En una entrevista, el jefe de Gabinete planteó que “la deuda heredada del gobierno de Macri es un problema muy grave de toda la Argentina, no de un sector”. Además insistió en el “firme” rechazo a un programa de ajuste.

-El miércoles quedó claro que el obstáculo para acordar con el FMI pasa por el programa fiscal: el sendero que propone el Gobierno para reducir el déficit es progresivo, pretende cuidar el crecimiento y se basa en la recaudación, mientras que algunos países que integran el FMI exigen ajuste. ¿Es así?

-Juan Manzur:
 Primero, lo que hay que destacar es la convocatoria del Presidente, del doctor Alberto Fernández. En cada gesto, en cada actitud que tiene, está siempre convocando a la unidad, al diálogo, al consenso. En generar la mayor amplitud en la toma de decisiones. El Presidente fue muy claro: el problema de la deuda heredada del gobierno de Macri que hoy tiene el país es muy grave, no un problema de un sector. Es un problema de toda la Argentina. Esta decisión, de convocar a la totalidad de las provincias en el marco de un país profundamente federal, para explicar cuáles son los caminos que se han recorrido hasta ahora, cuáles son los puntos de encuentro y cuáles los puntos que están pendientes de acordar, le da una solidez muy importante. Por otro lado, el ministro Guzmán fue muy claro y muy explícito cuando habló, y con total claridad contó cuáles son todos los avances que se vienen dando en las negociaciones que se están llevando adelante. La lógica, en definitiva, es la que se indica: lo que se busca es acordar, lo que se quiere es acordar, la decisión política del Gobierno argentino, tal cual lo expresa el Presidente, es acordar. Lo único que pide la Argentina es poder seguir creciendo. Ese es el punto central. Hay que seguir creciendo. Porque hay que seguir mejorando los indicadores sociales: de pobreza, de desempleo. Esta es la única condición para acordar con el Fondo. Que la Argentina pueda seguir en este sendero de crecimiento que ha mostrado. Porque este año la Argentina va a crecer -todos los indicadores lo muestran- quizá un poco más arriba del 10%. Es un número muy importante. El desempleo también bajó, producto de este crecimiento. Se han exportado volúmenes que hace años no se lograron. Todo tiene que ver con generar las condiciones para que la calidad de vida de los argentinos mejore. Por eso es la decisión tan firme de nuestro Gobierno de decir “no queremos un ajuste”, porque eso recaería sobre los sectores más vulnerables.

-¿Qué piensa de la decisión del jefe de Gobierno porteño, que no envió representantes a la reunión informativa sobre la negociación con el FMI?

-Juan Manzur:
 La de convocar a la totalidad de las provincias es realmente muy importante. La cuestión de la deuda con el Fondo se tiene que transformar en una verdadera política de Estado a futuro. Porque, como dijo el Presidente, (el cronograma de pagos) va a a exceder los mandatos constitucionales de los actos electorales. Por eso cobra magnitud la convocatoria que hizo. En ese contexto, de diálogo, de apertura, de ver de qué manera se acercan posiciones, creo que la actitud del jefe de gobierno de la ciudad de Buenos Aires no ayuda. Lo que hay que hacer es buscar soluciones, y las soluciones se buscan en la medida en que hay diálogo. Por eso yo no comparto la decisión del jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires de no concurrir al diálogo cuando se lo convoca a ver de qué manera se soluciona un problema grave que hoy tiene la totalidad de los argentinos, como es la deuda externa que es la que hoy se está viendo de encaminar.

-T: Recién hablábamos de un dirigente opositor, como Rodríguez Larreta. Se han escuchado planteos distintos de otros gobernadores de la oposición, como el titular de la UCR Gerardo Morales, que en declaraciones radiales dijo “lo menos que tenemos que hacer es ir, fue una deuda que contrajo nuestro Gobierno”. Cuando la oposición votó el rechazo al Presupuesto también hubo voces discordantes, como la Coalición Cívica y el mismo Morales, que lo consideraron un error. ¿Qué evaluación hace?

-JM:
 Yo lo que creo es que fue un error no acompañar el Presupuesto presentado por el Poder Ejecutivo. Fue un error, y después a partir de ahí están dadas todas las justificaciones que usted muy bien menciona. El gobernador Morales dijo: “Cuando Macri tomó la deuda no nos consultó a nadie. Esta deuda la tomamos nosotros. Bueno, por lo menos tenemos que ir a ver de qué manera acompañamos a resolver este problema”. Nosotros lo que queremos resolver es el problema que hoy tiene la Argentina, en el marco de esta situación de endeudamiento fenomenal. Cuando usted lee el informe que hizo el propio organismo que le prestó los fondos a la Argentina, el Fondo Monetario internacional, es lapidario. Entonces, cobra cierta lógica lo que dice el gobernador Morales, lo que él plantea. Ojalá que estas expresiones que tiene, en representación de los otros gobernadores de la oposición, se transformen en gestos concretos que vayan en la dirección de colaborar y ayudar para que podamos resolver el problema que hoy tiene la Argentina.

-T: Algunos gobernadores han planteado cuestionamientos por el costo del transporte público en sus provincias y se han quejado de las asimetrías en la aplicación de los subsidios en ese rubro, porque cuestionan que el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) tiene subsidios muy altos. ¿Qué piensa de ese tema?

-JM:
 Los subsidios al transporte se dan a lo largo y ancho de la Argentina. Efectivamente, hay una asimetría en la asignación de recursos entre todo lo que tiene que ver con AMBA y lo que es el resto de las provincias. Esa brecha, felizmente, se va achicando. Es un problema de larga data, que no se lo va a resolver de un día para otro. Yo no tengo duda de que en forma paulatina se van a ir achicando posiciones para que la distribución de los subsidios, en este caso al transporte, sea lo más equitativa y federal posible.

-T: Usted es gobernador y llegó a la administración del Frente de Todos hace tres meses y medio. ¿Cuál es su balance de este tiempo?

-JM:
 Yo soy un colaborador del Presidente de la Nación. La relación mía con él es excelente. Estoy honrado de que haya tenido la deferencia de pensar en mí para ocupar un cargo como el de Jefe de Gabinete de Ministros de la Nación. Obviamente, yo vengo de una provincia del norte, soy gobernador de la provincia de Tucumán, y en ese sentido tengo una visión del Interior de la Argentina. Ese puede ser quizá mi aporte más importante, vinculado sobre todo a las economías regionales, a lo que hay que seguir mejorando en logística, en dar más valor agregado a las producciones locales. El Presidente lo tiene muy incorporado: habla permanentemente del país federal. Estoy muy a gusto y contento de acompañar al Presidente y hacer el aporte de la mirada mía.

-T: ¿Se puede acordar con el accionista mayoritario del FMI, que es EEUU? Varios funcionarios incluso han viajado allá, como Gustavo Beliz, usted mismo, además de las negociaciones que llevan adelante Guzmán y el embajador Jorge Argüello. ¿Hay posibilidades concretas de un entendimiento?

-JM:
 Yo no tengo dudas de que va a haber un entendimiento, un diálogo constructivo. Usted mencionaba al embajador Argüello, que es un gran embajador de la Argentina y que está en diálogo permanente con el Presidente y sigue sus instrucciones. Yo no tengo duda de que va a haber un acercamiento cada vez más firme y va a haber, también, un acuerdo. Estamos en pleno proceso de negociación. Y una deuda del volumen de esta magnitud requiere ciertos consensos que son necesarios para llevarla adelante. Efectivamente, yo, a pedido del Presidente, la vez pasada viajé también a Nueva York a acompañar al ministro de Economía en su exposición. Transmití cuáles eran las instrucciones, la indicación era clara: generar el vínculo, el diálogo, para acercar posiciones y en la medida que esto permita lograr el acuerdo. Estamos ya al final de este proceso y no tengo dudas de que, si aceptan las condiciones de respetar que Argentina pueda seguir creciendo a los niveles normales que requiere nuestra economía para sacar a mucha gente que hoy está en una situación difícil, se va a llegar a un acuerdo.

-T: Guzmán planteó que ningún acuerdo será bueno para Argentina por la dimensión de la deuda, pero que en términos relativos se puede conseguir el mejor acuerdo posible. ¿Argentina qué posición tomará ante lo que EEUU, o la secretaria del Tesoro Yanet Yellen, en rigor, está planteando?

-JM: 
La posición de Argentina se ha expresado públicamente. Es no interrumpir el crecimiento que hoy tiene el país. Argentina, para poder cumplir con sus obligaciones, tiene que seguir creciendo. Ese es el punto central de las negociaciones. La vocación (de acordar) está, la decisión política está, hay diálogo. Esto no es de un Gobierno, acá hay que buscar una solución a la República Argentina, y eso es lo que está haciendo el presidente Alberto Fernández. Toda negociación es dura, toda negociación es difícil. Pero yo confío en que finalmente se va a llegar a un acuerdo.

-T: Usted tiene como uno de los ejes de su función la reasignación presupuestaria y el ejercicio de todo lo que implica administrar el Estado. ¿Cómo cumplirá con esa tarea para garantizar las obligaciones del Estado y enviar partidas para las obras comprometidas con los gobernadores luego de que la oposición rechazara el Presupuesto?

-JM:
 Sí, después de lo que sucedió en la Cámara de Diputados, el Gobierno nacional se quedó sin presupuesto para el año 2022. Hay soluciones administrativas previstas dentro de la normativa legal, y se vienen dando pasos concretos en pos de que el Estado siga funcionando. El Presidente ya sacó la normativa para prorrogar el presupuesto anterior (por el decreto 882/2021, publicado en el Boletín Oficial el 24 de diciembre último), con el que vamos a seguir funcionando. Y luego recae en la Jefatura de Gabinete llevar adelante las readecuaciones de todas las partidas presupuestarias. Eso se va a hacer en forma directa entre los equipos técnicos de la Jefatura de Gabinete y los del Ministerio de Economía. Esta no es la primera vez que le pasa a un gobierno peronista como el nuestro: en 2020 también, a partir de una situación desafortunada como esta, el Gobierno de aquel momento se quedó sin presupuesto. En ese momento yo también era funcionario nacional y tuvimos la posibilidad de seguir adelante. Yo ahora voy a seguir trabajando en todo lo que ustedes ven: llevar adelante la documentación técnica y ver que todas las áreas -fundamentalmente las prioritarias, todo lo que tiene que ver con mejorar la calidad de vida a los argentinos- se sigan instrumentando lo más rápido posible.

Entrada anterior La “reforma agraria” del gobierno de Alberto comenzará en un lote de 4 hectáreas ubicado en la jujeña Perico
Entrada siguiente El diputado Valdés acusó a Vidal de espiar y a la vez de ser víctima del macrismo