Un colono residente en Eldorado manifestaba así que tuvo que abandonar la producción de la chacra por el incesante pase de contrabandistas por su chacra hacia la Ruta Nacional Nº 12.

La chacra se encuentra ubicada en Puerto Esperanza y el colono es oriundo de Eldorado. El predio, de varias hectáreas, se encuentra lindando al Rio Paraná.

En un diálogo manifestaba que ““Tuve que dejar de cosechar mis productos de la chacra por miedo a los contrabandistas”.

El colono tiene plantas de cítricos y plantas anuales a las que tuvo que abandonar hace mas de un año, por la cantidad de contrabandistas que utilizan la chacra camino desde y hacia el Rio Paraná. La capuera rápidamente reclamó lo suyo y va camino a la pérdida de esas plantas en un par de años si no toma decisiones de que hacer.

La mayoría de los contrabandistas, por el acento que los escuchó hablar, responde al vecino país del Paraguay.

“Cosechaba cítricos de mis plantas, como también de las plantas anuales que tenía pero el miedo que me invadía cada vez que iba con mi camioneta, era que podía volver caminando o, directamente, no volver de allí” manifestaba acongojado y triste por la pérdida económica que ello le implica.

Para el trabajo de la chacra, se desplazaba con una camioneta, de tracción integral, la camioneta ideal para trasladar artículos de contrabando por los caminos de tierra misionero. Allí justamente radicaba el mayor miedo del colono: el robo de la camioneta y lo que pudiera ocurrir con el y, también, a su familia si iba con el.

El lugar exacto de la chacra en Esperanza como el nombre del colono se mantiene en anonimato, por expreso pedido del entrevistado.

Incluso pedía no aportar muchos datos sobre lo que vivía y hacía, pues ha abandonado completamente la chacra que tenía por el miedo que le daba vivir esa situación de indefensión e inseguridad total en que se encontraba.

“Prefiero comprar a otros la producción que tenía en mi chacra, ir con tranquilidad a comprar a otro colono lo que yo produzco y vendo, ganar menos en el compra-venta pero no vivir con mas el corazón en la boca cada vez que iba a la chacra. Yo no sé lo que llevaban, tampoco miraba y menos preguntaba. Cada vez que iba, los escuchaba pasar o, varias veces, pasaban a metros donde yo me encontraba y hasta me saludaban. Los observaba que iban armados. Así no se puede vivir, no se puede trabajar” manifestaba el colono.

El contrabando en Misiones

El tráfico de contrabando ha aumentado considerablemente desde la pandemia, la que se potenció con la diferencia de la cotización de la moneda Argentina respecto del paraguay. En este día de publicación, el diario refleja varios casos de contrabando de todo tipo: cubiertas, mercaderías, pollo, aceite, marihuana, etc.

Los casos donde no son interceptados los contrabandos es aún mayor, indican los ribereños de diferentes localidades que este medio pudo dialogar durante meses.

Los rumores de los lugares de pasos se conocen en esas localidades o barrios lindantes al río. El ofrecimiento de “trabajo” de hombreo a esos ribereños, también. Algunos aceptan el trabajo por el dinero rápido, otros prefieren declinar. El monto que se paga, de ciento de miles de pesos, por liberar zonas, también. Como estos datos no pueden ser contrastado no se publican.

Entrada anterior El papa Francisco agradeció a Misiones por albergar a quienes deben pensar la Justicia y repensar su misión
Entrada siguiente Oscar Herrera Ahuad en la Cumbre Argentina de Magistrados sobre Derechos Sociales y Doctrina Franciscana: “En Misiones reivindicamos el valor de la vida”