El primogénito del diputado kirchnerista Leopoldo Moreau acumula 256 cheques sin fondos y un oscuro prontuario que incluye denuncias por estafas por 70 millones de pesos y la utilización de una empresa inexistente. Sin embargo, cobra un sueldo por una oficina que está a 800 kilómetros de su domicilio.

En las últimas horas, se conoció que Leopoldo “Leopi” Moreau, hijo del diputado nacional del mismo nombre, que fuera dirigente de la Unión Cívica Radical hasta dar el salto al kirchnerismo más recalcitrante, cobra desde el año 2018 un jugoso contrato, a pesar de que sus condiciones personales parecieran poco adecuadas para ello.

En efecto, en aquel año y bajo el decreto Nro. 1687-SGG-2018, “Leopi” Moreau asumió formalmente como parte de la administración de la provincia de San Luis, bajo el mandato del aliado kirchnerista Alberto Rodríguez Saá. Actualmente, continúa cobrando la suma de 71.960 pesos mensuales.

La situación se tornó compleja cuando se supo que Moreau hijo se encuentra domiciliado formalmente a unos 800 kilómetros de su oficina, en la calle Saavedra de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. El dato llamó la atención, y más de un empleado administrativo de San Luis se preguntó cómo hace “Leopi” para teletransportarse a diario hasta la provincia puntana.

En aquel entonces, además, Moreau contaba con antecedentes poco favorables para asumir en su cargo. En efecto, y de acuerdo a la información suministrada por el Banco Central, acumulaba unos 256 cheques rechazados por falta de fondos, en lo que sus propios allegados consideraron “una estafa sideral”.

Las acusaciones cruzadas en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires alrededor de la figura de “Leopi” Moreau son numerosas. Habría sido denunciado en el año 2017 en la localidad de San Isidro por haber estafado por un monto cercano a los 70 millones de pesos a un grupo de jugadores de rugby del club CASI y de llevar adelante negocios a través de la firma Servicios y Distribuciones del Sur SRL de Formosa, que no existía en ningún lado.

Para cualquier persona que intente ingresar a la estructura del estado, el prontuario de “Leopi” sería más que suficiente para quedar descartado. Sin embargo, el hijo del diputado kirchnerista, al parecer, no tuvo problemas para asumir y, no sólo ello, sino seguir cobrando hasta el día de hoy.

Entrada anterior Las gambetas de la CGT: de la movilización a la Corte a la Misa «para reencauzar la convivencia» en Luján
Entrada siguiente Javier Milei cuestionó al dólar soja y advirtió por la emisión: «Es una chanchada»