Representantes de Coninagro comentaron cuál el estado actual de varias economías regionales del país, también afectadas por la crisis económica del país. Reclaman medidas urgentes para enfrentar la problemática

Las diferentes economías regionales del país se vieron seriamente afectadas por el clima durante todo el 2022, y en distinta medida por los efectos de la sequíaheladas tardíasgranizo y también por cuestiones económicas y financieras, como fue el caso de la falta de créditos que permitieran una asistencia de estos sectores productivos. Tal situación se detalla en un informe presentado por distintos consejeros de la Confederación Intercooperativa Agropecuaria Limitada (CONINAGRO).

Elbio Laucirica, presidente de la entidad, admitió que las autoridades deben tomar nota de lo que le espera al productor durante el 2023, ya que aseguró que “el efecto de las inclemencias climáticas en los pueblos rurales significa que una menor producción serán menos ingresos para sus economías, hecho que afectará al comercio y a los servicios” en cada región productiva. Una problemática, que según dijo el dirigente, amerita “agilizar” la adopción de “medidas de contención” para evitar un derrumbe productivo en todo el Interior.

“La grave situación actual merece un planteo de políticas activas del sector, tipo de cambio, financiamiento, leyes, asistencia financiera, entre otras. Con la emergencia agropecuaria no alcanza, el productor cooperativo no puede avanzar. Las pérdidas son significativas y entendemos la situación, pero hay que observar lo que viene y tomar decisiones políticas que generen previsibilidad al productor agropecuario”, agregó Laucirica.

Al repasar las dificultades registradas en diferentes lugares del país, Juan Salvay, consejero de la entidad en Córdoba, manifestó que las últimas lluvias registradas no alcanzaron a contrarrestar el efecto de la sequía y las altas temperaturas. Allí, el distrito mediterráneo continúa con déficit hídrico marcado y demorada la labor de algunos cultivos. “Tras monitorear los maíces tempranos, ya hay pérdidas importantes en algunas zonas”, aseguró.Elbio laucirica, presidente de ConinagroElbio laucirica, presidente de Coninagro

También en la cadena láctea, en Santa Fe y Córdoba la situación es crítica. En ese sentido, se ha enviado una nota a las autoridades nacionales con la preocupación por la sequía, la intervención del Estado con el dólar soja y la suba de alquileres, lo que derivó en una suba de entre el 15% al 20% de los costos de la leche, además de la suba general de costos, baja de precios internacionales y programa de precios justos. Javier De la Peña, de la Junta Intercooperativa de productores de Leche, comentó que por la sequía en la primera parte del 2023 la reserva de pasturas para los rodeos lecheros será “de muy mala calidad: faltarán reservas para el año con bajo rendimiento de esas pasturas y faltará alimento para las vacas”, señaló.

Otras producciones

Además, en Santa Fe la situación de la ganadería bovina termina con una foto de un año complicado, estancado y con mucha incertidumbre. Felipe Tavernier, Consejero en la mencionada provincia, refirió que “para el ganadero la carne vale lo mismo en pesos que hace cinco meses atrás con una inflación que avanza a otro ritmo, lo que complica la situación. La sequía pega fuerte y genera un alto costo de los alimentos. El consumo interno no tracciona y en el mercado externo se continúa con controles, restricciones y en los principales destinos como China o Europa están comprando menores volúmenes y pagando precios en dólares mucho más bajo”. Por ello, consideró que para salir de esta situación “hay que avanzar en temas pendientes en la agenda pública, que nos ayuden a mejorar la competitividad de toda la cadena”.

Tampoco ayuda los resultados que se están obteniendo en la campaña de trigo 2022-23, Alberto Candelero, consejero en Santa Fe, admitió que en la cosecha del cereal que se obtienen rendimientos inferiores a los normales y muchas hectáreas, por falta de calidad, fueron destinadas a pastoreo con hacienda, ya que en muchos casos se vieron afectadas por heladas o falta de lluvias. También indicó que para el caso del maíz, “las plantas están secas, sin perspectivas de cargar grano y con un estado de desastre. Las cooperativas este año prácticamente sin operatoria de acopio de cereales están con rentabilidades muy bajas y altos costos por inflación lo que genera situación de quebrantos”, precisó el dirigente.La lechería es una de las producciones más afectadas. La lechería es una de las producciones más afectadas.

Rubén Borgoño, productor de maní en Córdoba comentó que la actualidad por la que atraviesa el sector, “es difícil y similar a la del arroz. El maní se exporta en un 95%, por lo tanto no hay casi mercado interno y el valor sigue siendo el mismo en dólares hace años. Los insumos aumentan de gran manera y a su vez, el alquiler para el cultivo por hectárea sube cada vez más, esto es lo que más nos dificulta. Quedan cada vez menos productores de maní, los números directamente no dan” expresó Borgoña. Por otro lado, desde Corrientes, Nicolás Carlino dijo que “en caso de persistir la seca la situación preocupa y es grave, porque perjudica la producción del próximo año. Además, tenemos que agregar la falta de competitividad con respecto a otros jugadores en el plano de las exportaciones. Las plantaciones citrícolas están desfinanciadas y con un panorama interno complejo”.

Por último, no es favorable la situación de la producción en MisionesManfredo Seifert, Consejero de Coninagro, comentó que la provincia “sufre los mismos problemas al resto de las economías por el manipuleo discrecional del tipo de cambio y la carga tributaria que nos hace perder competitividad, mercados y oportunidades comerciales, dejando como resultado menos trabajo, menos actividad productiva y más pobreza”.

La situación de la yerba mate sigue siendo similar al año anterior con menos producción, las plantas están muy afectadas por el estrés que sufrieron luego los incendios de comienzo de año y la sequía. No hay respuestas en la brotación de las plantas para poder producir un volumen importante de hojas. Por último, Orlando Stvass Consejero de Coninagro en Corrientes, sostuvo que en “el tema comercial el Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM) está pidiendo a la Secretaría de Agricultura un incremento de las estampillas de 160%, un tema complejo para trabajar que tiene que seguro absorber la cadena y con todo el sistema cooperativo en contra de este aumento”.

Entrada anterior 32 años después, la institucionalidad vuelve a estar amenazada
Entrada siguiente “Hambre, miseria y sufrimiento”: la vivencia de un opositor cubano en una cárcel del régimen de Miguel Diaz-Canel