Los jardines estarán reservados durante cuatro días a la semana únicamente a los hombres, mientras que para las mujeres solo serán los tres restantes

Los talibanes segregaron por sexos los parques de la capital afgana este domingo, prohibiendo a hombres y mujeres compartir estos espacios públicos menos de una semana después de impedir la esperada vuelta de las adolescentes a los centros de educación secundaria.

El Ministerio para la Propagación de la Virtud y la Prevención del Vicio del Gobierno interino de los fundamentalistas anunció hoy que los jardines y parques de atracciones de Kabul estarán reservados durante cuatro días a la semana únicamente a los hombres, y los tres restantes a las mujeres.

”Los días de visita para las zonas de recreo y los parques están divididas entre hombres y mujeres, y las mujeres deberían portar el velo”, indicó la cartera en un comunicado.

Las autoridades indicaron que aquellas personas que incumplan la ley serán castigadas.

Esta nueva medida llega después de que los talibanes impidiesen el pasado miércoles la esperada vuelta de las adolescentes a los centros de educación secundaria en Afganistán, a pesar de las múltiples promesas oficiales en este sentido.Durante su primera estancia en el poder, entre 1996 y 2001, los fundamentalistas siguieron una rígida interpretación del islam que les llevó a prohibir la asistencia femenina a las escuelas y a recluir a las mujeres en el hogar. REUTERS/Zohra Bensemra/Foto de ArchivoDurante su primera estancia en el poder, entre 1996 y 2001, los fundamentalistas siguieron una rígida interpretación del islam que les llevó a prohibir la asistencia femenina a las escuelas y a recluir a las mujeres en el hogar.

Este cierre, que se mantiene desde que la formación se hizo con el poder el pasado agosto, ha sido criticado por la comunidad internacional.

La de hoy es una más de las limitaciones impuestas por los talibanes desde que llegaron al poder.

El pasado diciembre, el Ministerio de la Virtud prohibió viajar sin velo y sin acompañante masculino en caso de trayectos largos a las mujeres en Kabul, en una serie de normas que impiden también a los taxistas reproducir música.

Durante su primera estancia en el poder, entre 1996 y 2001, los fundamentalistas siguieron una rígida interpretación del islam que les llevó a prohibir la asistencia femenina a las escuelas y a recluir a las mujeres en el hogar.

LAS PROTESTAS ANTE LA FALTA DE EDUCACIÓN

Decenas de estudiantes, padres y profesores se manifestaron este sábado en las cercanías del Ministerio de Educación de Afganistán, en protesta por la decisión de los talibanes esta semana de mantener el cierre de las escuelas para las niñas de secundaria pese a sus promesas de apertura.FOTO DE ARCHIVO: Una colegiala afgana lee su libro dentro de una casa en Kabul. REUTERS/Charlotte Greenfield/Foto de archivo
FOTO DE ARCHIVO: Una colegiala afgana lee su libro dentro de una casa en Kabul.

”Queremos justicia para las niñas afganas, queremos trabajo y educación”, corearon las decenas de habitantes de Kabul presentes para mostrar su rechazo a la decisión de los fundamentalistas.

Zulia Parsi, una de las organizadoras de la protesta y miembro del conocido como Movimiento Espontáneo de Mujeres Activistas, afirmó a Efe que “protestaron por la reapertura de los colegios de educación secundaria y superiores” para las niñas en un ambiente “tenso”.

El grupo, ante la prohibición general de los talibanes de las protestas contra su régimen, ha llevado a cabo manifestaciones a puerta cerrada en el pasado y otras acciones para reivindicar los amenazados derechos de las mujeres en Afganistán.

”La protesta estaba planeada en frente del Ministerio de Educación, pero el Gobierno de los talibanes no nos dio permiso y nos amenazó para que no fuésemos”, afirmó a Efe una de las manifestantes, la activista Laila Baseem.

La protesta transcurrió de todos modos cerca del edificio, tres días después de que los fundamentalistas impidieran a las adolescentes volver a las aulas tras siete meses de cierre, desde que los talibanes tomaron el control del país el pasado agosto.La ONU se mostró muy sorprendida por la decisión y afirmó que el cierre continuado “viola los derechos humanos de las mujeres y las niñas”.  REUTERS/Zohra Bensemra/File Photo/File PhotoLa ONU se mostró muy sorprendida por la decisión y afirmó que el cierre continuado “viola los derechos humanos de las mujeres y las niñas”.

El Gobierno talibán había afirmado en un primer momento que impidieron la vuelta de las adolescentes a las escuelas de secundaria para “adaptar” su educación a la ley islámica o sharía.

Los talibanes anunciaron recientemente, sin embargo, que la reapertura de las clases tras el parón de invierno incluiría también a las estudiantes de secundaria.

La súbita decisión de mantener el cierre causó decepción entre alumnas y profesoras, así como la indignación de la comunidad internacional.

La ONU se mostró muy sorprendida por la decisión y afirmó que el cierre continuado “viola los derechos humanos de las mujeres y las niñas”.

Entrada anterior PJ bonaerense: ganadores y perdedores de las 11 internas distritales
Entrada siguiente Los datos duros detrás de la impagable deuda argentina