El efecto del plan “ganar tiempo” se va agotando. Con las divisas de ambas ediciones del dólar soja, el BCRA tiene que sostenerse hasta marzo

La intervención del Banco Central y de la Anses para bajar al dólar dejó de lado las formas y se transformó en una irrupción avasalladora. Al mismo tiempo, anunciaron un canje de bonos por una canasta de Letras de Descuento y otra de Bonos duales (ajustan por CER o tasa de devaluación, la más conveniente) con vencimientos antes de agosto, salvo uno que caduca en setiembre y va a ser el más difícil de colocar.

Todo es parte del plan “ganar tiempo” pero el efecto se va agotando. Todo lo que se patea hacia delante volverá a ser un problema en pocos meses y los recursos con los que contaban para pasar el verano los cobraron anticipadamente a partir de los dos lanzamientos del dólar soja, el de septiembre y el que finaliza hoy.

“Si bien el volumen fue menor, en el Global 30 (GD30), siguió la fuerte demanda de divisas del sector privado que obligó a la intervención del Fondo de Garantía de la Anses y del BCRA, a vender este bono para bajar la paridad. El monto operado fue de $9.000 millones y lograron calmar a los dólares financieros. Mientras tanto, las manos amigas recibieron la orden de aumentar la oferta de dólares en el ‘blue’ y lograron bajarlo $7 a $350″, señaló el trader Esteban Monte.

En la última media hora, gracias a esta intervención, bajaron el contado con liquidación $5,60 (-1,6%) a $340,55. El MEP logró, a pesar de la fuerte presión, subir $2,73 (+0,9%) a $334,36.

En la plaza mayorista, el dólar subió 42 centavos a $176,80. Los exportadores liquidaron USD 178 millones, pero el Banco Central compró USD 539 millones porque ingresaron los yuanes chinos para las represas Presidente Néstor Kirchner y Gobernador Jorge Cepernic sobre el río Santa Cruz.

De esta manera, las reservas se elevaron USD 632 millones a 44.166 millones.

La liquidación de soja trajo alivio. “Con los USD 178 millones que liquidaron los exportadores, se cumplió el programa de alcanzar la meta de USD 3 mil millones para alimentar las reservas. Es un programa que conllevó una gran emisión monetaria con una pérdida patrimonial para el Banco Central de $53 mil millones por comprar caro (a $230) y vender a los importadores al precio oficial. La emisión total es descomunal. Entre la compra de dólar soja y la intervención en el mercado secundario de bonos, tanto Globales como CER, estamos hablando de más de $1billón en el mes”, señaló el analista financiero y experto en agronegocios, Salvador Vitelli.

Los bonos en dólares quedaron sin cambios y el riesgo país subió apenas 6 unidades (+0,3%) a 2.160 puntos básicos.

La Bolsa padeció una leve toma de ganancias porque, si bien había vendedores, encontraron rápidamente un comprador lo que limitó la caída del S&P Merval, el índice de las acciones líderes, a 1,57%. El monto de negocios fue importante, $2.989 millones.

Los ADRs -certificados de tenencia de acciones que cotizan en las Bolsas de Nueva York- operaron $3.749 millones. Fue una rueda equilibrada donde se destacaron Globant (+5,1%) y Transportadora Gas del Sur (+3,2%).

Hoy será un día más corto por la celebración del fin de año pero la tregua también será breve porque el 3 de enero se lanza el canje de bonos y la dolarización sigue enardecida. El tiempo que buscó ganar el ministro de Economía, en 2023 entra en la zona de descuento porque comienzan a vencer las facturas de las medidas que se tomaron.

Entrada anterior <strong>“El pueblo valora a los proyectos culturales que se sostienen en el tiempo”</strong>
Entrada siguiente Se filtraron más chats del celular de Marcelo D’Alessandro, ministro de Seguridad porteño