A partir de mañana se llevarán a cabo las audiencias pública para determinar el incremento y la segmentación de las facturas de luz y gas. El jueves el INDEC dará a conocer el dato de la inflación del mes pasado, que se prevé será cercano al 6%

El Gobierno de Alberto Fernández, y puntualmente Martín Guzmán, encarará una semana clave en materia económica que puede profundizar la interna en el Frente de Todos. En los próximos días se discutirá la suba de tarifas de los servicios de gas y energía eléctrica, y se conocerá el índice de inflación del mes de abril (será por encima del 5%); dos de los temas que generan más rispideces en el oficialismo.

A partir del martes se llevarán a cabo tres audiencias públicas sucesivas para determinar el incremento y la segmentación de las tarifas, por el cual el 10% de los usuarios -del sector de más poder adquisitivo- dejarán de recibir subsidios.

Mañana a las 10 será la audiencia para el tratamiento de los nuevos precios del gas en el punto de ingreso al sistema de transporte (PIST) aplicables a partir del 1º de junioSe proyectan aumentos de entre 18,5% y 25,5% para los usuarios sin tarifa social. Actualmente, el Estado asume el 75,6% del costo del gas.

El miércoles -también a las 10-, será el debate público para el tratamiento del Precio Estacional de la Energía Eléctrica (PEST), aplicables a partir del próximo mes. Se proyectan subas para los usuarios de AMBA de 17,2% en promedio y de 5,8% en promedio para los usuarios con tarifa social.

Mientras que el jueves 12 será la audiencia para el tratamiento de la implementación de la segmentación de los subsidios al precio de la energía para usuarios del servicio de gas natural y del servicio de energía eléctrica, para los años 2022 y 2023. Se quitarán los subsidios a los usuarios que estén ubicados en las zonas definidas como de altos ingresos (13 barrios en el AMBA identificados por el ENRE), con ingresos superiores a 3,5 canastas básicas (unos $314.000), que tienen 3 o más inmuebles registrados, 3 o más vehículos con antigüedad menor a los 5 años y aviones o embarcaciones de lujo.Los nuevos cuadros tarifarios impactarán en las facturas de julio y agosto (Gustavo Gavotti)
Los nuevos cuadros tarifarios impactarán en las facturas de julio y agosto (Gustavo Gavotti)

Si bien se tendrán en cuenta las opiniones y propuestas, las audiencias no son vinculantes. La decisión final será de la Secretaría de Energía, una de las áreas de disputa de la interna que desató el kirchnerismo sobre Martín Guzmán.

Las empresas distribuidoras deben difundir los nuevos cuadros tarifarios y son las encargadas de aplicar los nuevos valores en la facturación y, a partir de ahora, también la quita de subsidios a los clientes que entren dentro de la categoría de mayores ingresos según los criterios definidos por la secretaría a cargo de Darío Martínez.

Los aumentos de tarifas se aplican a mes o bimestre vencido. Por lo tanto, podrían impactar a partir de las facturas de julio y agosto.

En el caso de la segmentación de subsidios, el esquema fue definido por la Subsecretaría de Planeamiento Estratégico, la dependencia de Energía que responde más directamente al ministro de Economía. En tanto, las autoridades de los entes reguladores —Federico Bernal, del Enargas, y Soledad Manin, del ENRE— y el subsecretario de Energía Eléctrica Federico Basualdo responden a la vicepresidenta Cristina Kirchner y expresaron sus críticas al plan oficial de aumento de tarifas.

La semana pasada Guzmán señaló que la energía “es un costo muy importante en la producción; si se acelera el desarrollo energético bajan los costos de la producción, si bajan los costos de la producción nuestra industria se vuelve más competitiva y tiene más capacidad de generar empleo con menos demanda de divisas”.

El ministro consideró que “los subsidios energéticos a sectores que no lo requieren son un gasto”. “¿Qué implica gastar más en eso? Implica gastar menos en educación, implica gastar menos en ciencia y tecnología y obra pública. Gastar más en subsidios energéticos implica invertir menos. Inversión es futuro. Ese gasto quita recursos para construir futuro”, argumentó el titular de la cartera de Economía.

La última semana Martín Guzmán también le envió un mensaje al kirchnerismo en medio de la interna. Ante empresarios, en un encuentro del Consejo Interamericano de Comercio y Producción, el ministro señaló: “Podemos seguir creciendo en 2023, pero tenemos que ser racionales”.

Luego de una seguidilla de cuestionamientos encabezados por los referentes de La Cámpora, Máximo Kirchner y Andrés Larroque, fue Cristina Kirchner quien el último viernes rompió el silencio y arremetió contra Alberto Fernández, Guzmán, el ministro de Desarrollo Productivo Matías Kulfas y criticó el rumbo económico.

“Fui generosa al permitir que el Presidente pudiera elegir a su gabinete económico”, expresó la vicepresidenta en el acto que encabezó en Chaco. CFK señaló que en el actual contexto económico “hay una insatisfacción democrática grande”. “La plata no alcanza, (la gente) no llega a fin de mes y se produce un fenómeno que no habíamos conocido que es el de los trabajadores en relación de dependencia pobres. Esto nunca había pasado en la Argentina”.

Las definiciones de Cristina Kirchner en medio de la interna oficialista llegaron en la previa a que se conozca el dato de la inflación del mes de abril, que volverá a estar por encima de los cinco puntos porcentuales.

El próximo jueves el INDEC (Instituto Nacional de Estadística y Censos) dará a conocer el dato oficial del último mes. Según el Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) publicado la semana pasada por el Banco Central, analistas del mercado pronosticaron que el Índice de Precios al Consumidor (IPC) aumentará un 65,1% en 2022, lo que implica una suba de 5,9 puntos porcentuales respecto de la encuesta del mes previo. Asimismo, los consultores esperan un incremento del 5,6% para abril.

Semanas atrás, Kulfas admitió que “no venía bien” la inflación prevista para abril. El ministro de Desarrollo Productivo argumentó que la economía argentina se está recuperando pero sufrió un fuerte golpe con la inflación del 6,7% de marzo “porque tenemos nuestros propios problemas y además se ha sumado la inflación internacional, que está golpeando en todo el mundo”.

Entrada anterior Lula se afianza como favorito de cara a las elecciones de octubre
Entrada siguiente El Gobernador Capitanich ante eventual fórmula con Cristina Kirchner en 2023: “Siempre hay que estar preparado”