En menos de tres años de gestión, el organismo que administra los institutos penales de menores se llenó de militantes políticos sin preparación en la materia. Se multiplicaron las denuncias por falta de inversión, pagos retrasados y fugas que baten récords.

Desde la llegada del dirigente de La Cámpora, Andrés “Cuervo” Larroque, al ministerio de Desarrollo de la Comunidad de la provincia de Buenos Aires, el Organismo provincial de la Niñez y Adolescencia se fue poblando de militantes kirchneristas, que en poco tiempo llevaron el organismo al caos y un sinfín de denuncias.

El OPNyA, en pocos meses, pareciera haberse transformado en una oscura cueva a donde van a parar militantes de todas las facciones políticas, ávidos de un contrato estatal. Los militantes de La Cámpora se fueron sumando en manada a referentes de la ministra de Gobierno, Cristina Álvarez Rodríguez, personajes ligados a la ex gobernadora María Eugenia Vidal y oportunistas de todas las facciones políticas.

La subsecretaria de Responsabilidad Penal Juvenil, Viviana Arcidiácono, fue senadora provincial por Lomas de Zamora de la mano de Unión Pro, un frente creado por Mauricio Macri y Francisco De Narváez para las elecciones del año 2009. Poco tiempo después, Archidiácono no tuvo problemas en dar el salto a las filas del sciolismo, cumpliendo funciones bajo el mando del por entonces ministro de Seguridad bonaerense, Ricardo Casal.

Arcidácono, ahora, es una ferviente referente de la ministra de Gobierno, Cristina Álvarez Rodríguez. Gracias a sus influencias, logró colar dentro del OPNyA a dos amigas, Laura Sporeti y Perla Figueroa, quienes fueron beneficiadas con direcciones provinciales en los institutos penales. Las tres sufrieron el rechazo de los trabajadores del área, quienes cuestionan que no tienen preparación alguna en la materia.

El titular del Organismo provincial para la Niñez y Adolescencia es Germán Urman, un viejo conocido camporista y mano derecha del propio Larroque, quien llegó tras la decisión de la cúpula de la organización kirchnerista de desplazar a Diego Ginestra. A pesar de las numerosas denuncias que enfrentó por su comportamiento, Ginestra cayó bien parado y obtuvo un contrato en el Instituto Cultural de la provincia de Buenos Aires.

Mientras La Cámpora continúa utilizando el OPNyA para brindar contratos y “contener” referentes y militantes políticos sin preparación en sus respectivas áreas, las denuncias se acumulan unas sobre otras. Los trabajadores denunciaron salarios por debajo de la línea de la pobreza, que no alcanzan a cubrir la canasta básica, falta de colchones, calefacción e infraestructura básica.

Las soluciones no llegan y, mientras tanto, se registran fugas de menores en niveles alarmantes, que baten todos los récords históricos. De hecho, en casi todos los casos de robos y asesinatos conocidos en los últimos tiempos, los menores detenidos ya registraban al menos una o dos fugas de los institutos penales que dependen de Andrés Larroque.

Entrada anterior Casi 4 millones de argentinos dejaron de usar tarjeta de crédito: por qué pasó y a quiénes culpan los bancos
Entrada siguiente Joselo Schuap: “650 millones de pesos es la plata que la cultura invirtió en la provincia en estos tres años”