En la tierra colorada se consume más de lo que se produce pero el consumo viene en caída. Le siguen en baja San Juan, Formosa y Corrientes. El 79% del total se concentra en sólo cuatro provincias.

Con una caída de 8% en los primeros once meses de 2022 en comparación con el mismo período de 2021,  Misiones registra la caída más importante del país en los niveles de faena bovina. Los datos estarían vinculados a una disminución del consumo por parte de la población.

En los registros negativos le siguen San Juan (-6,5%), Formosa (-5,5%) y Corrientes (-3,6%). Para tener perspectiva, en el 2020 sólo 6 provincias habían reducido el nivel de actividad de sus frigoríficos, mientras que el año pasado fueron 14.

De enero a noviembre de este año más de la mitad de las jurisdicciones incrementó su nivel de actividad (15), destacándose La Pampa (+15,8%) y Entre Ríos (+10,9%). En el 2020, las faenas habían crecido en 17 provincias, mientras que en 2021 sólo en 9. Son muy pocas las provincias que vienen logrando crecimiento sostenido, de hecho, sólo 2, Salta y Tierra del Fuego, que lograron mantener sus faenas creciendo en 2020, 2021 y 2022; por otro lado, ninguna jurisdicción acumula 3 años de caída consecutivos.

Con expansión en los últimos dos años aparecen 5 provincias: Chaco, Salta, Neuquén, Santa Cruz y Tierra del Fuego. Por el contrario, se encuentran 4 provincias cuya industria frigorífica faena menos animales este año respecto del pasado y que ya venían faenando menos en el 2021 respecto del 2020: Corrientes, Jujuy, San Juan y La Rioja.

La industria frigorífica de las provincias más grandes como Buenos Aires, Santa Fe o Córdoba, vienen de caer en el 2021, para luego recuperarse, a distinta velocidad, este año (sólo Santa Fe venía de caer también en 2020).

De acuerdo a información de la Secretaría de Agricultura, Ganadería y Pesca (SAGyP), se faenaron 12,3 millones de cabezas de ganado bovino en los primeros 11 meses del 2022, una cifra que se ubica 3,6% por encima de la faena registrada en igual período de 2021, aunque continúa por debajo de los niveles observados en similares períodos de otros años previos (por caso, 2019 y 2020).

El 79% de la faena se concentra en 4 provincias (Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba y Entre Ríos) y si se suman otras 4, La Pampa, Mendoza, Tucumán y San Luis, se llega al 89% de la faena total; las otras 16 jurisdicciones que tienen plantas y registran actividad este año sólo aportan el 11% de las cabezas totales. Esta estructura de distribución territorial de la faena se observa bastante estable en los últimos 4 años.

Los datos pertenecen a un reciente informe de la IERAL elaborado por los economistas Juan Manuel Garzón y Franco Artusso.

Misiones, importadora

La faena de animales que se realiza en cada provincia no necesariamente coincide con la cantidad de animales producidos (o “engordados”) para faena en esa provincia.

Puede ocurrir que una provincia esté produciendo animales que luego serán enviados a faena a otra provincia (sería una “exportadora de gordos”), o viceversa, que una provincia esté faenando animales que fueron producidos en otra región (“importadora”).

Los posibles motivos de este desbalance pueden ser varios: falta de inversión en actividad ganadera al no disponerse de buenas condiciones de suelos y climas para desarrollar la actividad; inversión insuficiente en plantas frigoríficas (por variabilidad y/o falta de volumen de animales en la región), establecimientos ganaderos o frigoríficos localizados en cercanías de límites jurisdiccionales, provincias que pueden engordar animales (por abundancia de materias primas agrícolas) a costos relativamente bajos, etc.

En este sentido, se observa que Misiones se encuentra entre el lote de las provincias importadoras, quiere decir que faena más animales de los que produce.

Además de Misiones, hay otras cuatro que se destacan por sobre el resto por importar muchos animales gordos para faena: Mendoza, Tucumán, Jujuy y San Juan.

Unas 8 provincias se destacan por exportar animales gordos para faena hacia otros distritos: Córdoba, Entre Ríos, La Pampa, San Luis, Salta, Santiago del Estero, La Rioja y Corrientes.

Y finalmente, 6 provincias estarían faenando casi la misma cantidad de animales gordos de los que estarían produciendo: Buenos Aires, Santa Fe, Río Negro, Chubut, Formosa y Tierra del Fuego.

Entrada anterior Piden una cautelar para que Cristina Kirchner no cobre un retroactivo de $ 170 millones por su jubilación de privilegio
Entrada siguiente La empresa propietaria de la estancia de Lago Escondido denunciará a Juan Grabois tras irrumpir en la propiedad privada