“Hoy tenemos un 90% de ocupación completa en Misiones”, explicó el presidente de la Fundación Reto a la Vida. Buscan trabajar entre diversos sectores para garantizar la recuperación.

Desde el Ministerio de Prevención de Adicciones y Control de Drogas compartieron su informe semestral del 2022, donde señalaron un importante número de consultas e internaciones para rehabilitación. Buscan trabajar en conjunto con organizaciones y entidades municipales para garantizar la recuperación de las personas. El alcohol y la “pedra” se mantienen como lo más utilizado en Misiones.

En diálogo el presidente de la Fundación Reto a la Vida, Miguel Ángel Benítez, contó que “tenemos una casa para hombres en el barrio Itaembé Miní, en el barrio Las Tacuaritas, donde hay 70 internos. Después tenemos una casa para mujeres en rehabilitación, donde actualmente viven 40 mujeres. En Eldorado, son 40 los internos en la casa para hombres y en Aristóbulo del Valle son otros 26 internos”.

En este 2022 remarcó que “tenemos muchas entrevistas cada miércoles, entre 10 a 12, para calificar para internación. Son al menos tres entrevistas y se debe esperar algún egreso. Hoy tenemos un 90% de población completa en Misiones”.

Este año, Benítez aseguró que “ha aumentado el número de consultas”. Con las personas que llegan a la Fundación para internación, “tenemos un promedio de edad de entre 20 a 50 años. En la provincia, es bastante elevado el número de quienes consumen alcohol, porque está permitido”. En Misiones, en el consumo relató que “está la marihuana, pero desde hace unos años llegó la pasta base, el paco. Más en el norte, la gente viene muy mal con el crack, la famosa pedra”.

En la Fundación Reto a la Vida su director manifestó que “tenemos resultados positivos, personas que terminan el tratamiento en rehabilitación. De las 70 personas de Posadas, muchos ya están rehabilitados, pero eligieron quedarse para ayudar a los demás”.

En materia de atención, afirmó que “hoy encontramos chicos de 10 años que usan drogas. Si no se los ayuda, no llegan a la mayoría de edad. Lamentablemente, muchas veces se necesita decir que no, porque no dejan de ser niños que necesitan otra contención y espacio. Actualmente, no hay un lugar donde se encarguen de niños con adicciones, sino que se van a hogares”.

Benítez indicó que “en la actualidad estamos con una población de un 75% de Misiones, aunque también vienen de Brasil y Paraguay, junto con otros puntos del país, porque es una institución reconocida y gratuita”.

En la internación, “las etapas son: desintoxicación, rehabilitación y reinserción, en un tratamiento que dura entre un año y medio a dos años, dependiendo de la persona”, añadió.

Un tratamiento más cercano

El ministro de Prevención de Adicciones y Control de Drogas de Misiones, Samuel López, contó a PRIMERA EDICIÓN que “buscamos descentralizar la atención para tratar de focalizarnos en los municipios para que la respuesta concreta esté lo más cercana a la persona que atraviesa una situación de consumo problemático o adicciones”.

Recordó que, al principio de la pandemia, “se empezaron a conformar espacios de atención en Andresito, San Antonio, Puerto Esperanza y fortalecer el de Iguazú, además del DTC de Eldorado, entre otros espacios, como la Pastoral de Adicciones de Oberá”.

El ministro explicó que se avanzó con visitas domiciliarias para “tener una visión más real de su contexto, porque no todo queda en consultorio, hay que ver la familia y su realidad”. López remarcó que “el consumo es un desencadenante de varias cuestiones que no se lograron resolver antes”. En estas experiencias con las visitas, indicó que “se necesita un fortalecimiento familiar”.

Por otra parte, señaló que “ayudó mucho el trabajo con el CeMoAS, porque con los adolescentes en conflicto con la ley nos encontramos que no están escolarizados, pasan por una situación de consumo y problemas familiares”.

Más consultas desde Posadas y en una población joven

La directora del Centro Asistencial Manantial, Marisa Gauna, contó a este Diario que “en este semestre tuvimos casi 6.500 turnos solicitados, que se concretaron unos 3.500. Más del 80% es una consulta masculina y un 20% femenina”.

En cuanto a los pacientes que iniciaron el tratamiento, “fueron 920 en el último semestre, de los 3.500 que acudieron a consulta”. En el seguimiento, “el paciente en su primera consulta es abordado por un profesional de guardia, donde se ve qué consume”, agregó.

Gauna explicó que para algunos casos “tenemos un sistema de internación. En los últimos meses, tuvimos 62 pacientes internados, lo cual es un porcentaje bajo teniendo en cuenta la cantidad de consultas”. El esquema de internación “es de 3 a 4 semanas, luego otorgamos un sistema donde realiza talleres o actividades mientras se reinserta socialmente”, añadió.

Explicó que en comparación con otros años “la internación ha aumentado”. En el Centro, “durante la pandemia disponíamos de 4 camas de internación, con un trabajo al 100%, luego se extendieron a 6 y actualmente trabajamos con 10 camas, con una ocupación al 100%. Tenemos lista de espera, porque la demanda es mayor a la capacidad y a los pacientes ofrecemos otros esquemas, como ambulatorio hasta conseguir una cama en internación”.

En cuanto a los pacientes, indicó que “en el centro, más del 50% son consultas por alcohol, tenemos también por cocaína, marihuana y se abrió un consultorio por trastornos alimenticios. Además, hay otras adicciones, como a los videojuegos y la ludopatía, donde si bien son bajas las consultas, también están”.

Acerca de las consultas, señaló que “más del 80% es de Posadas y en grupos etarios de entre 20 a 40 años, es decir, adultos jóvenes. En el norte de la provincia, vimos un aumento en consulta por consumo de pedra, que consumen adolescentes desde edad temprana y con un daño neurológico precoz”.

Entrada anterior Aumentos de precios: “La gente ya no resiste más”
Entrada siguiente Por qué se celebra hoy el Día Mundial del Ajedrez