Mientras se aplica esta decisión, los nuevos integrantes del Directorio así como el Tribunal de Cuentas analizan el último balance. Habría inconsistencias detectadas y numerosos cheques a cobrar. En caso de ser desaprobado, no se descartan derivaciones legales, económicas y penales contra el expresidente del directorio

El desplazamiento de Jorge Galeano de la presidencia de Aguas de las Misiones sigue teniendo derivaciones. El Gobierno resolvió que toda la recaudación que ingrese a la empresa ya no sea manejada por el nuevo directorio, sino que se debe depositar en una cuenta bancaria que será manejada por el ministro de Hacienda, Adolfo Safrán.

La decisión se conoció ayer mediante el decreto N° 849, publicado en el boletín oficial, pero con fecha del pasado 13 de junio.

Se indicó que “el Directorio de Aguas Misioneras Sociedad del Estado (AMSE) deberá transferir la recaudación que ingrese en la Unidad Ejecutora del Uso del Agua, que opera como unidad de negocios bajo su órbita, a la Cuenta Corriente N° 23/9 de Tesorería General de la Provincia en el Banco Macro SA, que por constituir recursos públicos, el control y disposición de los mismos es competencia del Ministro de Hacienda, Finanzas, Obras y Servicios Públicos”.

Como argumento, explicaron que “en el contexto de emergencia económica y financiera que atraviesa el sector público de la Provincia, se hace necesario afectar a rentas generales los ingresos por el cobro del uso del agua que realiza la Unidad Ejecutora del Uso del Agua”.

Sin embargo, la salida de Galeano se debió a otro tipo de situaciones detectadas por la cúpula del Gobierno y que también habrían disparado la decisión de que Hacienda tome el control de los ingresos.

El propio gobernador Oscar Herrera Ahuad declaró semanas atrás que “debemos clarificar el manejo hacia adentro y hacia afuera” y que el manejo de Galeano era cerrado: “Yo como Gobernador en dos años y medio nunca he tenido un informe exhaustivo de lo que es el funcionamiento”.

Balance no aprobado

El Consejo Directivo de la empresa Aguas Misioneras todavía no aprobó el balance que dejó el expresidente y, según trascendió, se habrían encontrado algunas irregularidades que ponen en duda su aprobación.

En caso que sea desaprobado, no se descarta que existan derivaciones legales, penales y económicas dirigidas al exdiputado Galeano, quien estuvo una década al frente de la empresa y que en los últimos años disminuyó mucho su producción y su rentabilidad.

Según información, el saliente presidente habría dejado un tendal de cheques por importantes sumas de dinero, que están siendo revisados y en la mayoría de los casos “rebotados”. Algunos de los beneficiarios serían allegados suyos de muchos años.

También trascendió que habría inscripto marcas de agua a nombre propio en otros países, dejando abierta la posibilidad de comercializar a futuro.

“Lo grave es que habría inscripto empresas a su nombre, algo que la Fiscalía de Estado deberá determinar el marco legal de lo realizado estando en funciones en el Estado provincial”; dijo un funcionario que conoce la situación.

Tribunal de Cuentas

Si bien AMSE tiene su propio mecanismo de control de cuentas, hubo una intervención del Tribunal de Cuentas de la Provincia, que está auditando la documentación. No se trata de un control solamente de dicha cuenta, como el Tribunal puede hacer en municipios y en los tres Poderes del Estado, sino sólo una auditoría y observación.

“Se está revisando la razonabilidad de los saldos, de los estados contables”, dijo un auditor.

En esa revisión se habrían encontrado “inconsistencias” y se solicitó más información para corroborar determinados hechos que hacen “ruido”.

En el Gobierno no descartan, pero tampoco aseguran, que la situación pueda agravarse y terminar con alguna denuncia penal o con intervención del Fiscal de Estado, funcionario encargado de proteger el patrimonio provincial.

La nueva conducción

Un joven equipo de profesionales fue designado por el Gobernador para corregir el rumbo de la empresa y la situación económica administrativa.
Herrera Ahuad nombró en reemplazo de Galeano al joven contador graduado de la Universidad Nacional de Misiones (UNaM) Ángel Ismael Vallejos Larrea.

Además, son directores de la empresa del Estado por el nuevo período la contadora Vanesa Elizabet Cabrera (que ejercerá las veces de vicepresidenta de AMSE); y María Verónica Benítez.

Entre los síndicos titulares están la abogada Claudia Elizabet Sand y el contador Alejandro Martín Paczkovski.

Se los vincula al mismo grupo de jóvenes profesionales de las ciencias económicas que dirige la Agencia Tributaria de Misiones y que responde directamente a la conducción de la renovación.

Del PJ al MAP y a la renovación

Desde hace más de 35 años, Jorge Galeano venía ocupando cargos públicos. Desde aquel 1987 en que fue designado subsecretario de Gobierno por el peronismo misionero que llegó al gobierno con Julio César Humada, no paró su carrera política.

Al poco tiempo, Galeano fue electo diputado provincial y logró la sanción de un código de nocturnidad. Peleado con el puertismo, porque iba a ser ministro y quedó desplazado a último momento, se convirtió en opositor al justicialismo provincial al crear el Movimiento de Acción Popular (MAP), espacio que le devolvió la posibilidad de regresar a la Legislatura misionera en 2001.

Desde esa posición se lo consideraba el “Carrió” misionero por las denuncias que realizaba mediática y judicialmente contra los gobiernos de entonces.

En 2007 llegó a ser incluso candidato a vicegobernador del exintendente de Alem y exdiputado, Pablo Andersen, en alianza con la UCR Misiones. Se convirtió en la representación de Roberto Lavagna en su campaña a presidente de la Nación.

Pero, como el dicho popular “si no puedes con ellos, únete”, Jorge Galeano se sumó al Frente Renovador con Maurice Closs como gobernador. Entonces fue creada Agua de las Misiones con una planta embotelladora en San Javier y otra en Santa María. Hasta se metió en el negocio de la comercialización de yerba mate en los últimos tiempos. Galeano fue designado oficialmente el 18 de octubre de 2010 mediante el decreto Nº 1675.

En 2012 fue protagonista de una fuerte polémica, cuando se conoció la creación de una empresa comercializadora de agua con inscripción en España y EEUU a nombre de Jorge y de otro de sus hijos, Lisandro Sebastián Galeano. Ocurrió poco tiempo después de que llegaran al esquema de poder en la provincia.

La explicación que dieron entonces fue que se solicitó tal inscripción a nombre de terceros porque “AMSE no tenía personería jurídica”. El negocio estatal del agua misionera cambia de administradores. El “refresh” renovador llegó a Aguas de las Misiones.

Entrada anterior Piqueteros de izquierda y movimientos oficialistas volverán a marchar contra el Gobierno por más planes sociales y salario básico universal
Entrada siguiente El SPEPM ya adhirió al nuevo régimen de promoción y el CGE lo hará con excepciones