La ex ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, se metió en medio de la disputa entre en Sergio Berni y Aníbal Fernández.

La ex ministra de Seguridad de la Nación durante el gobierno de Mauricio Macri, Patricia Bullrich, se metió de lleno este lunes en medio de la pelea entre Aníbal Fernández y Sergio Berni y no se la dejaron pasar.

En un intento por sacar rédito político de la muerte de más de 20 personas tras consumir cocaína adulterada, Bullrich cargó este lunes contra el ministro de Seguridad de la Nación y acusó a Aníbal Fernández de «ir para atrás en la lucha contra el narcotráfico».

Fernández recogió inmediatamente el guante y respondió en un mismo tuit a Berni y a Bullrich. «Por la mañana me agravia Berni y por la tarde Bullrich. Te dije que eran lo mismo», disparó.

Aunque sin nombrarlo Berni había tirado esta mañana munición gruesa contra Fernández. «Si nosotros no sacábamos la droga de circulación había cerca de 3 mil muertos» aseguró y advirtió que «nadie estuvo trabajando con nosotros codo a codo».

Y siguió: «Desde el mismo momento que allanamos Puerta 8, nadie se puso a disposición para ver en qué podía ayudar. Usted me vio en la villa trabajando, además del ministro de Salud Nicolás Kreplak y del jefe de asesores Carlos Bianco, ¿usted vio a alguien más? Esa noche, en absoluta soledad no vi a nadie. Recorrí San Martín y Hurlingham en soledad».

Sobre el cruce mediático con Aníbal Fernández, no quiso retrucar: «Que explique él lo que hizo. No debemos desviar el eje de esta problemática. Están aquellos que quieren discutir qué pasó con Aníbal y estamos aquellos que queremos discutir cómo terminar el narcotráfico que aumenta todos los días».

«Es el momento de empezar a discutir el problema del narcotráfico pero, también, la prevención y el consumo. En Argentina tenemos que empezar a discutir campañas de prevención de verdad», sentenció.

Entrada anterior Con o sin acuerdo con el FMI, el kirchnerismo tendrá que afrontar costos políticos
Entrada siguiente El Vaticano mueve a sus diplomáticos de Hong Kong y Taiwán y rediseña su relación con China