La vocera presidencial volvió responder las “preguntas de la gente” en un vivo a través de su cuenta de la red social Instagram.

En un clima de instabilidad cambiaria y financiera, Gabriela Cerruti volvió responder las “preguntas de la gente” en un vivo en Instagram. La portavoz presidencial comparó al dólar blue con repuestos truchos de auto y criticó a los medios de comunicación por informar su valor.

“El dólar blue es un mercado muy pequeño, estamos hablando de un mercado de tres millones de dólares en un mercado de mil millones de dólares, el oficial, que es el que de verdad incide en la formación de precios en la producción, porque hay productos importados”, dijo Cerruti en una trasmisión que presenciaron alrededor de 100 personas.

La vocera presidencial criticó entonces a los medios de comunicación. “Preguntaba el otro día, ¿es legal que todos los medios publiquen permanentemente el precio de algo que es ilegal? Es como que si yo dijera que el diario va a publicar que si comprás un repuesto de auto normal, vale tanto. Ahora, si lo compras trucho o contrabandeado, vale tanto. ¿Eso está bien, que se publique de esta manera?”, cuestionó, metafórica.

“Es un uso y costumbre en el que el dólar ilegal se publica en los medios como si fuera normal. El comerciante -no el formador de precios a partir de la producción- remarca a partir de lo que sube el dólar blue porque cree que va a subir el oficial. Y la gente que quiere que su peso tenga valor compra dólar blue por las dudas y eso genera un nivel de histeria y expectativa y ruido en una economía débil como es la del mundo ahora”, agregó la funcionaria.

El dólar blue subió este miércoles $11 y cerró a $278 para la compra y $283 para la venta en la City porteña. En la jornada del martes había subido $4, en una semana de tensión para la economía de la Argentina. De esta manera, la brecha con el mayorista se ubica en 121,39%.

Entrada anterior ANSES cuándo cobro: AUH, jubilaciones, pensiones, SUAF, PNC del 14 de julio de 2022
Entrada siguiente El nuevo índice de inflación presiona al Gobierno y la incertidumbre económica marcará lo que queda del año