En un descargo público, repudiando que la prensa le consulte por los contratos sospechados de tráfico de influencias y cohecho, el nuevo presidente del Instituto dijo que “los chats son reales y quienes ahí se ve, es innegable”, pero que “de ninguna manera son 40” mujeres. “Se trabaja con responsabilidad y en silencio”, aseguró.

El presidente del Instituto del Fomento del Agro y la Industria Roque Gervasoni pareció admitir públicamente que conoce la cantidad exacta que personas implicadas en el escándalo que le costó el cargo a su predecesor, Marcelo “El Turco” Rodríguez, quien renunciara en Abril luego de viralizarse una serie de chats íntimos que mantuvo con decenas de mujeres, de las que se sospecha que intercambiaba favores sexuales a cambio de contratos laborales.

Luego de negarse de plano a responder al Móvil de MisionesCuatro, si están investigando en el IFAI, los contratos sospechados de cohecho, dádivas, tráfico de influencias y negociaciones incompatibles, entre otros presuntos delitos, Gervasoni usó las redes sociales para repudiar el tratamiento mediático del caso.

El descargo de Gervasoni contra las preguntas urticantes de la prensa

Sin aclarar si es que, de encontrar algún delito, va a presentar las denuncias penales que corresponda, el funcionario cuestionó a este medio, uno de los pocos en la provincia que le consultó sobre la gestión que debe realizarse para darle transparencia al IFAI. “Una vez más, Misiones Cuatro insiste con la adjetivacion y estereotipados de las trabajadoras del IFAI – Instituto de Fomento Agropecuario e Industrial, con tanta liviandad utilizan la palabra prostitución en el IFAI a raíz de los contratos, que realmente ‘SI’ me pone de mal humor el tratamiento misógino (sic) y mala leche que le dan al tema, mujeres valiosísimas (sic) me acompañan en la gestión, trabajadoras, madres de familia, esposas, novias o hijas, merecen como toda mujer el mayor de los respetos, basta de revictimizar a las mujeres”, bramó Gervasoni.

“¿Porque no preguntaron por el tema de los hermanos Skanata? Sencillo, son hombres, además el caso Skanata esta (sic) siendo revisado como todos los contratos del Instituto. Mas (sic) aun me asombra una mujer, supuestamente empleada del estado provincial que apoye los actos altamente duscriminatorios (sic) de este medio de comunicacion (sic), Entiendo que lo amarillo vende, pero hay límites”, sostuvo el funcionario, cambiando el eje del debate de la investigación interna y judicial de posibles delitos que podría haber cometido su predecesor, al de una supuesta estigmatización hacia todas las empleadas del IFAI.

Las revelaciones en discusiones con otros internautas

Sin embargo, en las respuestas a otros usuarios de Facebook, Gervasoni terminó revelando que sabe más de lo que informa públicamente sobre un escándalo que derivó en su designación al frente de un organismo con un presupuesto anual de más de 4 mil millones de pesos.

La docente Paula Pisak, una de las referentes feministas en la lucha por el Parto Respetado, le planteó a Gervasoni, sus dudas respecto del turbio entramado en torno al manejo de los contratos laborales en el IFAI durante la gestión Rodríguez, y el accionar de este ex funcionario.

“Me parece querido Roque que más allá de la prensa amarillista lo que indigna al pueblo y al género que lucha día a día por conquistar espacios acorde a su profesionalismo, capacidad y estudios, es saber que hoy seguimos con 40 contratos de mujeres que llegaron a esos puestos por favores sexuales. Quien te escribe sabes luchó por recibirse, sigue capacitándose día a día, pero laburo ni hablemos, no importa mi sabiduría pero sabes que, prefiero seguir horneando tortas, vendiendo productos y ropa usa. Duele? Claro que si porque notamos la política sigue siendo un espacio que no valora el esfuerzo y para muchos el camino más fácil es este”, le escribió Pisak (NdR, el subrayado es nuestro), en respuesta a la publicación de Gervasoni.

Chats reales, innegables y un trabajo personal en el tema

El funcionario respondió lo que sigue: “Pauli Pisak eso no es cierto por favor, me extraña que vos avales algo que nació de la mente putrefacta de un.periodismo que acuñó el número 40 como bandera de escrache al género, NO EXISTEN ESAS 40 yo me ocupe del tema, es una fábula mal intencionada para vender horas de tv al morbo Misionero y Nacional, yo te aseguro que no fue así, que los chats son reales y quienes ahí se ve, es innegable, pero de ninguna manera ese número es cierto, a vos una mujer que lleva años luchando contra patrones machistas, pido por favor no comprar esa basura”, bramó Gervasoni (NdR, el subrayado es nuestro), que rechaza el número de contratos presuntamente mal habidos, pero admite que “los chats son reales” y que “quienes ahí se ve”, “es innegable” que deben dar explicaciones.

“Te estoy explicando ahí que no es cierto, es un invento, yo me ocupe personalmente”añadió el jefe del IFAI en otra respuesta a Pisak (NdR, el subrayado es nuestro), contando que él mismo analizó e investigó los contratos que están en el centro del escándalo y que le costaron el cargo a Rodríguez.

Otra réplica y la misma estrategia de no informar

Luego, otro internauta, identificado como Hugo Lopresti, cuestionó el argumento de Gervasoni, sobre el número supuestamente “magnificado” de mujeres que habrían accedido a mantener relaciones íntimas con Rodríguez, en un contexto de contrataciones poco claras, sin concurso ni contralor de ningún tipo.

“NO fueron 40, pero aunque una sola persona hubiese pasado por este vejamen es suficiente, considero que fue irresponsable no informar en el momento que asumió, de esa forma no había espacio para elucubraciones. El hecho además de que usted busque ‘peores escándalos’ habla también del nivel al que lleva el asunto, ya que invoca otros escándalos para no hablar del que usted fue parte al integrar el partido responsable de la designación del anterior titular, tendría que agradecer a la prensa, ya que ese señor no esta mas y ahora usted encabeza el IFAI, el sentido común me indica inclusive que si no hubiera sido tan grave, el anterior titular no hubiera dimitido. Detecto una franca contradicción en su discurso, con todo respeto, que me hace pensar que el sol no se puede tapar con un dedo, considero que tiene derecho a darle bronca, como a cualquiera, porque todo chanchullo que se descubre es insoportable para el que tranquila e impunemente lo estaba cometiendo”, le escribió Lopresti a Gervasoni (NdR, el subrayado es nuestro), también en la red social mencionada.

“No les voy a dar el placer de publicar listas que alimenten el morbo, se trabaja con responsabilidad y en silencio”

Ante esto, Gervasoni volvió a cambiar de tema y ya no habló sobre su obligación de transparentar la gestión, investigar a su predecesor y acudir a la Justicia, ante los evidentes indicios de manejo corrupto de contratos laborales y otras posibles dádivas. “Hugo Lopresti no les voy a dar el placer de publicar listas que alimenten el morbo, se trabaja con responsabilidad y en silencio”, remarcó el funcionario (NdR, el subrayado es nuestro), dejando en claro que no va a dar datos sobre lo que sabe de los famosos contratos.

Y pese a que Lopresti le recordó que “como funcionario tiene la obligación de informar, inclusive de presentarse a la justicia para aportar todo información que sea procedente a una posible falta o incluso a un delito de cualquier índole”Gervasoni mantuvo su “silenzio stampa”. Para el internauta, el actual jefe del IFAI “no está siendo transparente” por decisión política.

No alimento el morbo y si me quejo por la banalización del rol de la mujer en el trabajo”, escribió Gervasoni, dando por cerrado el debate.

¿Un funcionario que “sabe y no denuncia”?

Ahora bien, con estos posteos, más allá de los ataques a la prensa que pregunta sobre temas incómodos para el poder político, parecería que Gervasoni conoce la cantidad exacta de contratos en los que podría haber manejos irregulares de Marcelo “El Turco” Rodríguez. Él mismo admite que “los chats son reales”, que investigó el asunto personalmente y que “trabaja en silencio”.

Una fuente tribunalicia consultada sobre estas expresiones de Gervasoni, indicó que da la impresión que el funcionario “sabe y no denuncia” posibles delitos de Rodríguez. Pero aclaró que esto se aplica también a todos los funcionarios que leyeron la noticia y no hicieron nada. Incluidos los del poder judicial misionero, que hasta ahora, no parecen avanzar en una investigación contra Rodríguez, quien fuera vicepresidente segundo de la Cámara de Representantes, durante su mandato como diputado provincial.

Entrada anterior Golemba: “Estamos ante un momento trascendental, después de 14 años”
Entrada siguiente Alberto Fernández ante el Mercosur: «Tenemos que estar más unidos que nunca»