Durante el año arribaron a la provincia 1,6 millones de visitantes, según un informe del ministerio encabezado por José María Arrúa

Durante este 2022 se registraron en Misiones casi 1.600.000 arribos de turistas y casi 6 millones de pernoctes, lo que significó más de 30 mil millones de pesos generados por el turismo, según un balance que se presentará este jueves oficialmente.

Bajo la síntesis “Misiones turística todo el año”, el informe refleja que “la provincia ofrece propuestas para las cuatro estaciones” y destaca el trabajo articulado entre el sector público y el sector privado “para buscar un equilibrio en las visitas dentro del calendario anual y fortalecer el propósito de reducir la brecha entre las llamadas alta y baja temporada”.

Así, entre las actividades que realizan en el destino Misiones, el 36% corresponde a la categoría naturaleza; el 16% a aventura; el 11% a observación de flora y fauna.

En cuanto al perfil del visitante, un 53% se movió en familia; un 33% en pareja; un 11% con amigos y un 3% solos. Respecto al origen, los turistas nacionales ocupan el primer lugar del ranking con un 94% y el misionero alcanza un 23%; lo que demuestra que muchos misioneros recorren y eligen su provincia como destino de escapada o vacaciones.

Esto también se debe a la diversificación y proliferación alcanzada. Las playas pueden ser un ejemplo y, más específicamente, Posadas; ciudad con una clara intención de consolidar el concepto de balneario y promoción de la vida saludable, teniendo en cuenta las propuestas recreativas y puestos de salud que se encuentran tanto en El Brete como en Costa Sur.

Río, arena, deportes y gastronomía (matutina y nocturna), conviven en un mismo espacio y con públicos diferentes pero que encuentran en la capital su escape y disfrute.

Con la guía de campings y balnearios 2023 y un calendario de eventos con sus festivales tradicionales, Misiones apuesta a “la certeza de aventura, seguridad y confort que puede brindar una provincia sede de una maravilla natural mundial” como son las Cataratas del Iguazú.

También se destacan los emprendimientos que surgieron en pandemia y actualmente atraviesan un muy buen momento: turismo rural, lodges, alojamientos temporarios, actividades en pleno contacto con la naturaleza.

El ministro de Turismo, José María Arrúa, destacó la apuesta de emprendedores y empresarios en la provincia: “Esto vemos que fue posible porque venimos construyendo una línea de trabajo coherente y pensando en los/as misioneros/as, en potenciar nuestros recursos e invertir en recursos y situaciones que dan un empujón interesante a las diferentes iniciativas que pueden surgir. Acompañar al privado se vuelve necesario para fortalecer la economía local”.

Por otro lado, están los destinos que año a año renuevan su categoría de clásicos por la cantidad de visitantes que los siguen eligiendo: las Cataratas, los Saltos del Moconá, el Salto Encantado y los Conjuntos Jesuíticos, son algunos de ellos.

Para estos casos, también llega la innovación. Redoblan la apuesta al pensar en un turismo internacional que cada vez se encuentra más cerca de recomponerse y proyectarse.

“Tenemos el 52% de la biodiversidad del país, somos el pulmón verde. Albergamos a una de las siete maravillas naturales del mundo. Misiones Jesuíticas declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Realmente somos un destino con grandes atractivos para todo el mundo. Y eso lo venimos trabajando para llegar a todos. No solo a los misioneros sino a viajeros de todo el mundo”, sostuvo Arrúa.

Una de las demandas de turistas extranjeros es la necesidad de incorporar prácticas amigables con el medio ambiente. Es un turismo cada vez más consciente y comprometido con el cuidado del entorno.

Es en este punto donde ganan lugar los glampings y lodges. La cuidadosa fusión de elementos del monte con los más modernos conceptos de alojamientos cálidos y confortables se conjugan en una arquitectura respetuosa del entorno para dar lugar a estos emprendimientos que ofrece Misiones, en entornos selváticos y con la biodiversidad característica de la Selva Paranaense. Son espacios pensados para disfrutar de la naturaleza y de una gastronomía características de la zona, en platos que se animan a combinar la producción de alimentos de la región, en presentaciones gourmet.

También se distingue el rastro activo, que consiste en una experiencia que trae actividades y adrenalina de la mano de expertos que acompañan a conocer, respetar y valorar la biodiversidad de Misiones, con actividades dinámicas que permiten conocer por dentro las particularidades de la tierra colorada, adaptadas al nivel de cada aventurero.

Misiones tiene reservadas nuevas sensaciones de multiaventuras, para quienes busquen canotaje, senderismo, trekking, cicloturismo, Mountain Bike, excursiones fluviales y lacustres, kayak, trail running, stand up paddle, rappel, escalada libre, tirolesa, canopy, tubbing, paratrike, observación de flora y fauna, excursiones en vehículos todo terreno y avistajes de aves.

De esta manera, se puede decir que el gran hotel verde se encuentra abierto todo el año con actividades, relax, río, arroyos, historia, aventura, playas; una experiencia diferente con huella misionera.

Algunos hitos destacados

En verano, la ocupación de alojamiento fue del 85%, con más de 470 mil visitantes. En Semana Santa, la ocupación fue del 93% y más de 31 mil visitantes. En el fin de semana largo por el Respeto a la Diversidad Cultural, la ocupación de alojamiento llegó al 94% y más de 36 mil visitas. Y en invierno, se registró un 91% de ocupación y más de 200 mil visitantes.

En cuanto al motivo de los viajes, el 84% corresponde a vacaciones, ocio o recreación, seguido por un 13% de visita a familiares o amigos, 2% por negocios o trabajo y 1% por estudios o formación.

Respecto a la planificación del viaje, el 43% lo hizo entre una semana y un mes; el 23% en menos de una semana y un 18% más de un mes y hasta 6 meses.

Entrada anterior Joselo Schuap: “650 millones de pesos es la plata que la cultura invirtió en la provincia en estos tres años”
Entrada siguiente Largas filas y espera de hasta 4 horas para cruzar desde Foz por el paso Tancredo Neves