El Gobierno aceptó convalidar un tipo de cambio a 200 pesos para que productores de soja vendan a la exportación parte de las 20 millones de toneladas guardadas, tal como había adelantado BAE Negocios. 

Con la necesidad de sumar divisas de manera urgente, el Gobierno aceptó convalidar un tipo de cambio a 200 pesos para que productores de soja vendan a la exportación parte de las 20 millones de toneladas guardadas, tal como había anticipado BAE Negocios. La medida estará vigente hasta el 30 de septiembre y será voluntaria. El decreto que va a salir prevé que aquellos productores que adhieran en más del 85% de su tenencia a este programa, van a tener oportunidad de seguir participando en programas de beneficios para consolidar ese proceso de crecimiento”, sostuvo el ministro Sergio Massa, acompañado por todo el equipo económico. Del anuncio también participaron las principales cerealeras nucleadas en la CIARA CEC. De esta manera, en vez de recibir 50.000 pesos por tonelada, los chacareros obtendrán aproximadamente 75.000 pesos, un incremento de rentabilidad que oscilará cerca del 50%. 

La dirigencia de la Mesa de Enlace había reclamado que en caso de existir una medida de estas características se hiciera extensiva a todas las producciones. Pero eso habilitaba a todos los sectores económicos a reclamar su propio tipo de cambio. Desde el Banco Central habían indicado a este diario que dada la reducción en los pagos de energía experimentados durante agosto, no habría necesidad de beneficiar con dicho diferencial a uno de los sectores más rentables del país. Pero ante el fracaso del esquema 70 – 30, convalidaron la nueva medida.

El complejo oleaginoso liquidó USD3387 millones durante agosto, lo que significó un incremento del 5% en comparación con el mes anterior y del 11% interanual. Según la corredora Grassi, se vendió el 70% menos de granos que un año atrás. Por su parte, desde el Centro de Estudios Agrarios (CEA) explicaron a BAE Negocios que durante el mes se comercializaron 1,39 millones de toneladas cuando las expectativas del Gobierno arrojaban un cálculo de casi 5 millones de toneladas.

El Gobierno y el Banco Central necesitan que durante septiembre ingresen 5000 millones (y no el promedio de 3000 millones de los últimos meses) para aumentar el ritmo de compras de divisas para abultar las reservas internacionales. Según informaron desde la CIARA CEC, “la decisión de venta de soja está siempre en manos del productor, y será él quien decida cuándo vender”. Según lo adelantado por Massa, en las próximas 72 horas las cerealeras deberán adelantar ingresos por 1000 millones. El resto, seguirá en negociaciones o a la espera de que los productores vendan. El grueso de los 5000 millones prometidos por la industria son granos en manos de las cerealeras a los que les falta fijar precio. El gobierno especula que ante la mejora en el precio, se terminarán de concretar las operaciones. 

En la ventana de 25 días abierta por el Gobierno, será difícil que se desprendan de todo su stock, estimado en 20 millones de toneladas. Desde la Mesa de Enlace aseguraron a BAE Negocios que la medida anunciada no fue acordada que no ellos aunque reconocieron que será una mejora para sus representados. Desde la Sociedad Rural enfatizaron que para que la medida tenga éxito, deberían contemplarse los contratos de arrendamiento y las posiciones fijadas a futuro. Por su parte, el titular de la Federación Agraria reconoció que la medida mejora la ecuación económica aunque «el Estado debería garantizar instrumentos de inversión para canalizar esos pesos».

Entrada anterior Herrera Ahuad: “Apoyar al deporte y acompañar a nuestros deportistas es una política de Estado”
Entrada siguiente Jubilados de Anses con bono y aumento, Tarjeta Alimentar y PNC: ¿quiénes cobran el lunes 5 de septiembre?