Desde el 2 de enero, tal fue el incremento en los precios según una conocida empresaria del rubro que opera en Posadas, y mantiene contactos permanentes con los proveedores. Los consumidores en la ciudad capital “cada vez consumen menos carne roja” y una compra semanal, ronda los $12 mil.

La inflación se hace sentir en el rubro de las carnicerías en Posadas, donde hubo un aumento del 35% en los cortes minoristas, de acuerdo con la empresaria Soledad Motte, quien reveló que está cayendo el consumo de carnes rojas y que un 50% de las compras se financian con tarjetas de crédito, especialmente, en los últimos 10 días de cada mes.

“Desde el 2 de enero, tenemos un 35% de aumento en cortes minoristas”, reveló Motte en diálogo

Consultada al respecto, Motte insistió en que “disminuyó mucho el consumo, y pasamos del novillito a vender vaca (adulta) Aumentamos la venta de cerdo y todos los productos de ave”, subrayó.

Según la empresaria, lo posadeños “cada vez consumen menos carne roja. Seguimos vendiendo costilla, pero de novillito muy poco”, aclaró.

Para Motte, en su comercio, “hace tres semanas que estamos estables con los precios. Pero el pollo es lo que comenzó a subir (en el precio) ahora”, dijo la empresaria.

Asimismo, en paralelo a la caída del consumo, aumentó el pago diferido o financiado con tarjetas, lo que muestra el uso del crédito para consumos de alimentos, es decir, no para adquirir bienes durables. De acuerdo con Motte, actualmente, el pago de la carne es un 50% en efectivo y un 50% en tarjetas. “Y más a fin de mes, en los últimos 10 días del mes se nota mucho (el uso de las tarjetas)”, amplió.

Por último, Motte reveló que una compra semanal, para una familia tipo, asciende a los 10 mil – 12 mil pesos. “Pero para el día, un kilo de pulpa está 1.900 pesos”, remató.

Entrada anterior Corrientes duplicó la cantidad de parques industriales en la presente gestión
Entrada siguiente Bº Las Vertientes: al menos 24 familias resisten en un lote ocupado, tras dos desalojos