El exgobernador bonaerense llega al gabinete nacional en medio de una guerra sin tregua en el Frente de Todos. Ocupará una cartera clave en una coyuntura política y económica candente. Qué dicen los analistas.

La tensa calma alcanzada con el reencuentro entre Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner duró poco y nada en el Gobierno. La eyección de Matías Kulfas del Ministerio de Desarrollo Productivo, en medio de cuestionamientos al kirchnerismo en torno a supuestas irregularidades en una licitación clave, implicó un nuevo bombazo en el campo de batalla para el Frente de Todos. Ahora, con el desembarco de Daniel Scioli al gabinete nacional en lugar del albertista, comienza un nuevo capítulo en una historia bélica que no parece no encontrar paz.

El exgobernador bonaerense retornó a lo más alto del centro de la escena política tras su nombramiento como titular de la cartera productiva mientras desarrolaba su gestión como embajador en Brasil. Desde ese momento, comenzaron a tejerse diversas especulaciones y no solo en torno a su futura gestión, sino a su proyección electoral de cara al 2023.

Al respecto, en diálogo con La Tecla, el analista Gustavo Marangoni, manifestó que “para el Presidente tiene la ventaja y, también para Martín Guzmán, de que el lugar lo ocupa alguien que tiene un vínculo con una visión similar a su política y aleja la posibilidad que lo ocupe alguien de los críticos”.

“Es alguien que Cristina y el kirchnerismo respetan. No le genera ruido ni fricciones. En concreto, descomprime”, añadió. 

Asimismo, recordó que “en los últimos meses se incorporaron personas de reconocida experiencia como Dominguez, Aníbal Fernández, Manzu y Rossi. Pero esto es como en el fútbol, necesitamos de los buenos jugadores y si no tenés un cuerpo técnico que tenga claro lo que hay que hacer, es difícil”.

Además, sostuvo que “habrá que ver si a partir de esto hay un mejor ánimo de convivencia o es simplemente un respiro. Asume como Ministro de Producción, el papel es importante pero a la vez está en el contexto de un conflicto entre el Presidente y la Vice”. 

“Es bueno tener un ministro que acerque soluciones y no problemas, siempre. Pero los reparos del kirchnerismo con Guzmán siguen existiendo”, expresó.

En cuanto a las proyecciones electorales de Scioli de cara al 2023, consideró que “en un contexto tan inestable como en el que se encuentra el país, hacer una proyección requiere más a un planteo de la ciencia ficción que de la política”.

“Es temprano para cualquiera, mientras el  Presidente mantenga su candidatura no veo factible que ningún ministro anticipe su decisión de ser. En ese sentido va a encuadrar Daniel”, concluyó. 


El desembarco de Scioli al Gobierno, un rol pacifista y la proyección de cara al 2023


Por su parte, Pablo Romá, abordó las repercusiones y le dijo a este medio que “Kulfas se va por no entender el timing de la discusión política. Hay un sector del Gobierno que tiene un enfrentamiento con el kirchnerismo y eso hace que no se tenga el cuenta el contexto”-

Entonces, aseguró que “para Alberto Fernández el encuentro del viernes, más allá de las criticas de Cristina Fernández de Kirchner, fue un buen acto. Lo que hizo Kulfas, como cabeza del Ministerio de Producción,  forma parte de una situación en la cual no deja bien parado al Presidente”.

Sobre la figura de Daniel Scioli, relató que “es un dirigente que puede leer las diferencias y navegar en ese marco. Ha sabido lidiar con las diferencias tanto en el Gobierno de Néstor Kirchner como con Cristina”.

“Para el kirchnerismo tampoco amerita una oposición tan tajante”, sentenció y opinó que el exgobernador bonaerense “muestra un gestión muy buena en Brasil. Ahora habrá que ver cuál es su estrategia dentro del Ministerio: si es continuar o no con la orientación de Kulfas”

Más adelante, sostuvo que “le aporta al gabinete alguien que puede caminar dentro del debate sin demasiados problemas. Eso es lo principal. Después hay que ver las aspiraciones que tenga para lanzar su posible candidatura”.

A su vez, expresó que Scioli “siempre tuvo una ambición política, sobre todo después la derrota del 2015. El vínculo con Alberto lo posiciona como una figura que puede darle un sustento al Presidente de cara a lo que se viene al 2023”.


El desembarco de Scioli al Gobierno, un rol pacifista y la proyección de cara al 2023


Esteban Pastoriza, , consideró que «fue salida más diplomática que tuvo a mano el Presidente, sobre todo teniendo en cuenta la aparición en conjunto con Cristina el viernes y con la frase sobre que use la lapicera. No tenía mucho margen para maniobrar».

«Alberto Fernández había quedado con la mecha muy corta como para tratar de apagar esa bomba. La otra salida era no hacer nada, que fluya la discusión interna y eso lo debaja mucho más expuesto», agregó.

Luego, manifestó que «la elección de Daniel Scioli estuvo bien. Es uno de los pocos funcionarios que funcionan. Volvió a colocar a Brasil como nuevo socio estratégico comercial de Argentina teniendo en cuenta el contexto con un presidente como Bolsonaro, antagónico al Frente de Todos»

También habló sobre el impacto en la coalición de Gobierno y señaló que «la jugada ha sido beneficiosa y el trabajo de Scioli fue fructifero para el Frente de Todos. Además, termina siendo aliado de Alberto Fernández porque tienen una buena relación y también con Cristina Fernández».

Finalmente, sobre la proyección hacia el año próximo y los comicios, lanzó: «Claramente cobra mayor relevancia hacia el 2023. Incluso se habla de una interna en el Frente de Todos con varios jugadores donde el Presidente se coloca como uno de los candidatos a renovar el cargo. Ahí entra, no solo por lo que pasó ahora sino como una figura que hizo bien las cosas, siempre estuvo alejado de los roces internos de la coalición».

Entrada anterior Diputados de JxC quieren interpelar al ministro de Gobierno por el operativo PNGT
Entrada siguiente Alberto Fernández mantuvo una reunión bilateral con el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau