Cambio de régimen. Respeto a la propiedad privada. Shock con racionalidad. Reforma del Estado. Gasto público insostenible. Nueva relación Nación provincias. Fueron algunas expresiones que dejó el economista Carlos Melconian al momento de presentar el plan económico que prepara el IERAL para “poner a la Argentina en el lugar que se merece”.

El presidente del instituto IERAL–Fundación Mediterránea, Carlos Melconian, presentó en Posadas los lineamientos generales de un plan integral en el que trabaja esa entidad con la idea de presentarlo al próximo presidente como una propuesta para encauzar al país en la senda del desarrollo económico.

Ante un auditorio compuesto principalmente por empresarios y profesionales convocados por el Regional NEA de la Fundación Mediterránea, el economista dejó en claro que el objetivo de ese trabajo es poner sobre la mesa un programa que se propone insertar a la Argentina en un contexto de “capitalismo moderno, occidental y progresista” que “es en lo que anda el mundo”, dijo no sin un dejo de sorna.

Advirtió que para hacer posible eso sería necesario un “cambio de raíz” que debería estar acompañado de una reforma del Estado planteada en los términos en los que habitualmente lo hace un economista liberal. Eso sí, se ocupó de marcar diferencias con las propuestas más extremistas que enarbolan figuras libertarias, como la dolarización o el cierre del Banco Central. “No vamos a hacer locuras”, indicó.

Fundación Mediterránea
Carlos Melconian, presidente del IERAL, en la presentación de programa económico.

El economista buscó en todo momento sacudirse cualquier sospecha de simpatía partidaria que pudiera arrastrar de su paso como funcionario de la administración de Mauricio Macri. Repitió que el plan que elabora el equipo de trabajo que encabeza es “apartidario” que “no está al servicio de nadie en particular”, que “nos van a ver hablando con todos” y que “lo que de acá salga, va a ser puesto a disposición de quienes tengan la responsabilidad de conducir a partir de diciembre del 2023, sea del partido que fueran″, precisó.

Plantó la bandera del respeto a la propiedad privada como uno de los principios fundamentales del programa. Argumentó que sin garantías respecto a la propiedad, sería imposible captar las inversiones que considera necesarias para el crecimiento de la economía y la generación de puestos de trabajo.

Señaló que otro concepto que tienen muy en claro en el IERAL es que “Argentina no tiene capacidad de financiar el gasto público que tiene” y que ese gasto lleva a una presión impositiva elevada, que es otro problema que presenta el contexto actual.

Consideró que el elevado déficit fue uno de los problemas centrales que llevaron a los malos resultados de las últimas administraciones. “Macri lo financió con deuda y terminó defaulteando, este presidente lo financia con emisión que genera inflación”, dijo.

El dilema del ajuste

No le esquivó a ninguno de los temas álgidos que se plantean cada vez que se propone una reforma económica de corte liberal. Reconoció que habrá que hacer recortes, pero se mostró convencido de que “no hay que tenerle miedo a ningún ajuste”.

Argumentó que los últimos gobiernos fueron reticentes a aplicar cualquier medida que conlleve algún tipo de reducción en el gasto público pero eso no impidió que los índices de pobreza alcanzaran niveles récord y que todos los indicadores sociales mostraran un progresivo deterioro.

«El ajuste por el ajuste mismo, porque viene un diablo, no existe. Lo que sí existe es que aumentaste el tamaño del Estado, aumentaste el gasto público, metiste mayor presión tributaria y tenés cero crecimiento, cero inversión, más inflación, cero de reservas, trabajo informal y pobreza… ¿Qué ajuste liberal hizo esto, qué reducción fiscal hizo eso?, terminemos entonces», razonó

Para que no quedaran dudas señaló además que el programa debe estar acompañado por una reforma del Estado que toque ejes delicados, como las leyes laborales y el sistema previsional. “Con todas las leyes posibles de defensa al trabajador tenemos más de siete millones de trabajadores informales, que son trabajadores que no tienen ningún tipo de respaldo legal”, señaló.

Asimismo, se recalcó que el desarrollo armónico del país necesita un replanteo del federalismo en sentido amplio y que “sin una integración inteligente al mundo y sin la infraestructura adecuada no se podrá crecer en las exportaciones”.

Dijo que uno de los cambios centrales que proponen tiene que ver con dejar de hacer política económica pensando solamente en el corto plazo, en “perdurar hasta el fin del mandato” y trabajar en cambio pensando también en el largo plazo, sin perder de vistas lo urgente. “La Argentina necesita un cambio en su organización económica, con parches y con cambios parciales no va”, dijo.

Remarcó además que ningún programa por bueno que fuera en el aspecto técnico podrá tener éxito si no está respaldado por un consenso mayoritario e impulsado por un liderazgo creíble. “Yo creo que es posible, cuando uno toca tan bajo y se golpea tanto, al final vas a aprender”.

Entrada anterior Elecciones en la UCR de Misiones | Denunciaron irregularidades en la fiscalización, en una elección con muy baja participación de los afiliados
Entrada siguiente El Senado debate ampliación de la Corte