«Hay que ser más rigurosos para ejercer el poder de policía», dijo Cerruti y criticó a los que no ponen productos en góndola. El informe del gobierno de Kicillof. 

El Gobierno Nacional salió a adelantar que reforzará los controles al cumplimiento de abastecimiento de mecerdarías y, sobre todo, a faltantes importantes en la provisión de Precios Cuidados, tal como se adelantó en las últimas horas. En paralelo, el Gobierno de la provincia de Buenos Aires, previo proceso de inspecciones, confirmó que «los grandes proveedores (de productos de la canasta básica) disminuyeron el abastecimiento a las grandes cadenas, en todo tipo de rubros», y le puso nombre y apellido a los faltantes. 

Por el lado de Nación, la portavoz del presidente Alberto Fernández, Gabriela Cerruti, habló del tema en su conferencia de prensa habitual. “Hay que ser más rigurosos y ejercer todo el poder de policía que pueda tener el Gobierno para que se cumpla el plan Precios Cuidados”, expresó. Y agregó que «la secretaría de Comercio trabaja para que estos controles sean más eficientes y que aquellos que se comprometieron, pongan los productos en la góndola. Vamos a hacer todo lo necesario para que se cumplan esos acuerdos”. 

Según reportó en exclusiva este diario en su edición de hoy, los faltantes en Precios Cuidados, a nivel país, son grandes: hay sólo un 60 por ciento de abastecimiento, sobre un 80 por ciento en niveles normales. Mientras que la provisión general en góndola está en un 74 por ciento, cuando lo normal es entre 90 y 95 por ciento. Eso tiene varias razones, algunas estacionales y otras como la guerra en Ucrania, pero la más importante es el desabastecimiento en grandes cadenas y la venta gruesa en comercios de cercanía, donde no hay control del Estado y los precios son en entre 30 y 40 por ciento más caros. 

En este escenario, el Ministerio de Producción bonaerense, que conduce Augusto Costa, fiscalizó en supermercados y consignó que «hay faltantes en productos de +Precios Cuidados». En articulación con la Defensoría del Pueblo, la Nación y los municipios, inspectores bonaerenses recorrieron supermercados y detectaron «prácticas desleales de los proveedores y falta de abastecimiento en productos con acuerdo de precios».

En esta primera instancia, se realizaron relevamientos en Florencio Varela, Avellaneda, Lomas de Zamora, Hurlingham, La Matanza, La Plata, Merlo, Morón, Pilar, San Fernando, San Miguel e Ituzaingó. «Los primeros datos revelaron que, en general, las cadenas cumplen con los precios acordados y la señalética correspondiente. Así, las y los consumidores pueden encontrar en las cadenas relevadas los productos del programa, pero siempre y cuando se encuentren abastecidos, siendo este el principal problema para las cadenas», reza el comunicado de la Provincia.

Y le pone nombres al problema. «Los relevamientos realizados arrojaron que Coto, Día, Disco y Carrefour muestran niveles de abastecimiento menores a los normales, con gran cantidad de faltantes en góndolas». En esa línea, «los grandes proveedores disminuyeron el abastecimiento a las grandes cadenas, en todo tipo de rubros», explicaron en Producción, y detallaron que «a las cadenas de supermercados les resulta difícil y casi imposible hacerse de ciertos productos, como por ejemplo el aceite». 

De este modo, «la falta de entrega alcanza un 60 por ciento en promedio de lo pedido por las cadenas. Es decir, por cada 10 productos que los supermercados quieren comprar, los grandes proveedores sólo les entregan 4″. Y puntualizan que «entre los principales proveedores que limitaron el abastecimiento se encuentra Arcor, con toda su línea de mermeladas, enlatados y puré de tomate; Bagley, con sus líneas de galletitas y tostadas; Molinos Río de la Plata, con sus líneas de pastas secas y aceites; Cervecería y Maltería Quilmes, con sus líneas de aguas saborizadas y cervezas; Coca-Cola, con sus gaseosas; y Mastellone, con sus diversas variedades de leche fluida y en polvo».

Agregan en esa línea que «la falta de abastecimiento no se limita a alimentos y bebidas, sino que impacta en todo tipo de rubros, como por ejemplo limpieza, como son los casos de Clorox, con faltas de entrega en lavandinas o de Colgate, con sus líneas de pastas para dientes». Por último, destacó la cartera que conduce Costa que «de acuerdo con lo informado por los principales comercializadores que participan del programa, distintos proveedores pusieron en marcha transformaciones y cambios de producto, para esquivar los acuerdos de precios». Y menciona los casos del yogur bebible de vainilla de Danone, que sería reemplazado en el catálogo de la empresa por otra variedad, fuera de la canasta acordada. O el del chocolate en polvo Nesquik, ahora con “extra cacao” y el del café Nescafé, ahora con “más aroma y mejor sabor”, cambios en los productos originales que, en la práctica, implican importantes aumentos. 

Entrada anterior En Diputados comienzan a formar las comisiones
Entrada siguiente Passalaqcua: “Es un placer ver crecer a Colonia Victoria”