Desde bares y restaurantes indican que se ve a muchos visitantes de otros países. Las promociones y descuentos impulsan la salida de los turistas más austeros

Las primeras dos semanas del año fueron muy propicias para el sector gastronómico. El intenso calor y la llegada de turistas incentivaron las salidas y elevaron la demanda de bares y restaurante, sobre todo en aquellos que cuentan con espacios al aire libre. Las promociones en comidas o bebidas, como las cervezas, también ayudaron a movilizar el flujo económico en la actividad, pensando además en aquellos que visitan la provincia de forma más austera.

Desde el sector afirman que fue un bien comienzo de año y esperan con expectativas la segunda quincena, con el recambio turístico y más días de calor veraniego.

Al respecto, en diálogo, Daiana Bárbaro, propietaria de Casso Bar en Posadas, explicó que “en la primera quincena estuvimos bien porque tenemos un patio enorme, tenemos bastante espacio para estar al aire libre y la gente por el calor y el clima, eligen eso”.

“Estamos con una promo todo enero de martes a jueves, de dos pintas de cerveza artesanal por 600 pesos. La gente cuida su bolsillo y la promo le viene bárbaro. Por eso también tenemos otra promo especial de cumpleaños. Sabemos la situación en la que estamos todos, por eso buscamos alternativas para que el cliente pueda salir, disfrutar y cuidar el bolsillo a la vez”, expresó. Y dijo que “estas dos semanas se movió bastante y principalmente por la promo”.

El turismo como aliado

En la misma sintonía, Francisco Souza, propietario de Amarú Café y Costa Amarú Resto Bar, dijo que comenzó bien la temporada, “hay bastante turismo principalmente de la Argentina, pero también Brasil y Paraguay”.

“Los días que están lindos nos va re bien en el bar de la Costa. Pero igual en el café (que se encuentra en el centro posadeño) no bajó mucho el movimiento. Se mantiene estable a diferencia de veranos anteriores que bajaba mucho. Incluso siempre cerrábamos quince días por vacaciones y este año decidimos mantenerlo abierto”, expresó.

El impacto del turismo en los demás sectores se puede ver claramente en San Pedro, donde si bien no recibe a muchos turistas en el verano, hoy se volvió un lugar de paso obligatorio para quienes quieren ir a las playas de Brasil y deciden cruzar por el paso internacional Pepirí Guazú (Rosales), debido a la cercanía y rapidez. La ciudad comenzó de esta manera a recibir familias y grupos que pasan la noche para seguir viaje, lo que generó un interesante movimiento en la zona.

Los espacios al aire libre son los más elegidos en la temporada estival.

Así, el sector gastronómico se ve beneficiado con el notable incremento de turistas a diferencia de lo que pasaba con anterioridad, cuando la demanda mayormente era por parte de transportistas y servicio de viandas, en algunos casos. Desde algunas casas de comida, precisaron que por parte del turista la demanda está en la cena, un número considerado llega a la localidad por la noche. De estos, la mayoría no requiere desayuno y tampoco almuerzos, ya que continúan viaje a primeras horas. Por lo tanto, el movimien to normal no resulta igual para todos los emprendedores que cuentan con este servicio y trabajan sobre todo en el horario del almuerzo.

Sí se ve la diferencia también en aquellos lugares que cuentan con alojamientos, o bien que ofrecen cenas a precios más económicos, obteniendo durante estos días un buen repunte, lo que resulta alentador para los propietarios.

La inflación golpea al sector

También en Jardín América hay buena demanda debido a la afluencia de turistas. Hay predios que tienen gran cantidad de comensales venidos de distintos puntos de Misiones y otras provincias.

En este sentido, Cristian Benítez, propietario de Parrillas El Quincho, destacó la nutrida recepción de personas. “En el local se está trabajando muy bien e incluso puedo decir que hay oportunidades que falta lugar y debemos mandar a otros locales por falta de espacio”, dijo.

A su vez contó que en su casa comercial se sirve parrilla libre y los fines de semana son los días que más buscan las personas para salir a comer. Incluso se refirió sobre el precio y qué cambió notablemente con la misma temporada veraniega pasada. “En un año subió casi el doble, hoy en día la parrilla libre cuesta $2500”, resaltó.

Por otra parte, Élida Trinidad, dueña Eli-Mark, comercio apostado dentro de las instalaciones del Complejo Municipal Saltos del Tabay, contó que en la actual temporada disminuyó la cantidad de comensales en comparación a lo que fue 2021/22. “Se ve menor cantidad de gente en el local, aunque en esta oportunidad se ve también más gente de otros países”, explicó la comerciante. A esto contó que en la primera quincena tuvo gente misionera, turistas desde Chaco, Corrientes, Entre Ríos, Buenos Aires y países como Brasil, Paraguay, Alemania y Japón.

Al ser consultada sobre la suba de insumos para la preparación de los platos que se sirven en el lugar, dijo: “Sube constantemente, hay artículos que suben todos los días y acá tratamos de aguantar para no subir tanto, pero llega un momento que sí o sí hay que incrementar”. A su vez, destacó que en esta temporada hay menor cantidad de asistencia en su local debido a la actual situación económica. 

Entrada anterior Cataratas: estiman que para marzo podría reabrirse el acceso a Garganta del Diablo
Entrada siguiente El Parque Nacional Iguazú ya recibió “más de 50 mil visitantes” en el 2023