A través de un comunicado de prensa, la Lista N°1-Violeta exige a las autoridades de la Cooperativa de Electricidad que se esclarezcan los hechos de irregularidades que se detectaron en la entidad cooperativa.

Comunicado de prensa (textual)

“Ante los hechos públicos respecto a las irregularidades detectadas en la CEEL a raíz de una auditoría realizada, la Lista N°1- Violeta considera que todos los hechos deben ser esclarecidos, y los responsables de estos deben afrontar las consecuencias de su, cuando menos, mala administración.”

La Cooperativa de Electricidad de Eldorado Limitada llevó adelante una auditoría, realizada por un estudio contable externo a la misma, a fin de conocer más en profundidad el estado económico financiero de la entidad, después de 10 años de gestión de la Lista Celeste.

El informe preliminar de la auditoría reconocido por el actual presidente de la CEEL, Walter Otazú, determinó irregularidades en tres móviles del parque automotor de la cooperativa que, o no están, o su situación patrimonial es confusa dentro del inventario de bienes de la CEEL.

Las explicaciones respecto a los tres móviles dadas a conocer públicamente por Otazú a los medios de prensa, no explican las irregularidades. Por el contrario, aumentan las dudas respecto a las responsabilidades emergentes de los consejeros actuantes en su momento, los consejeros que estuvieron después de los hechos, los síndicos que no observaron nada en los informes elevados y el Auditor externo que tampoco hizo una observación.

Las explicaciones brindadas por Otazú son las siguientes:

“El primer vehículo, un Ford Courier dominio CEO418, propiedad de la Cooperativa de Electricidad de Eldorado, fue a trasladado por el hijo de un funcionario de la anterior gestión a un taller mecánico de Eldorado. Luego, entregaron el móvil a un dirigente de la CEEL para el traslado particular de garrafas de gas. El dirigente de la CEEL prestó el vehículo Ford Courier a un conocido para realizar “una diligencia” hacia a Iguazú. Al volver a Eldorado, un control de una fuerza de seguridad lo detuvo y encontró cigarrillos de contrabando. Solamente secuestraron la mercadería sin aval aduanero y dejaron seguir viaje al conductor del Ford Courier. Luego, el vehículo Ford Courier fue entregado a una agencia de Eldorado a cambio de un automóvil Volkswagen Bora, a nombre de la Cooperativa de Electricidad de Eldorado. Finalmente, el vehículo Ford Courier “apareció” e ingresó nuevamente a la CEEL “sin ningún costo”.

En éste caso no se establece las responsabilidades emergentes del consejero que prestó un vehículo  un particular poniendo en riesgo el patrimonio de los socios, acto absolutamente irregular desde el punto de vista administrativo, ni se explica si el consejero fue sancionado por su irresponsabilidad, y si no lo fue, los motivos por los cuales el consejo de administración no tomó ninguna determinación al respecto.  

Asimismo es extraña la metodología utilizada para la venta del automóvil ya que se entrega como parte de pago de un  Volkswagen Bora (que ninguno de los empleados consultados de la CEEL recuerda haber visto en el parque automotor de la empresa) pero posteriormente ingresa nuevamente a su patrimonio “sin cargo”.

Además no se menciona si la CEEL inició algún tipo de acciones legales para deslindar algún tipo de responsabilidad en el contrabando realizado por una persona ajena a la empresa con un móvil de la CEEL.

En cuanto al segundo vehículo es un Chevrolet Tracker, que fue adquirido por la Cooperativa pero no se encuentra en funciones por “un problema contable”.

Aquí no se aclara cual es el “problema contable” por el cual un vehículo adquirido hace varios años figura en el patrimonio de la empresa, pero no se encuentra en funciones.

Los rumores indican que dicho vehículo sufrió un siniestro siendo manejado por un consejero de la CEEL en un viaje particular que estaba realizando hacia el norte de la provincia y que se encuentra en una chatarrería debido al grado de destrucción que sufrió. La manera de desmentir los rumores es demostrar que el móvil está en la CEEL (así lo indica su patrimonio en los últimos balances) y en condiciones de ser usado.

Sin embargo nadie puede establecer con claridad donde se encuentra el móvil y en qué estado.

El tercer vehículo es un Ford F100, a nombre de la Cooperativa de Electricidad, que fue vendido a un proveedor que pagó con trabajos a la CEEL. No se explican los motivos por los cuáles un móvil que fue vendido aún continúa dentro del inventario de la CEEL. Si el móvil fue vendido debería haber sido transferido a fin de evitar posibles complicaciones judiciales por los posibles siniestros en los cuales pudiera involucrarse.

Sin embargo el móvil, reconocido por Otazú (“está a nombre de la CEEL”) continúa dentro del patrimonio de la empresa. Tampoco se explica si la venta “por trabajos” fue realizada por el consejo de administración.

En todos los casos hay irregularidades que deben ser aclaradas.

En todos los casos se desconoce si el consejo de administración avaló las acciones mediante resoluciones del cuerpo.

En todos los casos surgen más dudas que respuestas respecto al accionar de los consejos de administración que actuaron en su momento y los posteriores que aprobaron las memorias y balances presentados en las asambleas ordinarias.

En todos los casos hubo una inacción de los síndicos como representantes de los socios ante el consejo de administración y como encargados de velar por la legalidad de las decisiones del consejo de administración.

En todos los casos hubo un silencio cómplice de los consejeros existentes al momento de los hechos.

En todos los casos el auditor externo no cumplió su función.

Por todo ello desde la Lista N°1- Violeta exigimos a las actuales autoridades de la CEEL:

1.- El esclarecimiento total de los hechos;

2,- La realización de las denuncias penales contra las autoridades actuantes en el caso que lo ameriten;

3.- El establecimiento de la responsabilidad – dentro del marco de la Ley 20.337, el Estatuto de la CEEL, y las normas internas del INAES – de cada uno de los consejeros, síndicos, y auditores externos actuantes.

Por otro lado, la Lista N°1- Violeta también solicita al actual Síndico, Roberto Haser, a que: en el marco estricto de los deberes que le competen, realice las denuncias judiciales correspondientes en el caso que lo ameriten.

Entrada anterior En su mensaje de Pascua, el Papa pidió paz en Ucrania
Entrada siguiente OTORGARÁN $18.000 A MONOTRIBUTISTAS Y TRABAJADORES INFORMALES Y $12.000 A JUBILADOS