Los contagios de la enfermedad transmitida por el mosquito Aedes aegypti subieron y ya superaron los 1.200. Se concentran en la zona central de Paraguay

El Ministerio de Salud de Paraguay, a través de la Dirección de Vigilancia de la Salud, confirmó ayer el fallecimiento de una persona a causa de fiebre chikungunya. Se trata de una mujer de 73 años oriunda de la ciudad de Limpio -departamento Central- que murió el último día del 2022 a causa de la enfermedad transmitida por el mosquito Aedes aegypti. Es el primer deceso que se registra en ese país desde la aparición del virus en 2015.

Si bien la enfermedad no tiene elevados índices de mortalidad, puede derivar en cuadros agudos o graves en adultos mayores o personas con comorbilidades. En el caso puntual de esta paciente, se encontraba internada en el centro de salud del Instituto de Previsión Social (IPS), tenía patologías de base y estudios realizados confirmaron que su muerte se produjo a consecuencia de la enfermedad, según dijo ayer en conferencia de prensa Guillermo Sequera, director de Vigilancia de la Salud del vecino país.

Además, el funcionario informó que actualmente hay otras quince personas que se encuentran internadas, de las cuales tres están en terapia intensiva con diagnóstico de chikungunya.

Informe

Sequera además presentó ante los medios el informe epidemiológico de las últimas tres semanas evaluadas en materia sanitaria, dos de diciembre y la primera de enero.

En ese período de tiempo se contabilizaron 1.244 casos nuevos de chikungunya y nueve de dengue a nivel nacional. “Nos preocupa el ascenso principalmente de chikungunya, estamos teniendo también casos de dengue, pero la cantidad de chikungunya es mucho mayor y están centralizados en el área metropolitana, en Asunción y el departamento Central”, explicó Sequera.

Dijo, además, que los casos de estas enfermedades se observan también en Cordillera, Paraguarí, Guairá, Concepción, Chaco paraguayo y otros departamentos. “En el resto del país también tenemos casos, pero de manera más dispersa”, precisó.

Reiteró la importancia de eliminar los criaderos de mosquitos para frenar la dispersión del virus, teniendo en cuenta que el Aedes es el agente transmisor de dengue, zika y chikungunya.

Además, esta semana autoridades sanitarias de Itapúa confirmaron dos casos: uno en Fram, a 55 kilómetros de Posadas y otro en Encarnación, en un hombre de 31 años. Ante ese escenario regional y el constante flujo de personas entre ambos países, funcionarios de Salud de la capital misionera tuvieron un encuentro con sus pares paraguayos para encarar tareas en conjunto.

En particular en la capital provincial se están encarando tareas de monitoreo de casas en busca del vector, retiro de neumáticos en desuso de gomerías y concientización a los vecinos sobre la importancia de la limpieza de patios y el uso de repelente. En tanto que a nivel provincial el Ministerio de Salud comenzó este jueves el operativo Salud + Verano con similares acciones de descacharrado y concientización en toda la provincia.

En esa línea, Viviana De Egea, directora de Vigilancia de Enfermedades Transmisibles del vecino país, detalló días atrás a este medio cuál es la situación que viven actualmente.

“La tendencia es que hay mayor número de casos de chikungunya que de dengue. Al chikungunya lo habíamos detectado en el país en 2015 cuando se introdujo por primera vez, luego tuvimos un pico en 2018, aunque fue más contenido, pero este año estamos teniendo una dispersión mayor en el territorio nacional. Ya tenemos más de 16 regiones con casos confirmados”, explicó la especialista.

Síntomas similares

Luego contó que el hecho de que la enfermedad comparta algunos síntomas con el dengue hace que a veces se retrase el diagnóstico. Por eso pidió al personal de salud estar atentos a cuáles son los virus predominantes en sus zonas.

“Los síntomas son parecidos a los del dengue y eso hace que podamos tener una virosis que no dé la cara hasta bien avanzada la enfermedad. Los servicios de salud deberían estar atentos a la circulación de los virus. Un médico o cualquier personal de salud que está atendiendo pacientes y que todavía no es clara la sintomatología tiene que tener presente que todos los virus están circulando al mismo tiempo”, dijo y agregó que actualmente también sigue habiendo virus respiratorios.

Asimismo, De Egea también puntualizó que: “Clásicamente lo que se describe para el chikungunya es un intenso dolor articular, más que el dolor abdominal o retroocular del dengue. Los pacientes con chikungunya presentan un dolor articular simétrico, esto quiere decir que si afecta a un tobillo, los dos tobillos son muy dolorosos, en algunos casos tienen hinchazón y también rash cutáneo, que en el dengue aparece sólo cuando baja la fiebre”.

“Sin embargo -siguió-, en el chikungunya tenemos fiebre alta desde el comienzo, enseguida aparecen las manchitas en la piel y eso podría orientar al médico en sospechar esta enfermedad. Pero los pacientes no se presentan siempre como los casos del libro y entonces tenemos que estar atentos a cualquiera de las posibilidades”.

Al no tener tratamiento específico, se abordan los síntomas como la fiebre y el dolor articular con diversos medicamentos que deben ser recetados.

“Cualquier cuadro febril deshidrata mucho a las personas, por eso hay que estar atentos a los adultos mayores y los niños. En el caso de chikungunya, se describe el dolor intenso de las articulaciones, entonces hay que manejar ese dolor con analgésicos recetados por un profesional de salud. Pero, insisto, hay que estar atentos a las personas mayores y los niños porque en ellos se pueden presentar complicaciones”, sostuvo De Egea.

La profesional de la salud además aclaró que la enfermedad suele tener un espectro de gravedad menor que el dengue, pero hay pacientes que pueden ser considerados de alto riesgo por sus patologías de base, al igual que las embarazadas.

También destacó que a diferencia del dengue, la fiebre chikungunya no tiene distintos serotipos y genera inmunidad de por vida.

“Las personas que pasan el cuadro agudo se mejoran y ya no vuelven a presentar dolores articulares. Pero sí está descripto en la bibliografía que un grupo de pacientes puede desarrollar dolores crónicos de articulaciones, pero no está definido quiénes son”, indicó.

Por último precisó que el momento más intenso de la enfermedad puede “asustar, porque la persona queda postrada del dolor y no puede prácticamente levantarse” de allí deriva el nombre chikungunya, que se traduce como el que se encorva o dobla de dolor.


Previsiones tras la lluvia caída ayer

Luego de las precipitaciones de ayer, el municipio posadeño solicitó a los vecinos “incrementar las medidas preventivas para evitar la proliferación del mosquito Aedes aegypti, transmisor de enfermedades como el dengue, el zika y la fiebre amarilla, chikungunya. Por este motivo, resulta fundamental limpiar y vaciar cualquier recipiente que pueda acumular agua”.

“Es importante destapar los desagües de lluvia de los techos, pozos, letrinas abandonadas, mantener limpios los patios de las viviendas, recoger los residuos sólidos en predios y lotes baldíos. También se recomienda la vigilancia de los espacios naturales que puedan constituirse en criaderos como huecos de árboles, plantas y flores”, señalaron.

Ante cualquier duda, pidieron a los vecinos comunicarse a los teléfonos 44-20183 del Instituto Municipal de Vigilancia y Control de Vectores o bien al 0800-888-2483 del Centro de Atención al Ciudadano, de lunes a viernes, de 7 a 19.


En cifras

15

En el informe de salud presentado ayer también se señaló que hay 15 pacientes internados con chikungunya, tres de ellos graves.

Entrada anterior Últimos días para validar datos y mantener el Potenciar Trabajo
Entrada siguiente Alberto Fernández: «El que dejó gente hambrienta se llama Macri»