Los países más industrializados, reunidos en el Grupo de los 7 (G7), se comprometieron este último domingo a “prohibir o eliminar gradualmente las importaciones de petróleo ruso”, informó el gobierno de Estados Unidos.

La decisión “implicará un duro golpe a la principal arteria de la economía de (el presidente de Rusia, Vladimir) Putin y le negará los ingresos que necesita para financiar su guerra”, dijo la Casa Blanca en un comunicado.

Entrada anterior Contradictorio anticapitalismo: Ofelia Fernández se fotografió junto a su nuevo iPhone de 310 mil pesos
Entrada siguiente Seis fideos: Un docente mostró lo que Kicillof da de comer en las escuelas