Además, Uruguay buscar mayor independencia para negociar por fuera del Mercosur mientras Santiago Cafiero busca reforzar la unidad y clarificar las reglas.

Los países del Mercosur acordaron este miércoles una reducción del 10% en el Arancel Externo Común (AEC), que de esta forma quedará en línea con el nivel que había establecido Brasil en forma unilateral el mayo de este año.

El anuncio fue formulado por el viceministro de Relaciones Económicas e Integración de la Cancillería paraguaya, Raúl Cano Ricciardi, en una conferencia de prensa en la sede de la Conmebol, en la ciudad paraguaya de Luque, en la que aclaró que la medida «respeta las sensibilidades de todos los estados partes«, en referencia a las listas de excepciones de algunos bienes y servicios.

Con un Mercosur en crisis, Argentina se resiste a la actualización del Bloque

También se comunicó la conclusión del proceso de negociaciones para la firma de un «acuerdo de última generación» con Singapur, «el primero con un país del sudeste asiático», que es un «importador neto de alimentos». Así lo informaron Cano Ricciardo, y el ministro de Comercio e Industria de Singapur, Gan Kim Yong.

El director de Integración de Paraguay, Roberto Mermes, indicó que el bloque en su conjunto «podría incrementar sus exportaciones en US$ 500 millones» pero, además, obtener «importantes beneficios en servicios, cooperación técnica y capacitación de mipymes».

Temas que se abordaron

El desafío de la inflación, la efectividad de las políticas monetarias y la reducción paulatina del déficit fiscal fueron los ejes del encuentro llevado a cabo la mañana de este miércoles entre funcionarios de los ministerios de Economía y bancos centrales de los países del Mercosur y Bolivia, como Estado asociado.

Así lo señaló en conferencia de prensa el viceministro de Economía de Paraguay, Iván Haas, al término del encuentro del Grupo de Monitoreo Macroeconómico (GMM) que se desarrolla en la ciudad de Luque, en el complejo de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol), en la Sexagésima Cumbre del Mercado Común del Sur (Mercosur). El encuentro, el primero de la jornada, fue previo a la reunión de cancilleres y ministros de Economía en el marco del Consejo del Mercado Común (CMC).

La representación argentina en el GMM participó de manera virtual a través de contactos desde Buenos Aires del presidente del Banco Central, Miguel Pesce, y de la secretaria de Política Económica, Karina Angeletti, más la presencia como invitada de la secretaria de Relaciones Económicas Internacionales, Cecilia Todesca Bocco.

Asimismo, Paraguay presentó la propuesta de avanzar en la coordinación de las políticas fiscales y macroeconómicas de los países del bloque regional, una tarea que había quedado relegada con la irrupción de la pandemia de Covid-19. «Ese es el tema central de la agenda del GMM para el segundo semestre», durante la Presidencia Pro-Tempore de Uruguay, adelantó Haas.

El funcionario admitió que «cada país tiene sus situaciones particulares» en cuanto a los niveles de inflación y déficit fiscal, pero remarcó que el incremento de ambas variables se dio «de manera global», al punto que por primera vez en el siglo XXI los cuatro países tienen tasas interanuales de dos dígitos, con la excepción de Uruguay por menos de medio punto porcentual.

Uruguay busca mayor independencia

El canciller de Uruguay, Francisco Bustillo, aseguró en la mañana del miércoles que su país reafirma su «potestad de negociar con terceros países extrazona«, y que avanzará en ese sentido «con nuestros socios» del Mercosur o en su defecto «individualmente». Esto se produjo en medio de las negociaciones entre Uruguay y China.

Bustillo formuló el anuncio en el marco de la reunión del Consejo del Mercado Común, de la Sexagésima Cumbre del Mercosur que se lleva a cabo en la sede de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol), en la ciudad paraguaya de Luque.

Cafiero busca fortalecer el Mercosur

El canciller Santiago Cafiero afirmó este miércoles que «la cambiante situación internacional no puede resolverse sin el Mercosur» y consideró que los países que integran el bloque «serían más débiles» sin integración, al exponer en la LX Reunión ordinaria del Consejo del Mercado Común del Mercosur que se desarrolla en el centro de convenciones de la Conmebol, ubicado en la ciudad de Luque, Paraguay.

En el inicio de su discurso ante los ministros de Relaciones Exteriores del Mercosur, Cafiero se permitió citar al escritor paraguayo Augusto Roa Bastos, autor de obras como «Hijo de Hombre» y «Yo, el Supremo», al señalar que lo que «llamamos destino es lo que hacemos de nuestras vidas. Lo que llamamos Mercosur es lo que hagamos los países con la integración».

La reunión, que se inició pasadas las 11, es la instancia preparatoria que definirá los temas que se analizarán y debatirán en la Cumbre de Jefes de Estado del bloque regional, a la que asistirá mañana el presidente Alberto Fernández.

El jefe de la diplomacia argentina afirmó en otro tramo de su alocución que «la cambiante situación internacional no puede resolverse sin el Mercosur, sus países, sus trabajadores, sus empresas y sociedades culturalmente integradas«.

«Argentina cree en una mejor integración interna y en una mayor adecuación internacional para afrontar los desafíos que plantea el mundo después de la pandemia y la guerra» entre Ucrania y Rusia, sostuvo Cafiero.

En esa línea, el funcionario aseguró que para el Gobierno nacional «modernizar no implica disgregar al bloque y la toma de decisiones unilaterales, sino asumir la responsabilidad de transformar y profundizar el proceso de integración».

«¿Alguien puede imaginar con la mano en el corazón que vivirá mejor sin sus vecinos y hermanos?», interpeló Cafiero.

El canciller ponderó «el proceso de integración con reglas claras» que desarrolla desde hace años en el Mercosur «más allá de los diferentes signos políticos que gobiernan en cada uno de los países que lo integran».

«Estamos dispuestos a dialogar más allá de nuestras diferencias. Modernizar no implica disgregar este proceso de integración. Debemos trabajar», dijo Cafiero al describir la postura que Argentina trajo a esta cumbre.

Las palabras de Cafiero se producen en un momento en el cual Uruguay negocia un acuerdo de libre comercio con China, lo que pone en contradicción los principios de la carta orgánica del Mercosur.

Posturas de los cancilleres

Por su parte, el canciller de Uruguay, Francisco Bustillo, reclamó «un sinceramiento y modernización del bloque con una visión de pragmatismo», y adelantó que en su próxima presidencia pro tempore su país buscará esos objetivos.

«Buscaremos la integración con reglas claras y seguiremos buscando alternativas claras», remarcó Bustillo.

Diputados trabaja en el acuerdo Mercosur-Unión Europea

En tanto, el canciller brasileño, Carlos Alberto Franca, destacó los esfuerzos realizados por Paraguay durante su presidencia pro tempore para llevar adelante el proceso de integración durante la pandemia.

A su turno, el canciller boliviano, Rogelio Mayta, reafirmó la vocación que tiene su nación de acelerar el proceso de integración para dejar atrás su condición de país asociado y convertirse en miembro pleno del Mercosur.

Expectativas de la cumbre

Cafiero hizo su ingreso al hotel Bourbon, donde se alojan las delegaciones que participan de este encuentro, y tras saludar al cuerpo diplomático argentino destacado en Paraguay afirmó que tiene «las mejores expectativas» en relación a esta cumbre del Mercosur, cuya presidencia pro tempore es ejercida por Paraguay.

En las primeras horas de la mañana se desarrolló una reunión de Ministros de Economía y Presidentes de Bancos centrales del Mercosur y Estados Asociados, en la cual se abordaron «estrategias comunes para contener la inflación y alcanzar niveles sostenibles de equilibrio de las financias públicas», según indicó el viceministro de Hacienda de Paraguay, Iván Haas.

Cafiero llegó a Asunción junto a la coordinadora nacional del Consejo del Mercado Común y secretaria de Relaciones Económicas Internacionales de la Cancillería, Cecilia Todesca Bocco, como avanzada de la comitiva que estará junto a Fernández en la reunión de presidentes.

Las deliberaciones fueron abiertas por el ministro de Relaciones Exteriores del Paraguay, el embajador Julio César Arriola Ramírez. Tras la aprobación del temario se pasó a un análisis de las tareas llevadas a cabo durante la presidencia pro tempore del país que alberga a esta cumbre.

También se programó la segunda sesión de la Reunión Ordinaria del CMC presidida nuevamente por Arriola Ramírez, quien este miércoles cumple años.

Ese encuentro cuenta con la presencia de los Coordinadores Nacionales del Grupo Mercado Común (GMC), los Coordinadores Nacionales del Foro de Consultas y Concertación Política (FCCP) del Mercosur y Estados Asociados, comitivas técnicas e invitados especiales.

Jair Bolsonaro no asistirá al encuentro

La agenda finaliza este jueves con la Sesión Plenaria de presidentes de los Estados del Mercosur, Estados Asociados e invitados especiales, ocasión en que se presentará el Informe de la Presidencia Pro Tempore y durante la cual se aprobarán las declaraciones y comunicados conjuntos del bloque.

Actualmente, la presidencia pro tempore es ejercida por Paraguay, país que al término de la reunión hará el traspaso oficial a la República Oriental del Uruguay.

El Mercosur en ebullición moviliza a Alberto Fernández para el próximo round semestral

El encuentro de jefes de Estado -el primero presencial luego de la virtualidad impuesta por la pandemia de coronavirus que se inició en marzo de 2020- cuenta con la presencia confirmada de tres de los cuatro presidentes de los países que integran el bloque: Fernández; el anfitrión, Mario Abdo Benítez, y el uruguayo, Luis Lacalle Pou.

Tras idas y vueltas sobre su presencia en la cumbre, el mandatario de Brasil, Jair Bolsonaro, anunció el lunes que no asistiría al encuentro por problemas que debe resolver en su país.

Entrada anterior Más 110.000 turistas visitaron Cataratas en lo que va del mes de julio
Entrada siguiente Ardió depósito de la AFIP-Aduana en Garupá