«La ministra les habló a los mercados, pero las respuestas se las tienen que dar a los millones de argentinos que la están pasando mal», sentenció el Camionero

El referente de Camioneros y triunviro de la CGT, Pablo Moyano, apuntó ayer contra la ministra de Economía, Silvina Batakis. «Es la continuidad de Guzmán, cumplirá el acuerdo con el FMI», aseveró el sindicalista para anticipar que impulsará desde la CGT la movilización contra los empresarios formadores de precios y para que el gobierno «escuche».

Esa marcha contra los responsables de los grupos concentrados, como anticipó BAE Negocios, se concretará desde Azopardo o bien por parte del Fresimona, bloque sindical moyanista y la Corriente Federal de los Trabajadores (CFT) y tiene fecha tentativa el 26 del corriente, día del fallecimiento de Evita.

El malestar de Moyano no sólo se resume a Batakis sino que se suma a otro que viene desde hace tiempo, el titular del ministerio de Trabajo, Claudio Moroni. «Algunos temas se han ido solucionando, como el adelanto de paritarias. Pero hay cuestiones puntuales en las que no tenemos respuestas», dijo el camionero. 

Moyano integra el sector de sindicalistas que no tienen empatía con los ministros más encolumnados junto al Presidente Alberto Fernández.

El sindicalista sostuvo que la ministra «ha querido mandar un mensaje al mercado, a los bancos, me parece bien pero creo que el mayor mensaje se lo tienen que dar a los millones de argentinos que hoy la están pasando mal».

En cuanto a la movilización contra los formadores de precios, el camionero exaltó que existe una «necesidad de parte de la CGT, de una protesta. Seguramente se va a discutir en los próximos días para reclamarle a los generadores de precios que paren y que se dejen de joder de aumentar los alimentos todos los días y también para el Gobierno que escuche los reclamos de distintos sectores del movimiento obrero».

En lectura política y respecto a las elecciones de 2023 el triunviro consideró que «el Gobierno, para tener posibilidades de volver a ganar, tiene que empezar a darle respuestas a la gente. Apoyo todos los reclamos de los movimientos sociales, que están reclamando el salario básico universal, desde la CGT también estamos reclamando. De seis millones de trabajadores argentinos, solamente dos millones cobran el salario familiar por hijo, queremos que se universalice. El gobierno tiene que tomar cartas en el asunto».

Entrada anterior Seguridad vial: así funciona la “caja negra” que ya es obligatoria en los autos nuevos de Europa
Entrada siguiente El sector automotriz aún sufre por la falta de microchips y muestra números en rojo