El mandatario nacional le recomendó «leer tratados de derecho penal». Y agregó: «Por mucho que grite justicia o corrupción, lo único que hizo fue decir un sinfín de disparates”.

El presidente Alberto Fernández reiteró este miércoles por la noche que el fiscal “Alberto Nisman se suicidó” y deseó que su colega Diego Luciani “no haga algo parecido”, cuando se refirió a la causa Vialidad y a su pedido de 12 años de prisión para la vicepresidenta Cristina Kirchner.

Las palabras del mandatario nacional se dieron en una entrevista en Todo Noticias (TN) cuando un periodista le mencionó que la Corte Suprema de Justicia (CJS) pidió “que se refuerce la seguridad sobre jueces y fiscales”.

En primera instancia, el jefe de Estado, dijo: “Le recomendaría leer tratados de derecho penal. Por mucho que grite justicia o corrupción, lo único que hizo fue decir un sinfín de disparates”.

“Realmente alentar que le pueda pasar lo que le pasó a Nisman…hasta acá, lo que le paso a Nisman es que se suicidó. Hasta acá no se probó otra cosa. Espero que no haga algo así el fiscal Luciani”, agregó el mandatario.

Luego, subrayó nuevamente que lo hecho por Luciani le “pareció de una debilidad jurídica asombrosa”, al mismo tiempo que añadió: “Espero que la Justicia reencause esta situación”.

“La que no quiere pensar en un indulto es Cristina Kirchner” 

El presidente Alberto Fernández afirmó además que la vicepresidenta Cristina Kirchner es “la que no quiere un indulto” y destacó que la ex mandataria “no cometió ninguno de los delitos que se le atribuyen” en la denominada causa Vialidad, luego del pedido en su contra de 12 años de prisión e inhabilitación perpetua para ejercer cargos públicos que realizaron los fiscales Diego Luciani y Sergio Mola.

“Viniendo para acá vi un tuit de Oscar Parrilli rechazando el indulto y la amnistía, que retuiteó Cristina. Entonces, llego a entender que la que no quiere un indulto es Cristina”, enfatizó Fernández y aclaró que “el indulto es una rémora de las monarquías”.

El mandatario indicó además que el “análisis crítico” que supo tener sobre el indulto “supone el funcionamiento de una Justicia en un sistema republicano que funciona pleno”, mientras que el país hay “una Justicia que se parece más a la de una monarquía que a la Justicia de una democracia”, dado que funciona de manera “selectiva” y “se aplica en favor de poderosos”.

“En esta causa Cristina Kirchner no tiene nada que ver, no tenga ninguna duda ¿Quién va a querer ser Presidente en la Argentina si se va a tener que hacer responsable de todo lo que pasa debajo de su gobierno?”, cuestionó.

En esa línea, el jefe de Estado puntualizó: “Ni Cristina ni yo queremos defender ningún acto de corrupción. A nosotros no nos une la búsqueda de la impunidad, nos une la búsqueda de Justicia. Hay que prestar atención seriamente a lo que pasa con la Justicia, este juicio es un disparate jurídico”.

“Yo no robé. La corrupción ha sido un mal endémico en la Argentina. En mi Gobierno puse todo mi empeño para que nadie robe, al día de hoy no tenemos cuestionamientos de ese tipo”, enfatizó Alberto Fernández.

Además, el jefe de Estado aseveró que “Cristina es una mujer honesta que no ha participado en nada de lo que le están diciendo” y argumentó: “No está diciendo que no haya ocurrido algo, porque ayer fue muy severa en su alegato con José López. Tampoco duda de la honestidad de Néstor Kirchner. Acá de lo que estoy hablando es de la responsabilidad de Cristina y no tengo ninguna duda de que no tiene nada que ver y no puede ser involucrada en esta causa”.

En ese punto, consideró que es “insostenible jurídicamente” la imputación contra la vicepresidenta en la causa por la obra pública, dado que la acusación “partía de una premisa insólita que decía que ella, como Presidenta, no pudo no saber lo que pasaba”.

Para Fernández, no se tendría que “estar hablando de un indulto, porque no hay condena” y disparó contra los medios de comunicación: “Han logrado establecer una condena mediática”.

A días del pedido de los fiscales Diego Luciani y Sergio Mola, subrayó: “Quiero que todos los argentinos entiendan que con estas lógicas se construyen doctrinas que después son muy peligrosas”.

En cuanto a la posibilidad de que el Frente de Todos convoque a una movilización para respaldar a la vicepresidenta, sostuvo: “A mí no me preocupa que la gente salga a la calle. Creo que tenemos que generar una gran movilización para defender la democracia, los derechos humanos y pedir por una Justicia independiente. Estar en las calles no quiere decir ser violentos”.

“Nadie cultiva la violencia. La primera que no cultiva la violencia es Cristina, quien nos mostró lo que estaban haciendo en la puerta de su casa, que los primeros grupos llegaron a su domicilio para insultarla como hace habitualmente. La lógica del escrache, del insulto no se soporta más en la Argentina”, apuntó.

Al ser consultado por su renuncia como jefe de Gabinete en 2008, respondió: “Cuando renuncié lo que le planteé a Cristina fue la necesidad de oxigenar el Gobierno, de darle otro aire y un tinte más propio porque venía muy con la continuidad de Néstor. En esos años habían empezado la cadena de denuncias sobre las obras públicas”.

En el tramo final de la entrevista, Fernández se refirió a la situación judicial de la referente de la Tupac Amaru, Milagro Sala, a la que fue a visitar a fines de junio pasado, cuando estuvo internada en una clínica jujeña.

“El delito central que le imputan a Milagro Sala es administración fraudulenta, que tiene una pena máxima de 6 años. Le aplicaron 13 porque le agregaron asociación ilícita, porque acá los jueces la regalan”, concluyó.

Entrada anterior Anuncian construcción de un nuevo Centro de Rehabilitación en la provincia
Entrada siguiente La Asociación de Fiscales repudia los dichos del Presidente acerca de Nisman y Luciani