Las expresiones del gobernador de la provincia, Oscar Herrera Ahuad, en su paso por Puerto Rico, hicieron referencia a las gestiones que realiza el gobierno ante el Ministerio de Transporte de la Nación.

Herrera Ahuad, dio detalles sobre la actual situación de la provincia de Misiones con respecto a la hidrovía Parana-Paraguay y a la posibilidad de que comience a operar el Puerto de Posadas a mediados del año que viene.

“En el tema hidrovía estamos trabajando muy seriamente porque para nosotros se ha dado una cuestión conflictiva con las vías navegables argentina a partir de la resolución que establece que los puertos pueden ser operados solamente por buques de bandera argentina” explicó Herrera.

También explicó que “al haber abolido el waivers (renuncia) que en su momento daba la posibilidad de que los buques de bandera extranjera puedan pasar por los puertos nacionales y en éste caso por el puerto de la ciudad de Posadas hace que, actualmente, estemos viendo cual es la factibilidad de que tengamos una flota naviera argentina con capacidad operativa para llegar hasta Misiones”.

A esta situación generada por decisiones que se tomaron oportunamente a nivel nacional se le suma que “el dragado de los ríos de la cuenca de la hidrovía llega hasta la zona de confluencia, que está aguas abajo (por el Paraná) de Misiones”.

Este contexto, el gobierno de la provincia, inicia “tratativas con el Ministerio de Transporte de la Nación, para tener la posibilidad aunque sea de una forma excepcional (hasta que la flota naviera argentina pueda llegar hasta acá) de poder operar con barcos de bandera internacional” detalló Herrera “si se logran estos objetivos seguramente vamos a tener la posibilidad de operar antes de mediados del año 2023 con el nuevo puerto de Posadas” agregó Oscar Herrera Ahuad.

Hidrovía: vía navegable troncal

La vía navegable troncal se conforma de tramos donde la vía navegable tiene profundidad natural y tramos donde la profundidad es artificial por intervención por dragado. Prevé rutas de circulación principales y rutas secundarias.

Según estudios realizados por CAF-Banco de Desarrollo de Latino América (2016), el transporte hidroviario resulta el más eficiente frente a modos terrestres en costo tonelada/kilómetro.

A modo de ratificación de estas afirmaciones informaron que una barcaza puede transportar 1.600 toneladas de carga, mientras que se requerirían 40 vagones de ferrocarril u 80 camiones para la misma carga. A su vez, transportando 1 tonelada de carga, por cada litro de diesel se recorren 251 km en barcaza, 101 km en ferrocarril, o 29 km en camión.

Otro dato que aportaron da cuenta de que para transportar 1 tonelada de carga por 1.000 km, una barcaza consume 3,74 litros de diésel, frente a 8,26 litros que consume el ferrocarril y 32,25 litros el camión.

La ruta del Mercosur

En su paso por Puerto Rico, días atrás, el gobernador de Misiones Oscar Herrera Ahuad, además de referirse a la hidrovía hizo mención a las rutas del Mercosur, puntualmente al Corredor Bioceánico “el corredor está en el presupuesto nacional, es un desafío muy grande de las diez provincias del Norte Grande, va a vincular las rutas del Mercosur con la salida a los puertos de aguas profundas” explicó.

El mandatario reconoció que Misiones está un poco alejado pero “si las otras provincias tienen la posibilidad de salida a esos puertos eso va a generar un alto potencial para que el transporte por el corredor biooceánico sea mucho más corto hacia los puertos” sostuvo.

“Será mucho más corto hacia los puertos del que tenemos hoy las provincia del Norte Grande” dijo. Los puertos a los que hizo mención Herrera son los puertos de Brasil y Chile respectivamente.

La propuesta fue presentada en la reunión de los gobernadores del Norte Grande que se desarrolló en la provincia del Chaco en septiembre pasado.

Los gobernadores de las diez provincias que integran la región, buscan crear el Programa de Infraestructura para el Desarrollo del Corredor Bioceánico del Norte Grande Argentino, una iniciativa que garantiza, durante el transcurso de 15 años, un monto anual que alcance como mínimo el 40% del financiamiento de las obras previstas.

Entrada anterior Los consumidores pagan cuatro veces más de que lo que cobran los productores agropecuarios
Entrada siguiente Juan José Szychowski, presidente del INYM: “Hay empresas que quieren quedarse con toda la riqueza del sector”