El mandatario irá a Brasil para celebrar junto al presidente electo brasileño por su triunfo en las elecciones presidenciales.

El presidente Alberto Fernández viaja hacia Brasil para reunirse en San Pablo con el electo presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, quien ayer se impuso en el balotaje ante el mandatario Jair Bolsonaro, por 50,90 a 49,10% de los votos.

Anoche, tras conocerse los resultados, el presidente Alberto Fernández felicitó a Lula Da Silva por su triunfo en los comicios, según informó la portavoz de la Presidencia, Gabriela Cerruti.

La reunión de hoy en el hotel Intercontinental de San Pablo, ubicado en el barrio de Jardins y a una cuadra de la avenida Paulista -tradicional lugar de festejos en las elecciones de Brasil-, se realizará en horas del mediodía, adelantaron a esta agencia desde la embajada argentina en el país vecino.

En tanto, fuentes oficiales señalaron que el presidente Fernández y Lula habían hablado por teléfono el jueves pasado por el cumpleaños del ahora mandatario electo. En esa conversación, ambos quedaron en que Fernández viajaría hoy en caso del triunfo del candidato del Partido de los Trabajadores en balotaje de Brasil.

En la conversación telefónica que mantuvieron anoche una vez conocidos los resultados de la segunda vuelta electoral, el mandatario argentino lo felicitó y Lula da Silva le dijo: «Te espero mañana (por hoy) para darte un abrazo», indicaron las fuentes.

Ayer, cuando el triunfo de Lula era un hecho irreversible, el Presidente manifestó estar «muy contento de que Brasil recupere a Lula y que América Latina recupere a Lula» en declaraciones a Radio 10 y definió al ahora tres veces presidente electo como «un dirigente realmente singular e impactante, que la pasó muy mal».

«Los brasileños llevaron a Lula al lugar en el que está hoy: es merecido y le hace mucho bien a la región, porque es un líder regional muy importante», analizó Fernández, y sobre el vínculo entre Brasil y Argentina vaticinó que tras la asunción de Lula «será mucho más profundo y más realista y sincero», lo que «no es poca cosa». Y recordó: «Argentina y Brasil representan un altísimo nivel del producto bruto sudamericano».

Entrada anterior El Estado toma todo: la tenencia de títulos públicos de los bancos ya supera en casi 70% lo que prestan al sector privado
Entrada siguiente Farmacéuticos en pie de guerra contra Kreplak y el director malabarista