El primo del ex presidente Néstor Kirchner fue funcionario del área de Obras Públicas y no pudo justificar su patrimonio

Se pospuso en varias ocasiones. Pero finalmente hoy a partir de las 10 el juez Julián Ercolini tomará declaración indagatoria por el delito de enriquecimiento ilícito a Carlos Santiago Kirchner, primo del ex presidente Néstor Kirchner. El llamado a declarar se decidió el año pasado porque el ex funcionario público aumentó su patrimonio de manera considerable durante los en los que cumplió tareas en el área de Obras Públicas durante las presidencias de Néstor y Cristina Kirchner.

Carlos Kirchner estuvo a cargo desde julo 2005 de la Subsecretaría de Coordinación de Obra Pública Federal que dependía del ministerio de Planificación que fue encabezado por Julio De Vido. Esa repartición a su vez dependía de José López, ex secretario de Obras Públicas y célebre por haber lanzado bolsos repletos de dólares en un convento. De Vido está investigado por enriquecimiento ilícito, López ya fue condenado por ese delito.

Carlos Kirchner es también uno de los que está sentado en el banquillo de los acusados -junto a Cristina Kirchner, entre otros- en el juicio que se realiza por la entrega millonarios contratos de de obra pública al empresario Lázaro Báez quien ingresó a la actividad de la construcción cuando su amigo Néstor Kirchner llegó a la presidencia de la Nación.

El período de investigación sobre el patrimonio de Carlos Kirchner se extiende desde el año 2005, cuando ingresó a la administración pública nacional, hasta 2017, dos años después de la finalización del gobierno de los Kirchner. Antes de llegar al cargo de subsecretario de Coordinación de Obra Pública Federal, Carlos Kirchner había sido funcionario de la municipalidad de Río Gallegos y del Instituto de Desarrollo Urbano y Vivienda de la provincia de Santa Cruz.

El caso se inició en 2016 y el año pasado el fiscal Gerardo Pollicita había solicitado la indagatoria de Carlos Kirchner y también las de su esposa Cecilia Saade y de su hijo Carlos Jorge. El pedido de indagatoria se hizo luego de que Carlos Kirchner y sus familiares hicieran una justificación del modo en el que compró los bienes que se detectaron.

Según se expresó en aquel pedido de indagatoria el ex funcionario había utilizado a sus familiares como testaferros para blanquear dinero y bienes que él no podía justificar. También utilizó sociedades -una de ellas situada en Miami, Florida, Estados Unidos-para realizar las maniobras descubiertas durante la investigación judicial.

En el momento que pidió la indagatoria Pollicita había dicho que:”El detalle del patrimonio de Carlos Santiago Kirchner en el período investigado —comprendido entre el 28 de julio de 2005 al 9 de diciembre de 2017— permite concluir a este Ministerio Público Fiscal que el mismo ha evolucionado prima facie en forma desproporcionada con respecto a sus ingresos, así como también, que ha aumentado injustificadamente tanto el patrimonio de su esposa, Cecilia Catalina Saade, de su hijo, Carlos Jorge Kirchner, como el de las firmas K-Sanc S.A. y K- Joro Real Estate Investment, LLC”.

Se determinó que Carlos Kirchner-durante el período investigado- compró 13 inmuebles en el país, uno en el exterior, 14 autos, alguno de ellos de lujo y una embarcación. Los inmuebles comprados en el país fueron valuados por el Tribunal de Tasaciones de la Nación en U$D 1.855.154 y $1.000.320. La propiedad adquirida en Sunny Isles Beach en Miami, se pagó U$D 625.000 y la embarcación fue valuada en U$D 40.000.

El listado de autos que compró Carlos Kirchner-según lo determinó el fiscal- mientras fue funcionario público es la siguiente: “Porsche Cayenne, Audi A3, Audi A5, Mercedes Benz E350 coupé, Mercedes Benz C63 AMG, Peugeot 4008 Feline, Subaru Forester, Peugeot 308 y Toyota Hilux, dos Volkswagen Golf, Volkswagen Saveiro, Renault Torino y Volkswagen Escarabajo”. El ex funcionario gastó solo en autos la suma de $3.525.457,88.

Cuando justificó el pedido de indagatoria Pollicita había dicho que: “El ex funcionario a título personal o a través de personas interpuestas realizó operaciones de cambio por prácticamente un millón de dólares (U$D 917.461), incorporó aportes societarios en efectivo por un total de U$D 435.000 y $1.167.264, donó a su esposa y a sus hijos la suma de $2.932.068,80, constituyó millonarios plazos fijos en moneda local y en dólares estadounidenses y poseyó cientos de miles de pesos y dólares en efectivo, todo ello en forma desproporcionada en relación al nivel de ingresos y gastos generados”.

El fiscal había concluido que: “Corresponde señalar que resulta tan significativo el aumento patrimonial de Carlos Santiago Kirchner y de las personas que habrían actuado en forma interpuesta Cecilia Catalina SAADE, Carlos Jorge Kirchner, K-Sanc S.A. y K-Joro Real Estate Investments, LLC en el período 2005- 2017, que lo adquirido supera en más de tres veces lo percibido, evidenciando una desproporción apreciable e injustificada entre ingresos y egresos de fondos”.

Las indagatorias se habían fijado para el año pasado pero se habían suspendido. Hoy por la mañana y a través de la plataforma Zoom, Carlos Kirchner tendrá la oportunidad de defenderse. Para el fiscal no puede justificar el aumento de sus bienes. Será el juez el que defina si el ex funcionario y sus familiares deben ser procesados o no por el delito de enriquecimiento ilícito.

Entrada anterior Larreta postergó más de un mes la revisión paritaria y los Metrodelegados podrían activar protestas
Entrada siguiente Tras su gira internacional, Alberto Fernández retoma la agenda oficial: FMI, inflación y sesiones extraordinarias