El ministro de Economía apuntó contra Alejandro Crespo por “poner en riesgo una cadena de valor que tiene 150 mil empleos por no querer sentarse a la mesa de negociación”

El ministro de Economía, Sergio Massa, volvió a referirse al conflicto del sector de producción de neumáticos, se cruzó con dos diputados de la izquierda y apuntó contra el líder del Sindicato Único de Trabajadores del Neumático Argentino (SUTNA).

Tras haber explicado los trazos generales del Presupuesto 2023 en la Cámara de Diputados, Massa contestó preguntas de la oposición. La primera en tomar la palabra fue la diputada del Frente de Izquierda, Romina del Plá, quien lo acusó de intentar extorsionar a los trabajadores del neumático con la amenaza de abrir las importaciones.

Ayer, Massa le había pedido a las empresas que accedan a sentarse nuevamente a la mesa con el sindicato en el Ministerio de Trabajo, algo que las empresas rechazaban por sentirse “extorsionadas” por la actitud sindical que lleva adelante tomas en las plantas. Si no se llegaba a una solución, el Gobierno “tiene la voluntad política” de liberar las importaciones, según adelantó el secretario de Industria, José Ignacio de Mendiguren, luego de la reunión realizada en el Palacio de Hacienda.

Tras el cuestionamiento de Del Plá, Massa aclaró que el llamado a “abandonar la inflexibilidad” incluye tanto al sindicato como a las empresas. “No puede sentirse solo atacada una de las partes”, dijo.

Luego puso como ejemplo de la falta de flexibilidad que ambas partes no aceptaban hoy sentarse juntas en el Ministerio de Trabajo y reclamaban encuentros por separado con el ministro Claudio Moroni.

Llamar a que se termine el capricho no me parece que sea tomar parte”, insistió Massa ante los gritos de los diputados de la izquierda.

Por otro lado, Massa planteó que gobernar es “tratar de evitar el daño más grave cuando hay situaciones de conflicto”. “Cuando un grupo de dirigentes sindicales y políticos ponen en riesgo una cadena de valor que tiene 150 mil empleos, por no querer sentarse a la mesa, es un problema que tiene que tener una atención por parte del Gobierno”, señaló, en referencia a la militancia en el Partido Obrero de Alejandro Crespo, secretario general del sindicato de trabajadores del neumático.Romina del Plá, del Frente de IzquierdaRomina del Plá, del Frente de Izquierda

“Si tienen buena fe, que se sienten a la mesa de la paritaria como corresponde”, agregó. Desde el FIT continuaron criticando al ministro fuera del micrófono y lo acusaron de mentir.

Visiblemente molesto, Massa respondió: “No solo no miento, mintió ayer el sindicalista del neumático, que dijo que no había sido atendido por el Ministerio de Economía, cuando el Secretario de Industria, José de Mendiguren se reunió una vez con él y con Pablo Moyano, y otra vez a solas. El que mintió es Crespo, diputada”.

“Nosotros aspiramos a que haya la mayor producción local, pero el problema de fondo es que tenemos una disparidad enorme salarial dentro de la misma actividad por convenios unilaterales entre los sindicatos y las empresas. Por ejemplo, el ingreso promedio de un empleado de Bridgestone, 186 mil pesos, y de Pirelli es de 280 mil pesos”, dijo.

Ojalá que tengan el mejor acuerdo posible para ganarle a la inflación, pero lo primero que tienen que hacer es sentarse a la mesa”, resumió.

El conflicto se inició por el rechazo del SUTNA al aumento adicional del 16% para mejorar la paritaria 2021/2022 y efectivizar un aumento del 66% para ese período. El gremio exige, además, el pago del 200% sobre las horas trabajadas durante los fines de semana. Por eso las empresas califican de “salvaje” la actitud sindical: el reclamo no está contemplado en el convenio de trabajo vigente, por lo que Javier Madanes Quintanilla, dueño de Fate, una de las principales compañías de neumáticos del país, dijo que detrás del conflicto que mantiene paralizadas las plantas del sector hay intereses políticos y responsabilizó directamente al Partido Obrero.

El Gobierno expuso públicamente una línea dura sobre el rol del Sindicato del Neumático en la negociación. Una de las principales trabas que imposibilitan el acercamiento de las partes es el bloqueo de las plantas donde se fabrican los neumáticos. Los representantes de las empresas más importantes – Bridgestone, Fate y Pirelli – no quieren sentarse a negociar en esa situación. El SUTNA asegura que no cederá y seguirán con la medida de fuerza.

Entrada anterior Fuerte crítica de Macri a la toma de escuelas, los acampes y al gremio de neumáticos: “No seamos un país al margen de la ley”
Entrada siguiente Los chats por los que Cristina Kirchner insiste en investigar la motivación económica del atentado en su contra