La propuesta del republicano Marco Rubio y el demócrata Bob Menéndez pide a los secretarios de Estado y de Defensa que presenten un plan de estrategia al Congreso para aumentar la seguridad de países aliados en la región

Dos senadores hispanos introdujeron el lunes en el Senado estadounidense un proyecto de ley para aumentar la cooperación en seguridad con Latinoamérica y contrarrestar la influencia “desestabilizadora” de China y Rusia en la región.

La propuesta del senador republicano Marco Rubio y el demócrata Bob Menéndez pide a los secretarios de Estado y de Defensa de Estados Unidos que presenten un plan de estrategia al Congreso para aumentar la defensa seguridad de países aliados en la región.

En un resumen del proyecto de ley, los senadores dicen que regímenes totalitarios en Latinoamérica y las actividades de China y Rusia en la región suponen un riesgo para la seguridad nacional de Estados Unidos. Como ejemplo, hablan del apoyo financiero que China ha otorgado al régimen de Nicolás Maduro en Venezuela.

El proyecto de ley, llamado Western Hemisphere Security Strategy Act of 2022, pide que el plan a presentarse en el Congreso incluya “actividades para contrarrestar la influencia maligna de actores estatales y organizaciones criminales transnacionales.”

También pide propuestas para frenar el tráfico de drogas y aumentar la transparencia y rendición de cuentas de instituciones de defensa y seguridad en la región. Rubio, que representa a la Florida, forma parte del Comité de Inteligencia del Senado, y Menéndez es el presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado.Xi Jinping junto al presidente de Argentina, Alberto Fernández (REUTERS)Xi Jinping junto al presidente de Argentina, Alberto Fernández (REUTERS)

En los últimos años, China ha reemplazado a EEUU como el principal socio comercial de varios países de América Latina y, al mismo tiempo, financia importantes inversiones en infraestructura, incluida la construcción de la red celular de la región, que EEUU considera un riesgo de seguridad.

Mientras tanto, Rusia es un importante proveedor de apoyo militar y armas para Cuba, Nicaragua y Venezuela, los tres principales adversarios de Estados Unidos en la región a la que generaciones de legisladores estadounidenses se han referido como el patio trasero de Washington.

Si se aprueba, el proyecto de ley requeriría que los Secretarios de Estado y de Defensa presenten conjuntamente dentro de los 180 días una estrategia para mejorar el compromiso diplomático y la asistencia de seguridad en el Hemisferio Occidental en temas que van desde el tráfico de drogas hasta el crimen transnacional. Los pasos concretos incluirían aumentar los ejercicios de entrenamiento militar con las naciones amigas y los esfuerzos para mejorar su capacidad para realizar operaciones de socorro en casos de desastre.

“No hay mayor amenaza en nuestra región que la creciente intromisión de Rusia y China en América Latina y el Caribe”, dijo Rubio en un comunicado.Foto de archivo de Vladimir Putin saludando a su par de Venezuela Nicolas Maduro en el Kremlin (Sergei Chirikov/REUTERS)Foto de archivo de Vladimir Putin saludando a su par de Venezuela Nicolas Maduro en el Kremlin (Sergei Chirikov/REUTERS)

“Es imperativo que Estados Unidos sea estratégico y proactivo en el fortalecimiento de las asociaciones de seguridad con las democracias de las Américas”, agregó Menéndez. “Este proyecto de ley reconoce la importancia geopolítica de América Latina”.

Hace unos meses, el doctor Robert Evan Ellis, profesor investigador de Estudios Latinoamericanos del Colegio de Guerra del Ejército de Estados Unidos, destacó que “con más empresas y personal chino en la región, la República Popular de China se ve impulsada a interesarse más en las condiciones y asuntos internos de la región”. Además,resaltó que “China ayudó al régimen de Maduro a espiar a la oposición en Venezuela”.

Esto demuestra la fuerte presencia del gigante asiático en nuestro hemisferio y su participación en el detrimento de la democracia de los países latinoamericanos. Ellis lamentó que hay regímenes populistas en América Latina que, a su entender, buscan cómo controlar a su población de la misma manera que lo hace China.

Entrada anterior El Municipio de Almirante Brown avanza con la instalación de «Puntos Seguros»
Entrada siguiente El cruce por Malvinas entre la canciller británica y un periodista chino que se hizo viral