En el mismo, sostiene que ambas partes habrían llegado a un acuerdo, que habría sido firmado delante del mismo obispo, pero el sacerdote decidió darse a la fuga luego de una fuerte discusión con el obispo. La misma habría sido contraída para la compra de un auto del que, sin embargo, sostienen no es el móvil en el que se habría fugado, permaneciendo éste en la parroquia.

No es la única versión que mantiene en vilo a la comunidad, dado que de hallarse el auto en ese lugar, sumado a que el obispo de la diócesis no habría podido comunicarse durante toda la semana con su par venezolano en plena era de la comunicaciones, y la negativa a mostrar el acta acuerdo firmada, dejan lugar a otro fuerte rumor que da cuenta de la posible aparición de un niño cuya paternidad sería el mismo cura. El obispado prefirió mantener silencio al respecto.

El padre Navarro León fue visto por última vez el domingo 5 de junio por la comunidad, y luego el personal de limpieza de la parroquia dio aviso el día martes al obispado ante la falta de respuesta a los llamados y mensajes enviados. Hasta el momento no se habría realizado ninguna denuncia formal sobre la desaparición de esta persona, ni tampoco se habría podido localizar a familiares del sacerdote.

LOS ANTECEDENTES DE CASTELLI Y DOLORES

No es la primera vez que en esta zona pasa algo así, en mayo de 2014 dos falsas monjas que vivían con el sacerdote de Castelli, estafaron a un grupo de vecinos por entre 60 y 80 mil pesos a cada uno, ofreciendo un viaje con fines de turismo religioso por Italia, Grecia, Alemania y Austria, entre otros. En ese entonces el sacerdote del lugar prefirió guardar silencio, y el mismo obispo Malfa se escudó detrás de un comunicado de similares características.

En el año 2019 una de estas mujeres fue hallada y escrachada por uno de los damnificados en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, pero esto no pasó mayores. Aun así, la diócesis de Chascomús parece ser tierra de nadie para cometer estafas en nombre de la religión, como el caso del falso cura sanador de la ciudad de Dolores, conocido como padre Mateo, un sacerdote proveniente de la India que se había ganado un importante número de adeptos que semana tras semana peregrinaban hasta esa ciudad en busca de una solución a sus dolores.

Las multitudinarias celebraciones comenzaron a ser vistas por el obispado con malos ojos, al ver que eran cada vez más los fieles que allí concurrían y llenaban las arcas económicas de la parroquia, dejando a otros religiosos sin nada. La preocupación y la envidia terminaron con este fenómeno cuando el padre Mateo fue expulsado de la comunidad y enviado a los Estados Unidos en el año 2016.

Parece que la novela económica que salpica al arzobispado de Buenos Aires por el alquiler y venta de propiedades, tiene capítulos por contar en otros puntos del país, en medio de las fuertes versiones sobre la salud del Papa Francisco, quien suspendió un segundo viaje apostólico y permanece postrado en una silla de ruedas.

Entrada anterior Inusitada capacidad de trabajo de mandatarios Misioneros
Entrada siguiente ELDORADO : CEEL , INTENDENTE RUBÉN KOBLER EN BUSCA DE IMPUNIDAD SE RELACIONA CON LA CAMPORA .