El área que negocia los créditos multilaterales vuelve a Economía y apuestan a acelerarlos. Esperarán hasta definir a los nuevos equipos para organizar la agenda en China.

Fue uno de los pedidos que Sergio Massa hizo antes de ser confirmado como “superministro” de Economía, Desarrollo Productivo y Agricultura: quería quedarse con el control del área que aprueba y negocia el detalle final de los créditos multilaterales y con organismos. Lo logró, y ahora buscará impulsarlos para acelerar el flujo de divisas.

Esa competencia estaba bajo la órbita de Gustavo Beliz en la Secretaría de Asuntos Estratégicos. Históricamente, quien se encargaba de negociar la letra chica de estos acuerdos era el Ministerio de Economía, pero al comienzo de la gestión Alberto Fernández prefirió apostar por Beliz por su cercanía con los fondos internacionales.

Dentro del área de créditos que ahora está en manos de Massa se gestionarán todos los detalles finales de las decenas de acuerdos que la Argentina firmó con China. El país espera la llegada de casi 24 mil millones de dólares por esa vía. Incluye los 14 proyectos de la nueva Ruta de la Seda y los del Diálogo Estratégico para la Cooperación y Coordinación Económica (DECCE).

Que Economía haya vuelto a tener este control no quiere decir que los acuerdos empezarán a concretarse uno detrás del otro. Hay un procedimiento que debe respetarse. El ministerio competente de cada proyecto deberá hacer un primer estudio técnico, pedir la priorización del mismo y recién ahí se negociarán las cuestiones financieras y formas de desembolso de los créditos.

Reimpulso a los acuerdos estratégicos para el Gobierno

Lo que sí es un hecho es que Massa buscará imprimirles más celeridad a los procesos. Según le confiaron a TN desde su entorno, pidió tener el control de esta área estratégica para tratar de abrirle la puerta a un flujo de dólares que hoy no existe y hacerse con una cintura política que le sirva para negociar con otras carteras.

El presidente Alberto Fernández acordó el ingreso de la Argentina a la ruta de la seda china durante su visita a Beijing en febrero de 2022. (FOTO: Presidencia, Esteban Collazo/AFP)
El presidente Alberto Fernández acordó el ingreso de la Argentina a la ruta de la seda china durante su visita a Beijing en febrero de 2022. (FOTO: Presidencia, Esteban Collazo/AFP)

Por el peso político y el respaldo con el que el ahora extitular de la Cámara de Diputados llega al Ejecutivo es posible esperar que avance no sólo la negociación financiera de los acuerdos, sino la parte técnica que cada ministerio tiene que hacerse cargo. Hoy muchos de los proyectos con China ni siquiera fueron priorizados por los ministerios.

Este movimiento responde también a un pedido del ala kirchnerista dentro del Gobierno. Señalaban a Beliz por “pisar” el avance de los proyectos. Desde el entorno del ahora exsecretario cercano a Alberto Fernández negaban que hubiese demoras y apuntaban a los ministerios por no pedir la priorización de cada procedimiento.

Cerca de Massa adelantaron que lo más probable es que el equipo que trabajaba con Beliz en los temas de créditos multilaterales siga con las mismas funciones, pero ahora en Economía. Incluso parte de sus oficinas fijas seguían estando en el edificio de uno de los costados de Casa Rosada.

Cambios en un viaje a China para negociar

Los vientos de renovación cruzaron el mundo y llegaron hasta China. Los principales empresarios, funcionarios y banqueros del gigante asiático siguen con atención los cambios en la Argentina. Están en contacto directo con Sabino Vaca Narvaja, el embajador en Beijing, quien hace de principal interlocutor en la agenda bilateral.

El Gobierno preparaba un viaje a China con una comitiva ampliada para reunir a funcionarios de Economía, Cancillería y la Secretaría de Asuntos Estratégicos con los encargados chinos de los respectivos proyectos firmados hasta el momento. Con los cambios, el viaje sufrirá algunos retoques.

Tal como le confiaron a TNse buscará una nueva fecha cuando se terminen de definir los equipos y los principales interlocutores con China. La idea es que no se posponga mucho tiempo para avanzar cuanto antes en las negociaciones que se encuentran en la etapa final.

Allí se pueden ubicar las obras por el gasoducto de Entre Ríos, la rehabilitación del Belgrano y San Martin Cargas, el proyecto de líneas de transmisión de energía eléctrica AMBA I y las represas del sur Néstor Kirchner-Carlos Cepernic. Las obras de la Ruta de la Seda todavía no están en esta misma instancia.

Más allá de las cuestiones locales, el viaje también sufre complicaciones logísticas por las restricciones de China por la pandemia. El gigante asiático mantiene su política de “covid 0″, lo que hace muy difícil conseguir vuelos y conexiones para llegar al país.

Entrada anterior Cómo es el plan que quiere Sergio Massa: la fábrica de dólares y una figura fuerte para calmar los precios
Entrada siguiente Reclamo de ex funcionarios de la AFI al gobierno de Alberto Fernández