Es para el nivel secundario. Hoy, los alumnos pueden llevar hasta tres previas. Con el nuevo RAM, si tienen entre 10 a 11 materias podrán llevar hasta cuatro previas.

El Consejo General de Educación (CGE) aún no adhirió a la Resolución 076/2022 del Ministerio de Educación que estableció el nuevo Régimen Académico Marco (RAM) en el que se dispuso que los alumnos promocionen con el 60% de las materias aprobadas.

Según confirmó ayer el presidente de ese organismo, Alberto Galarza, aún no adhirieron porque están en análisis algunas consideraciones para las escuelas técnicas. “Con las escuelas técnicas vamos a tener que buscar otra opción porque ellos no están de acuerdo con estos cambios. Una de las opciones que se analiza es que el nuevo régimen se aplique en la formación general pero no en las materias técnicas específicas del trayecto profesional”, señaló.

Galarza no puso en duda la adhesión del CGE a la resolución del Ministerio de Educación, “vamos a adherir, sólo que con algunas consideraciones”.

Según opinó, “el régimen académico no es algo que se cambie de un día para otro, ni que se cambie todos los años. Por eso, queremos tomarnos el tiempo necesario para consensuar estos cambios. Este miércoles lo analizaremos en una reunión con los supervisores y también estamos evaluando una reunión específica con las escuelas técnicas”.

No obstante, es casi un hecho que antes de que termine el año las escuelas que dependen del CGE aplicarán este nuevo sistema de promoción. En la actualidad, los alumnos del secundario pueden llevar hasta tres previas. El nuevo régimen no precisa un número máximo de previas sino un porcentaje: el 40% sobre el total de materias. Consecuentemente, dependiendo de la cantidad de materias, de cada orientación y plan de estudio, los alumnos podrán promocionar con cuatro y hasta con cinco materias previas. La diferencia está entre las escuelas que tienen entre 10 y 11 materias anuales a las que tienen más de 12 materias.

En la educación privada ya está vigente

En tanto, el nuevo régimen académico ya está vigente en las secundarias de gestión privada porque el Servicio Provincial de Educación Privada de Misiones (SPEPM) ya expresó su adhesión al mismo por Resolución 132 firmada en junio pasado. Así lo confirmaron su director ejecutivo, Luis Alberto Bogado, y el director de Control de Gestión y Financiamiento, Gustavo Javier Lezcano.

De hecho, ya antes del receso escolar de invierno los colegios privados recibieron el nuevo régimen de promoción.

“Los alumnos no van a rendir”

Según indicó Galarza, este miércoles se reunirá con el nuevo director de Enseñanza Secundaria, Diego López, y los supervisores para pedirles que evalúen con los datos de las escuelas del nivel cómo fue la convocatoria a la mesa de examen de julio. Antes de las mesas, el relevamiento mostró que había 6.300 alumnos de secundaria con más de tres materias pendientes y, por lo tanto, con el régimen de libreta abierta. Según anticiparon desde algunas escuelas a este Diario, fue baja la participación de los estudiantes en la mesa de examen de julio.

“El problema es que por más oportunidades que les estamos dando, los estudiantes no van a rendir las materias que adeudan. Ante esto, discutimos dos caminos diferentes: uno más coercitivo, que podría provocar un aumento del abandono escolar; o más flexibilidad. No es de resolución sencilla esta problemática, nos llevó cien años instalar que la educación primaria era obligatoria y desde 2006 a la fecha estamos formando la conciencia de la obligatoriedad de la educación secundaria… pero la verdad es que las familias no están muy convencidas de esta obligatoriedad porque sino los chicos tendrían mayor compromiso con el sistema educativo. Creo que nos debemos un debate profundo social porque la norma no genera compromiso social inmediato”.

Así las cosas, la discusión ya no es si los alumnos alcanzan aprendizajes claves en su paso por la escuela obligatoria sino la escuela como mejor lugar que la calle. “Mientras que el alumno esté en la escuela hay posibilidades de reencauzarlo, pero para eso necesitamos pensar un nuevo sistema educativo y una nueva pedagogía no centrado en el enseñante. Si la educación sigue siendo tradicional y aburrida, y no logra captar el interés de los niños y adolescentes, no podremos salir de este círculo vicioso”, destacó.

Libreta abierta

Recién la próxima semana el CGE definirá si dará por terminada la libreta abierta este mes o extenderla hasta diciembre, luego de evaluar cuántos estudiantes deberían repetir de año.

“En caso que extendamos hasta diciembre, esta será la fecha definitiva, ya no hay emergencia sanitaria y hasta el barbijo dejó de ser obligatorio. Eventualmente, aprobaremos el nuevo régimen académico que es más laxo y los que tengan más del 40% de las materias sin aprobar no promocionarán de año”, advirtió el presidente del CGE.

Santa Fe también anunció cambios en el secundario

El Ministerio de Educación de Santa Fe anunció que a partir de 2023, los alumnos secundarios ya no repetirán de año. La ministra de Educación, Adriana Cantero, anticipó que la provincia avanza hacia un esquema de “avance continuo” en el nivel secundario, lo que eliminará la repitencia.

En líneas generales, el llamado “avance continuo” que quiere implementar esta provincia es similar al régimen de “libreta abierta” de Misiones pues, según precisó Cantero, “el avance continuo es poder seguir con el grupo de pares mientras se cursa el año, muy parecido a lo que se hace en la universidad o en los institutos terciarios”.

El plan busca que los estudiantes, a través de tutorías, con asesoramiento didáctico, con más recursos humanos y respaldo tecnológico, puedan fortalecer las áreas y materias en las que tuvieron dificultades, pero sin repetir nuevamente el año completo ya cursado. “Al final del recorrido hay que tener aprobado todo el contenido de la propuesta curricular”, aclaró la ministra provincial.

Esta última exigencia es la que diferencia de la libreta abierta misionera, aunque las autoridades santafecinas no detallaron qué sucederá con los estudiantes que no aprueben con todas las materias del contenido curricular y las asignaturas pendientes al finalizar el ciclo lectivo.

“Lo vamos a explicar cómo lo dicen los chicos: ‘No vuelvo a hacer inglés o lengua porque no aprobé matemáticas’. En realidad, lo que tengo aprobado, ya lo tengo aprobado. Lo que vuelvo a hacer, con distintos dispositivos, es precisamente la asignatura donde tuve dificultades”, insistió Cantero.

Entrada anterior Hacienda manejará la caja de Aguas de las Misiones, tras desplazamiento de Galeano
Entrada siguiente Herrera enviará hoy el proyecto de ley de presupuesto 2023 por $468 mil millones