Un empresario aseguró que se está llevando a cabo un “golpe blando” contra el presidente de la Nación, apoyado por la ex presidente y los militantes de La Cámpora. La acusación recayó, además, en Máximo Kirchner, Axel Kicillof, Andrés Larroque y Juan Martín Menna.

La dura batalla que divide al interior del Frente de Todos sumó en las últimas horas una nueva cara, cuando el empresario peronista, Juan Ricardo Mussa, denunció a una de las partes por el supuesto delito de llevar adelante un “golpe blando” contra el presidente Alberto Fernández.

La denuncia, que recayó en el juzgado Federal Nro. 11 bajo el número 1528/2022 luego del sorteo de la Cámara Nacional Federal, Criminal y Correccional, tiene como acusados a Cristina Fernández de KirchnerMáximo KirchnerAxel KicillofAndrés Larroque y al secretario de Justicia de la Nación, Juan Martín Mena.

De acuerdo a Mussa, los denunciados habrían incurrido en los supuestos delitos de apología del delito, terrorismo de estado, incumplimiento de los deberes de funcionario público, violación de la ética pública, abuso de autoridad, cohecho, tráfico de influencias, encubrimiento y asociación ilícita. “Esto es tan irregular, que de hecho estamos a un paso de una complicada anarquía por culpa de funcionarios del poder ejecutivo, que quieren provocar un golpe de estado”, afirma la denuncia.

En el documento se afirma que se instauró un grupo de poder ilegal, que busca hacer uso de instituciones como el PAMI y el ANSES para hacerse de sus cajas y mantener, de este modo, un ejercito de “casi 150 mil jóvenes” de La Cámpora. De acuerdo a Mussa, la caja más importante del país gira en torno a las compras de combustibles de gas, electricidad y petróleo, que durante los últimos años se convirtió en una fuente de ingresos importantes que dominan los jefes de La Cámpora.

La denuncia hace hincapié en la divulgación de reflexiones de Cristina Fernández de Kirchner y el resto de los denunciados, que tendrían el objetivo de derrocar al presidente de la Nación, Alberto Fernández.

Al respecto, la acusación de Mussa hace eco en las críticas a una supuesta maniobra de desestabilización por parte del ministro de Seguridad, Aníbal Fernández, quien habló de un bando que tendría “objetivos inconfesables”. En efecto, la denuncia da a entender que existe actualmente en marcha un “golpe blando”.

Finalmente, Mussa exigió que “se eleve al Congreso de la Nación Argentina la solicitud para los correspondientes juicios políticos a todos los imputados en el presente expediente”.

Entrada anterior En Eldorado la nafta súper llegó a $136,80 y la premium a $167
Entrada siguiente Martín Guzmán defendió su plan económico y se animó a responderle a Cristina Kirchner