Las cifras de bajas en combate preocupan a Putin y revelan la debilidad de su estrategia militar en el país vecino

Las muertes de soldados rusos siempre ha sido un tema crítico para Vladimir Putin, que intenta a toda costa que la opinión pública rusa no conozca la dimensión de las bajas. Sucedió en el conflicto de Crimea en 2014, cuando periodistas intentaron cubrir los funerales de 400 militares y el Kremlin lo impidió. Y ahora podría estar sucediendo algo similar con la invasión de Ucrania, ya que el Moscú esconde las cifras para no alarmar ni indignar a su población.

Funcionarios estadounidenses y europeos consultados por The New York Times creen que unos 400 soldados rusos podrían estar muriendo a diario en el frente de batalla. Esto expondría la debilidad de la estrategia de Putin que ha asegurado que la la invasión a Ucrania es tan solo una operación militar limitada.

No obstante, es difícil conocer la cifra real de bajas rusas en combate. La información que llega es variada y difícil de comprobar. Sí se sabe de cómo las fuerzas ucranianas han resistido los ataques y también se tiene información de algunas unidades rusas que se han rendido ante el enemigo y se han negado a luchar.

Por ejemplo, para sorpresa de occidente, las fuerzas ucranianas pudieron soportar la violenta embestida rusa contra las ciudad de Kharkiv. Tras el feroz bombardeo, recuperaron el control de la ciudad. Restos carbonizados de de soldados rusos, tanques y vehículos destruidos yacían en los alrededores de Kharkiv.

Igor Konashenkov, portavoz del Ministerio de Defensa ruso, reconoció el domingo por primera vez que “hay soldados rusos muertos y heridos”, pero no reveló las cifras. No obstante, dijo que las pérdidas ucranianas fueron “muchas veces” mayores. Ucrania por su parte ha matado a más de 5.300 soldados rusos.Miembros del ejérctio ucraniano son vistos después de que Rusia lanzara una operación militar masiva contra Ucrania, en un punto de control en la ciudad de Zhytomyr, Ucrania 27 de febrero de 2022.  REUTERS/Viacheslav RatynskyiMiembros del ejérctio ucraniano son vistos después de que Rusia lanzara una operación militar masiva contra Ucrania, en un punto de control en la ciudad de Zhytomyr, Ucrania 27 de febrero de 2022. REUTERS/Viacheslav Ratynskyi

Un funcionario estadounidense calculó las pérdidas rusas hasta el lunes en 2.000, una estimación con la que coincidieron dos funcionarios europeos, informó The New York Times. El Pentágono dijo que las muertes rondan las 1.500 en cada bando, esto lo estimaron basándose en imágenes satelitales, interceptaciones de comunicaciones, redes sociales e informes de los medios sobre el terreno.

Si compara con la guerra que Estados Unidos libró en Afganistán (la más larga de su historia), la cifra de bajas en menos de una semana de conflicto en Ucrania son alarmantes. En 20 años murieron casi 2500 soldados estadounidenses en el país asiático.

Las muertes de soldados rusos preocupa a Putin, ya que si las cifras son ciertas como los informes de inteligencia revelan y esta información la conoce la población rusa, para el Kremlin será difícil conseguir apoyo interno y así conseguir su objetivo en Ucrania. Además, las bajas en el terreno también desmoralizarían a las tropas rusas que se encuentran en Ucrania.

Dados los numerosos informes de más de 4.000 rusos muertos en acción, está claro que algo dramático está sucediendo”, dijo el almirante James G. Stavridis, quien fue el comandante supremo aliado de la OTAN antes de retirarse. “Si las pérdidas rusas son tan significativas, Vladimir Putin tendrá algunas dificultades para explicarlo en su frente interno”.Militares ucranianos caminan junto a un vehículo dañado, en el lugar de un combate con tropas rusas, luego de que Rusia lanzó una gran operación militar contra Ucrania, en Kiev, Ucrania. 26 de febrero, 2022. REUTERS/Valentyn OgirenkoMilitares ucranianos caminan junto a un vehículo dañado, en el lugar de un combate con tropas rusas, luego de que Rusia lanzó una gran operación militar contra Ucrania, en Kiev, Ucrania. 26 de febrero, 2022. REUTERS/Valentyn Ogirenko

Por su parte, Adam B. Schiff, representante a la cámara de EEUU por el partido demócrata, agregó: “Va a haber muchos rusos volviendo a casa en bolsas para cadáveres y muchas familias rusas afligidas a medida que esto dure”.

La inteligencia estadounidense se declaró sorprendida al conocer que los soldados rusos han dejado los cuerpos sin vida de sus compañeros en el campo de batalla, informó The New York Times.

Ha sido impactante ver que están dejando atrás a sus hermanos caídos en el campo de batalla”, dijo Evelyn Farkas, funcionaria del Pentágono durante la administración de Obama. “Eventualmente, las mamás estarán como, ‘¿Dónde está Yuri? ¿Dónde está Maksim?’”.

Entrada anterior Apertura de sesiones. El gesto de Cristina Kirchner que fue repudiado por los usuarios en las redes
Entrada siguiente El discurso de Alberto Fernández no pudo disimular el quiebre entre su gobierno y el kirchnerismo