El viaje del presidente Alberto Fernández a Estados Unidos generó controversia debido a la difícil situación económica que atraviesa el país y teniendo en cuenta que el primer mandatario nacional se mostró como en una visita de paseo donde hasta tuvo tiempo de probar guitarras eléctricas.

Tras su regreso al país, el presidente Alberto Fernández se prepara para volver a viajar a Estados Unidos en las próximas semanas para mantener la postergada reunión bilateral con su par de ese país, Joe Biden, después de que el mandatario norteamericano debiera suspender el encuentro que estaba previsto para julio por haber contraído coronavirus.

Pero en su regreso al país, luego de participación en la 77° Asamblea General de la ONU que se realizó en Nuevo York, viaje en el que el presidente tuvo tiempo de visitar a amigos músicos y mostrarse probando guitarras eléctricas, las preguntas sobre el costo del viaje de toda la comitiva –con más de 50 integrantes- generó preguntas a la opinión pública.

En un hilo de Twitter, Federico Teijeiro, Magister Prof. en Periodismo, con participación en varios medios de comunicación, repasó el gasto que generó el viaje de Alberto Fernández por el que el gobierno habría alquilado un avión a la empresa estatal Aerolíneas Argentinas por USD 505.000. “Al dólar oficial ($151) del momento, esto equivale a $76.255.000. Hay que aclarar que se tomará el valor oficial del día que el Gobierno efectúe el pago”, señaló el periodista.

Según los datos revelados, la comitiva partió el pasado 17 de septiembre y finalmente arribó a Estados Unidos el domingo 18, a las 9.30 (8.30 de la Argentina,) en el aeropuerto internacional JFK, a bordo del vuelo PRESI-01; “tras un vuelo que duró 10 horas y 55 minutos (sin escalas)”, agregó. Desde allí, el avión cruzó al aeropuerto de Newburgh, donde estuvo estacionado hasta que pasó a buscar a la comitiva argentina para ir a Houston y, luego, retornar al país.

La comitiva fue publicada el 7 de septiembre de 2022 y consta de 50 nombres. “Entre ellos, Carolina Marafioti, la vestuarista de Fabiola Yáñez, que figura como asistente”, dijo Tejeiro y agregó: “Desde el Gobierno afirmaron que la comitiva fue reducida, pero no emitieron un nuevo listado”.

En ese sentido, el periodista comentó que el Gobierno pudo haber utilizado otro avión, por ejemplo, un Boeing 737-MAX, con una escala, y hubiera sido 40% más barato, en términos operativos.

Entre los gastos que generó el vuelo, Teijeiro señaló que “el Airbus A330-202 tiene una configuración de 272 plazas, distribuidos en dos clases: 24 asientos de business y 248 de económica”. “Un pasaje ida y vuelta en business a New York cuesta, aprox., $858.904 (+ $725.607,80 de tasas e impuestos) y en económica $256.151 (+ $231.350,40 de tasas e impuestos)”, explicó el periodista haciendo una comparativa entre la cantidad de asientos dispuestos y los servicios que se pueden contratar.

Foto vía @alferdez

“Si multiplicamos por la cantidad de asientos en business: $858.904 x 24 = $20.613.696. Si hacemos lo mismo en económica: $256.151 x 248 = $63.525.448. Esto nos da un total de $84.139.144.”

“Si calculamos que son 6 días y medio (el 17/9 hizo un viaje a “El Calafate” y luego se preparó para volar a New York. Recién el 23/9 a la medianoche el mismo avión voló a Madrid, España): 6,5 x $84.140.000 = $546.910.000”, agregó.

Finalmente, Tejeiro reveló que el Estado Nacional le pagó a ARSA el total es de USD 4.172.940. Al dólar oficial ($151) son $624.524.000. “Esto equivale a 14.423 jubilaciones mínimas ($43.300)”, cerró.

Entrada anterior Gobernadores del Norte Grande y el Ministro del Interior inician gira por Estados Unidos
Entrada siguiente Massa confirmó el fin del «dólar soja»