El sindicato que nuclea a los controladores aéreos, referenciado en el Partido Obrero y cercano a Pablo Moyano, volvió a quedar en el centro de la tormenta luego de que una impericia de sus afiliadas pusiera a cientos de personas en peligro mortal.

Dos aviones comerciales se cruzaron a menos de 120 metros de distancia en pleno vuelo, lo que motivó una feroz discusión entre uno de los pilotos y la controladora aérea que estaba a cargo de la Torre de Control.

“Estuvimos a 500 pies, por momentos a 300 pies de diferencia con el tránsito que nos sobrepasó de derecha a izquierda”, anunció alarmado el piloto, mientras la pantalla reflejaba, literalmente, a un avión sobre el otro, en una situación de alta peligrosidad que puso en riesgo la vida de todos los pasajeros.

“Sí, correcto señor. La verdad que tiene razón. Si lo tiene que hacer por escrito, hágalo”, le respondió desafiante una empleada de la Torre de Control. “Es la saturación que tenemos en este sector y en este trabajo en este momento”, completó.

La respuesta altanera de la Torre de Control dejó perplejos a los pilotos, que acababan de poner en jaque tanto sus vidas como las de todos los que ocupaban los aviones en esos momentos. “La verdad es que son unos inútiles, ése es el problema”, aseguró, visiblemente enojado.

“¿Sí? Venga a decírmelo personalmente, por favor”, desafió la encargada de la Torre de Control, desconectada de cualquier responsabilidad en el grave hecho que acababa de ocurrir. Segundos después, volvió a abrir el micrófono para soltarle un último insulto al piloto: “Idiota”.

Actualmente, los controladores aéreos están nucleados dentro de la Asociación de Técnicos y Empleados de Protección y Seguridad a la Aeronavegación (ATEPSA), que está bajo el mando de la Lista Multicolor, referenciada con el Partido Obrero, que ganó las elecciones en el mes de abril de este año. La actual secretaria general, Paola Barritta, ganó con el 32 por ciento de los votos.

El hecho motivó numerosas protestas por parte de los pilotos aeronáuticos, quienes aseguraron que “la patota sindical, allegada a Pablo Moyano y al Partido Obrero, se dedica más a intimidar que a trabajar, y estos son los resultados”. Por último, vale destacar que fuentes internas intentaron desligarse del hecho dejando trascender anónimamente que la polémica no es actual sino que tuvo lugar en abril de 2019. 

Entrada anterior Facundo Manes volvió a criticar a Mauricio Macri y desde el PRO salieron a cruzarlo
Entrada siguiente LULA TUVO QUE SALIR A ACLARAR QUE ES CRISTIANO Y NO HIZO PACTO CON EL DIABLO