Esta tarde, en una visita a la sede de la planta envasadora en San Javier de la empresa estatal Aguas Misioneras S.E., el gobernador Oscar Herrera Ahuad recorrió las instalaciones y repasó el proceso productivo de las cinco presentaciones del agua mineral comercializada bajo la marca “Agua de las Misiones”.

Allí, se interiorizó sobre las nuevas etiquetas y diseños de los envases que se presentarán oficialmente en las próximas semanas.

Además, el mandatario junto a autoridades provinciales y directivos de la empresa, descubrió una placa conmemorativa por el 11° aniversario de Aguas Misioneras, una empresa que nació a comienzos de la década pasada y llegó a comercializarse en 19 provincias antes de la pandemia del Covid-19.

En la ocasión, el vicepresidente primero de la Cámara de Representantes, Hugo Passalacqua, remarcó que esta empresa es la única en su tipo en la Argentina que está bajo la dirección del Estado provincial.

Dio cuenta del valor económico, turístico y fuente de trabajo que genera Aguas de las Misiones. “Es un orgullo para todos los misioneros”, celebró, destacando la calidad del producto y habló de la posibilidad, a futuro, de aumentar el número de plantas envasadoras y de la implementación de líneas de aguas saborizadas.

En la recorrida también estuvieron el intendente local, Matías Vilchez y directivos de la empresa, entre otros funcionarios provinciales y locales.

También, en su paso por la localidad, Herrera Ahuad visitó el Puerto de San Javier donde inspeccionó el área y dialogó con los funcionarios para futuras obras de conexión en el lugar.

Recursos humanos y producción

Aguas Misioneras S.E tiene 67 empleados en la planta de San Javier y 13 en Santa María.

Todo el personal está abocado en su totalidad a la demanda de producción de la planta de San Javier donde se trabaja en dos turnos y con 3 líneas de producción: 500ml; 1500ml (ambos con y sin gas) y 6,5 litros.

Vale recordar que, en cuanto a la parte administrativa, el nuevo directorio de la empresa asumió en el mes de junio del corriente año mediante el Decreto N.º 883/2022 del Ejecutivo Provincial.

Ángel Ismael Vallejos Larrea fue designado como presidente de la compañía y reemplazó al fundador e ideólogo del proyecto, el doctor Jorge Galeano.

El directorio nuevo se completó con Vanesa Elizabet Cabrera en el cargo de vicepresidenta y María Verónica Benítez, en el cargo de directora titular.

El objetivo de AMSE

Los abogados Jorge y Juan Pablo Galeano fueron los artífices de Aguas Misioneras, cuando le llevaron el proyecto a Carlos Rovira hace casi 15 años.

El gran objetivo de Aguas Misioneras fue anticiparse al futuro y valorizar económicamente. En ese entonces pocos lo veían con claridad, pero hoy el agua en muchos lugares del mundo es consdierado un bien tan valioso o más que el petróleo. Así fue que se sancionó la Ley I Nº 149, que creó AMSE con este fin.

Inicialmente, empezaron a embotellar el agua con la marca Agua de las misiones, como forma de valorizar un recurso, es decir, ponerle un precio y lograr que se pague por eso. Y también comenzar a cambiar una mentalidad muy arraigada: en Misiones, el agua sobra y es gratis.

En paralelo, desarrollaron la Unidad Ejecutora, que comenzó a aplicar una ley que databa de los años 80 pero sin efectos reales: que las empresas paguen por el agua que extraen de napas, ríos y arroyos.

Los Galeano primero fueron a las empresas más grandes y las mayores consumidoras de agua de la provincia: las papeleras Arauco Argentina y Papel Misionero. Tras una ardua negociación, estas empresas comenzaron a pagar por el agua que consumen mes a mes desde el año 2013.

Luego fueron “bajando” por el espinel productivo, yendo a otras firmas granes, medianas y algunas pequeñas con capacidad de pagar mes a mes por el agua que consumen.

Hoy más de 250 empresas (industrias forestales, tealeras, productoras de alimentos, hoteles, constructoras, aeropuertos, etc) paguen por el agua que utilizan, y además, cuiden el recurso (lo gratis, no se cuida).

Además, Aguas Misioneras SE creó un “banco de agua”, llamado técnicamente el BACAHE, que permite monitorear todas las perforaciones registradas, la cantidad y calidad de agua que utilizan.

El trabajo de la Unidad Ejecutora no fue fácil, porque tuvo que cambiar un hábito muy extendido en Misiones: donde muchos piensan que el agua es un recurso ilimitado, a pesar de que no es así y, al contrario, cada vez es más escaso y precioso, como demostraron las últimas sequías.

La tarea hubiera sido, sin dudas, mucho más fácil si Misiones fuera una provincia árida como Mendoza o Catamarca, donde el agua es cuestión de vida o muerte.

Apoyo en la gestión

Sin embargo, AMSE entró en crisis con la pandemia del Covid-19. Al cerrar los restaurantes y muchos lugares que consumían Agua de las misiones, la empresa entró en una estrechez financiera de la que recién comenzó a salir hace poco con el aporte estatal (la firma, no puede pedir créditos bancarios por ser una Sociedad del Estado) y el renovado apoyo del gobierno, materializado en esta visita de Oscar Herrera Ahuad y Hugo Passalacqua.

Entrada anterior Empieza el debate por el Presupuesto 2023 en el Senado
Entrada siguiente Con la adhesión de más entidades bancarias se sigue ampliando el alcance de los beneficios de los programas “Ahora”