A pesar de los anuncios del Gobierno, continúa la corrida cambiaria y las autoridades aseguran que hay 30 millones de toneladas de cereales sin vender.

A pesar de los diferentes anuncios del Gobierno nacional vinculados al gasto público y el acceso a divisas, continúa la corrida cambiaria. El jueves, la cotización del contado con liquidación cerró en los 334 pesos, una suba del 8,23% en relación a la jornada anterior. La cotización ilegal registró un alza del 6,31%. “Esta corrida está armada desde las grandes empresas que le sacaron parte de las reservas al Banco Central y tiene que ver con los exportadores agropecuarios que también están retaceando USD14.000 millones”, sostuvo el economista Ricardo Aronskind (UBA – Flacso), durante un reportaje por FM La Patriada (Tarde sin Fondo). “Hay un escenario de especulación tendiente a forzar el mercado de cambio restringiendo la oferta de divisas. No se evalúa ninguna medida que implique mejorar el tipo de cambio para el agro”, enfatizaron desde el Gobierno.

Lo cierto es que hay 30 millones de toneladas sin vender, de las cuales 20 millones estarían en silo bolsas y 10 millones con precio a fijar. Desde el Banco Central explican que el promedio diario de liquidación de divisas de las cerealeras está por debajo de los USD160 millones, cuando las estimaciones privadas anticipaban un promedio diario de USD250 millones. Más allá de la desmentida oficial sobre un tipo de cambio especial para el agro, el Gobierno está evaluando medidas para “incentivar” la liquidación y venta de granos.

Thank you for watching

En la jornada de jueves, la autoridad monetaria vendió USD50 millones, equivalente a la demanda para la importación de energía. Las reservas cerraron en los 39.679 millones. En el mes cayeron 3105 millones. “Estamos en el peor momento. Tenemos mayores importaciones de energía y una liquidación de granos muy frenada. Este es el escenario estructural. Después está la corrida financiera que nunca paró. De hecho, Guzmán se va en el medio de la corrida”, explicó Hernán Letcher, titular de CEPA.

Ante este escenario, desde el BCRA sostienen que “tienen espalda para bancar la parada”. Tras una primera corrida cambiaria en junio de 2020, en donde se implementó la Comunicación 7030, la autoridad monetaria intervino en el mercado único y libre de cambio con USD964 millones, en octubre del 2021, tras nuevas medidas vinculadas al pago de importaciones, la entidad intervino con 425 millones y luego de la aplicada el 27 de junio de este año, con otros 746 millones. Con estos números en la mano, desde la autoridad monetaria tratan de explicar que tienen, en sus reservas, poder de fuego.

El consultor Santiago López Alfaro afirmó que para calmar la incertidumbre reinante “no queda otra que una solución política”. “Y volver a las viejas leyes de la economía, es decir superávit fiscal y comercial y tipo de cambio competitivo. Así se arregla todo”, sostuvo a BAE Negocios.

La brecha entre el tipo de cambio financiero (CCL) con el oficial se ubicó en el 150%, una distancia difícil de sostener en el tiempo. “No hay margen para internismos ni para seguir con medidas aisladas. Hay que sacar un conjunto de medidas, todas al mismo tiempo. También es imprescindible un acuerdo político y concentrarse cien por ciento en la gestión para implementar un programa integral que ataque de raíz la inflación y baje significativamente la brecha cambiaria”, enfatizó Alejandro Vanoli, ex presidente del BCRA.

Entrada anterior Una familia que alquila necesita $190.000 por mes para no ser pobre
Entrada siguiente Realizaron amenazas de muerte contra Cristina Kirchner frente al Instituto Patria