Así surge de los datos recopilados por el INDEC, en el acumulado del año, los haberes de los trabajadores crecieron 51%, mientras que los precios subieron 56,4% en igual período. Respecto de 2017, los sueldos perdieron 20 puntos.

Los salarios en la Argentina siguen corriendo de atrás a la inflación, dado que, en Agosto, crecieron un 6,5% acumulando una suba del 51%, mientras que el incremento de los precios fue de 7%, con un acumulado del 56,4% en los primeros ocho meses del 2022.

Según publicó La Nación este lunes, al analizar el índice general de los salarios, sólo los haberes de los trabajadores registrados en el sector privado no quedaron por detrás de la inflación. El resto de los sectores sufrieron una retracción en el poder adquisitivo. Es decir, cayeron los salarios reales.

“En agosto de 2022, el Índice de salarios se incrementó 6,5% mensual y 74,2% interanual. El indicador acumula una suba del 51% respecto de diciembre previo. El crecimiento mensual se debe a subas de 8,1% en el sector privado registrado, 4,2% en el sector público y 5,4% en el sector privado no registrado”, detalló el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

Quienes más poder adquisitivo perdieron fueron quienes integran el sector privado no registrado, es decir, los trabajadores informales, que solo acumularon en el año un alza de 38,8%. Mientras que el sector público sumó en igual período, un aumento de 51,3%, y el privado registrado, 55%. En otras palabras, los trabajadores privados contratados en negro, perdieron un 17,6% de su capacidad de adquirir productos y servicios, en los primeros 8 meses del año.

Al respecto de la destrucción del poder adquisitivo de los salarios, en un contexto de altísima inflación, Agustín Salvia, director del Observatorio de la Deuda Social, de la Universidad Católica Argentina (UCA), insistió en que le ha ido mejor al sector privado formal, vinculado a las negociaciones colectivas y las cláusulas de ajuste. “Esto significa que este año ha significado una caída del salario real, incluso para aquellos trabajadores a los que mejor les fue”, señaló el especialista.

En cuanto al sector público, Salvia observó que, luego de la recuperación que tuvieron el año pasado, empezaron a perder terreno. “Y obviamente el sector informal sigue siendo el más precarizado, porque queda afuera de toda protección. Y, si bien hay más trabajo no registrado, también hay más oferta de gente que quiere trabajar de algo. Al no haber convenios colectivos, el sueldo se mueve por la lógica del mercado, con lo que tiende a la baja”, remarcó.

Entrada anterior El Banco Central vendió u$s125 millones y cerró octubre con un rojo de casi u$s500 millones
Entrada siguiente JxC salió a cruzar a De Pedro por su planteo para eliminar las elecciones intermedias: “El nuevo ‘vamos por todo’ nace muerto”