Arthur Freitas Rasmussen, el abogado del Estado de Santa Catarina que pretendía viajar de Apóstoles a Brasil con medio millón de dólares, tiene una empresa de construcción, Rosecon, emprendimientos inmobiliarios, que se dedica a los departamentos de lujo en todo el litoral catarinense.

Mientras que el juez federal de Oberá, Alejandro Gallandat Luzuriaga decidió liberar a los tres brasileros que fueron detenidos este jueves en el aeropuerto de Iguazú, cuando intentaban salir del país con medio millón de dólares ocultos, se conocen algunos detalles sobre la presencia del pasajero del vuelo, Arthur Freitas Rasmussen.

Arthur Freitas Rasmussen, quien iba de Apóstoles a Brasil con medio millón de dólares, es director comercial de Rosecon.

Según pudo reconstruir Misiones Online, el abogado que tiene domicilio en Itapema, en el Estado de Santa Catarina, uno de los balnearios más elegidos por los misioneros durante el verano, estuvo en Posadas al menos un día completo.

Freitas Rasmussen se dedica a las inversiones inmobiliarias y es titular de una empresa denominada Rosecon, emprendimientos inmobiliarios, especialista en la construcción de departamentos de lujo en todo el litoral catarinense.

En su declaración Ante la Justicia Federal, el letrado catarinese sostuvo que se reunió con un empresario paraguayo que le entregó cerca de medio millón de dólares como seña por la venta de un departamento en Itapema. Ese es el dinero que Freitas Rasmussen y los pilotos, Carlos Romalho Anderson, de 46 años y Rafael Duran Wansan, de 33, intentaron ocultar en el avión y pegados al cuerpo, en su salida del país.

Si bien los tres fueron liberados, quedaron supeditados a la causa cuya caratula es por ”intento contrabando de exportación de divisas agravado por la cantidad de personas que participaron”. Los brasileños demorados y liberados hoy, deberán presentarse el próximo 26 de julio ante el juez federal de Eldorado, Miguel Ángel Guerrero, quien subrogará a partir de mañana sábado a su par obereño, Gallandat Luzuriaga, ya de feria judicial

La Justicia Federal ordenó secuestrar el avión, el dinero y los teléfonos celulares de los tres implicados. Además, pidió la hoja de vuelo del Pegasus monomotor con capacidad para nueve pasajeros para conocer el movimiento de la nave en el territorio argentino.

Se supo que la nave utilizó el aeroclub de Apóstoles circunstancialmente debido al cierre temporal del aeropuerto internacional de Posadas, que se encuentra en refacción.

Además de 491.000 dólares, las autoridades federales secuestraron 5 mil reales que tampoco fueron declarados.

Entrada anterior Alberto y Cristina, la desconfianza mutua y una tregua atada con alambre que mucho no puede durar
Entrada siguiente Elisa Carrió: “Esto se agravó cuando Cristina Kirchner voltea al Presidente, que ya no es Presidente”