El Tesoro captó $122.000 millones en la primera licitación de la gestión Batakis. Además logró achicar en $190.000 millones los vencimientos de fin de mes, que en la previa totalizaban alrededor de $500.000 millones. En ningún caso el buen resultado se dio por haber tentado al mercado. En la licitación ingresaron los bancos para integrar encajes y en el canje el BCRA, que emitió mucho en la previa para comprar Letras. Además, le envío otros $140.000 M para cubrir rojo primario

El Tesoro consiguió un buen resultado en su primera licitación de julio. Lo hizo, sin embargo, sin lograr tentar al mercado. Los que ingresaron fueron los bancos, gracias al bono que les permite integrar encajes, y el BCRA, que estuvo comprando Letras en las semanas previas, lo que implico emisión monetaria. Con todo, los números fueron positivos y con ellos el Gobierno busca llevar una señal de tranquilidad a un mercado financiero que viene convulsionado. Le permite, además, pensar en relajar parcialmente las necesidades de financiamiento por parte de la emisión monetaria del BCRA. Sin embargo, no se apagó la maquinita: ayer mismo, la autoridad monetaria informó sobre otro envío de pesos para cubrir rojo primario por $140.000 millones.

La primera licitación de la gestión de la ministra de Economía, Silvina Batakis, aparecía como un desafío en sí mismo por el contexto complejo que generó la caída inicial del apetito del mercado por Letras del Tesoro, una aversión al riesgo oficial. Pero, además, por el sacudón que implicó la salida de Martín Guzmán, con una suba extraordinaria de los dólares paralelos, entre los que se destacó la del CCL , que llegó a $300 inicialmente, aunque bajó a $290 ayer.

Sin embargo, la parada que enfrentó la cartera durante la jornada de ayer tenía un nivel muy bajo de vencimientos, por debajo de los $10.000 millones. Sin embargo, los meritos aparecieron por el lado de que se logró bajar la carga de vencimientos para fin de mes, que eran muy abultados y en torno a los $500.000 millones. En ese sentido, desde la Secretaría de Finanzas lanzaron un canje de Ledes y Lecer, justamente los instrumentos que vencen a fin de mes. Al respecto, destacaron que se logró achicar en $190.000 millones la carga de vencimientos del mes. Además, en cuanto a la licitación, el Tesoro logró recolectar $122.000 millones. Muy por encima de lo que vencía, lo que dejó un colchón para lo que queda a fin de mes.

El director de Consultora Ledesma, Gabriel Caamaño Gómez destacó al respecto: La licitación y el canje se armaron para poder mostrasr la foto de que se resolvió el financiamiento de los vencimientos del mes. Lo que omiten desde Economía es que le metieron bonos específicos o aptos a los bancos para integrar encajes, lo que resulta expansivo, y que el que canje de lo que vence a fin de mes fue suscripto por el BCRA”.

El economista de Ecolatina Juan Pablo Albornoz agregó: «Observando los resultados del canje, no tiene sentido la idea de que la demanda privada haya estado metida ahí. El Tesoro venía renovando a 2 o 3 meses a tasa fija y canjeó ahora a febrero o abril del año que viene y cambió Lecer por Ledes. Es un canje con demanda forzada a organismos públicos, porque el mercado quiere el plazo más corto y la mayor tasa. No es entonces una buena colocación, en ese sentido. No era atractivo. No tiene sentido financiero la operatoria, salvo los bonos para integrar encajes. Y el canje para el BCRA, que no puede entrar a licitaciones. El test de mercado, el primero para Batakis, va a ser a fin de mes. Vencían $500.000 millones y ahora $190.000 millones menos».

A la licitación ingresaron principalmente los bancos, lo que se observó en que el grueso de los pesos que logró captar el Tesoro ingresaron en el Bono del Tesoro que las entidades financieras utilizar para integrar encajes con una remuneración. Así, cumplen la normativa de pesos que deben dejar paralizados y al mismo tiempo consiguen alguna ganancia, aunque relativamente menor. En esa línea fueron las regulaciones recientes de la autoridad monetaria, que dejó la tasa de las Leliq por debajo de la de los plazos fijos.

Al canje ingresó con fuerza el BCRA, lo que se observó en que, con un apetito bajo del mercado hacia los instrumentos del Tesoro, en las últimas semanas, más precisamente desde mediados de junio cuando se inició la corrida contra las Letras CER, la autoridad monetaria emitió más de $1 billón para rescatar esos papeles.

El carácter expansivo, que viene siendo esterilizado vía Leliq y Pases, se vio incrementado por los envíos al Tesoro. Y es que, más allá de la buena licitación, el creciente rojo primario le exige al Gobierno pedirle cada vez más pesos al BCRA. Ayer le envió otros $140.000 millones y en lo que va del año totalizó $630.000 millones.

Entrada anterior El nuevo índice de inflación presiona al Gobierno y la incertidumbre económica marcará lo que queda del año
Entrada siguiente Combustibles: ¿cuántos litros nafta se pueden comprar con un salario promedio en Argentina?