El ex goleador de la selección argentina presentó su proyecto en uno de los equipos que animarán el torneo doméstico de la próxima temporada. Los detalles

La nostalgia se instaló en el fútbol argentino por la posible presencia de una leyenda de la selección nacional en la dirección técnica de uno de los equipos que animarán el certamen doméstico en la próxima temporada. Es que la figura de Gabriel Omar Batistuta, otro ex mundialista con el combinado albiceleste, asoma en el radar de Central Córdoba de Santiago del Estero para elegir reemplazante del técnico Abel Balbo, quien abandonó el cargo para sumarse al proyecto de Estudiantes de La Plata.

La dirigencia del club ferroviario evalúa la posibilidad de que incorporar al ex goleador santafesino, de 53 años, para sumarse como sustituto de su ex compañero en el representativo nacional. De hecho, según informaron algunos allegados a la institución santiagueña, habría sido el propio Batistuta, quien “levantó el teléfono” para proponer su deseo de sumarse al conjunto del norte.

Con el ex delantero de Boca Juniors, la Fiorentina y la Roma trabajaría el ex lateral de Rosario Central y AC Milan, José Chamot. “Por ahora es una propuesta informal, todavía no se analizaron nombres en forma minuciosa”, reveló el portavoz consultado de la institución que también remarcó que el “nombre que más seduce” a la Comisión Directiva de Central Córdoba es el del actual técnico de Patronato de Paraná, Facundo Sava.

En la entidad santiagueña, además, no hay certezas aún en relación a lo que pasará con algunos componentes del plantel, ya que -por ejemplo- existen sondeos por el extremo Alejandro Martínez, pretendido por Estudiantes de La Plata, y por el goleador uruguayo Renzo López, que figura en una lista para reforzar a Vélez Sarsfield.

Batistuta es reconocido por el mundo entero por su faceta de goleador. Durante su carrera conquistó la Copa América en dos oportunidades (1991 y 1993) y participó de los mundiales de Estados Unidos (1994), Francia (1998) y Corea-Japón (2002). También obtuvo la Copa Confederaciones en 1992 y dejó su huella goleadora en Newell’s, River, Boca, Fiorentina, Roma y Al-Arabi de Qatar, donde se retiró. Luego de colgar los botines tuvo un paso como manager de Colón de Santa Fe, en el que no logró consolidar su idea de trabajo.

Entrada anterior Cinco meses después de pagar $ 3 millones, Alberto Fernández busca cerrar la causa por la Fiesta en Olivos
Entrada siguiente ARBA derrocha otros 89 millones de pesos en cartelería