medio hubo una escala en Madrid, en la que varios de los integrantes de la comitiva aprovecharon para hacer algo de turismo. Entre ellos, el gobernador Axel Kicillof fue sorprendido por una turista argentina mientras tomaba un café junto a Raúl Jalil y una asistente en el Paseo de los Recoletos, un coqueto boulevard que forma parte de la prolongación del Salón del Prado.

En cuestión de minutos, estallaron las redes sociales. “Cada uno pasea por donde quiere, más cuando el viaje lo pagan otros”, aseguró un usuario. “Lo reconocieron por la altura”, ironizó otro. “¿Vos decís que está parado?”, se preguntó una de las seguidoras.

De un modo u otro, los integrantes de la comitiva argentina se salieron con la suya y recorrieron el mundo financiando el viaje, una vez más, con el bolsillo de todos los argentinos.

Entrada anterior Senadores de Juntos rechazan el despliegue de misiles sobre las Islas Malvinas
Entrada siguiente «Chino» Navarro: el FdT «tiene los votos» para aprobar acuerdo con el FMI en el Congreso