El nuevo esquema de la estructura de poder en el Gobierno argentino tiene a un ministro muy fuerte, a una vicepresidenta en iguales condiciones y a un presidente a la “europea”, alejado de la toma de decisiones y más inclinado a las cuestiones protocolares.

La cuestión (y la tensión) se cierne ahora en los dos primeros y lo lógico es que quien diseña la Economía, en este caso Sergio Massa, se quede con el control de las áreas que la componen. De hecho, esa fue la condición que puso el exdiputado, ser un “superministro”. Pero la política también vive y depende los gestos y a es partir de ello que comienza a verse a un Massa no tan “súper”.

Esta semana vio la luz la foto que sella, al menos por ahora, la interna del oficialismo. Cristina Fernández de Kirchner recibió en su despacho del Senado a Massa. Allí la vicepresidenta le dio al nuevo ministro esa foto que, por ejemplo, no llegó a tomarse con Silvina Batakis y que, al mismo tiempo transmite un fuerte gesto de unidad a los mercados.

Acodados ambos en los extremos de la mesa expresaron repartirse la imagen con la misma centralidad que se presupone en el manejo del poder.

Massa asume el control del Ministerio de Economía y abroquela a las secretarías de Agricultura, Producción, Industria y Comercio, entre otros organismos. Cristina, al otro lado de la mesa del poder, conserva los espacios desde los que se recauda y distribuye: ANSeS, AFIP, PAMI y Energía.

Massa “diseña” la economía a mediano plazo… la generación y flujo de dólares a través de Agricultura e Industria y la dinámica de los precios con Comercio.

CFK aglutina las cajas de ANSeS, desde donde salen todas las asignaciones y jubilaciones del país; del PAMI ente autárquico, pero con reporte al Ministerio de Salud; y el área de Energía, lateral fundamental para lograr dólares.

Durante años las coaliciones políticas avanzaron con gestos al distribuir los cargos y el manejo del poder y, al mismo tiempo, complicando a la administración central. Habrá que ver si esta vez funciona.

Entrada anterior INYM clausuró un molino yerbatero porque encontró bolsas con palo y malas condiciones de higiene
Entrada siguiente Fuerte respaldo de Manzur al sector turístico, “uno de los grandes motores de la Argentina federal”